CUPRUM METALLICUM en verso

Metal rojo y maleable que se obtiene de una mina, de utilidad innegable no sólo para hacer cable: también como medicina. De la Venus Afrodita simboliza el florecer: redondel y crucecita, representan la bendita natura de la mujer. No vaticines de entrada que es remedio femenino. Eso sería una bobada. La patogenesia y nada más será tu vaticino. Es humilde y es miedoso, angustiado y melancólico. Pensar mucho es oneroso y no dormir, horroroso. Mas lo importante es el cólico. Porque es rey Cuprum metal del espasmo y del calambre: es su esencia general, y esto lo cura genial. ¡No siempre va a ser alambre! Hahnemann lo recomienda para el cólera epidémico, y eso ya nadie lo enmienda: su acción resulta estupenda; aquí no hay nada polémico. Dolor, frío, debilidad, los cura en un tres por cuatro: de feces la cantidad no es muy grande, la verdad; si es excesiva, Veratro. Dolores, espasmos, hipo, calambres y convulsiones, todos forman un equipo que corresponde a este tipo: el de los retortijones. También viene a resultar de la epilepsia remedio, con convulsión ocular y contracción maxilar. Curará el calambre pedio. Tos espasmódica y seca, seca como una corchera. En la cabeza, jaqueca y un vértigo que hipoteca con desmayo y con ceguera. Durante la regla y antes, calambres de la matriz, los que son muy concordantes con los otros semejantes pues son del mismo cariz. El menor tacto empeora y empeora la presión como el frío a cualquier hora. Beber agua lo mejora; también la transpiración. Al dar a interruptor, lo que harás con gran frecuencia, podrás asociar mejor a la diosa del amor con “calambres”, ¡qué ocurrencia!
Autor: Dr. Emilio Morales. Publicado en Doctor Similo, los ripios de la materia médica homeopática. Editorial Mínima.