CRÓNICA DEL 61º CONGRESO DE LA LMHI-LUCERNA 2006

Del 11 al 14 de Octubre del 2006 se celebró en la ciudad suiza de Lucerna el 61º Congreso de la Liga Medicorum Homeopathica Internationalis. El día previo al Congreso tuvo lugar la reunión de los Vicepresidentes Nacionales. La Liga cuenta con la participación aproximada de unos 60 países. Los Vicepresidentes dieron lectura pública a los informes de la situación de la homeopatía en cada uno de los países representados. El acto por momentos puede resultar tedioso por su duración y el gran número de intervenciones, pero permite hacerse una idea bastante cabal de los conflictos y avances que vive la homeopatía en el mundo, en sus esfuerzos por ser reconocida. Destaco la preocupación manifestada por el representante francés, el Dr. Philippe Servais, por la falta de renovación de stock de aquellos medicamentos que resultan poco rentables por su escasa prescripción. Realizó la propuesta de que la Liga se hiciera cargo del proyecto de crear un banco de medicamentos que compensase la eliminación de los listados de aquellos remedios considerados no rentables por parte de los Laboratorios Farmacéuticos.
Una vez presentados los informes de los Vicepresidentes, se sigue con los del Comité Ejecutivo: Presidente, Presidente Anterior, Vicepresidente, Secretario General y Tesorero. El Dr. Carles Amengual, en funciones de “Immediate Past President” nos informó de la elaboración de una Guía para la Formación Básica en Homeopatía, aprobada el 3 de Mayo de 2005 en Köthen, después de 3 años de trabajo de un equipo dirigido por el Dr. Leopold Drexler y el propio Carles Amengual. También se hizo eco del acuerdo adoptado con la Organización Mundial de la Salud, para que la LMHI pueda ser consultada en casos de pandemia o en cuestiones de Salud Pública de interés general.
Para rematar la faena, cuando ya llevábamos unas cuantas horas de disertación, intervinieron los diversos Secretarios Generales, es decir: El de Archivos, Odontología, Educación, “Newsletter”, Farmacia, Relaciones Públicas, Investigación, y Veterinaria. Uno termina con el cuerpo en forma de cuatro, después de pasar largos períodos sentado en la silla, y en la cabeza retumbando discursos en un inglés multicultural. Dichos inconvenientes se compensan ampliamente por el ambiente de camaradería reinante y el intercambio estimulante de puntos de vista diversos. En el mismo acto también se hizo la presentación del 62º Congreso de la LMHI a celebrar en la ciudad de Puebla, México, los días 7 al 11 de Agosto de 2007.
El Congreso propiamente dicho se celebró en el KKL (Kultur Kongresszentrum Luzern), un vibrante e innovador edificio acristalado diseñado por el arquitecto parisino Jean Nouvel entre los años 1995-2000. Situado a orillas del lago y colindante con la estación de tren, sus materiales y modernidad contrastan con el centro histórico, una ciudad medieval magníficamente preservada, jugando con el concepto del reflejo: el edificio que se refleja en las aguas del lago, y el lago que se refleja en la estructura acristalada del Centro de Congresos KKL, surcada por el incesante ir y venir de los barcos de vapor.
De los trabajos presentados durante los 4 días de Congreso quisiera destacar los siguientes: Themes, Groups and Families in Concepts of Remedies, por el Dr. Jan Scholten de Holanda. Deux Cas Cliniques: Sterilité, Depresión Chronique Sérieuse del Dr. Philippe Servais de Francia. Riding the hidden Message of Pathology; por el Dr. Dietmar Payrhuber de Austria y New indicators of the Correct Remedy; por el Dr. Vangelis Zafirou de Grecia.
Jan Scholten hizo una presentación eminentemente visual. En la pantalla se proyectaba la misma imagen a izquierda y derecha de un conocido cuadro de Van Gogh en el que aparece un jarrón con girasoles, que servía como símbolo para reflejar la imagen del paciente a un lado, y al otro el del medicamento homeopático, como representación ideal del similimum perfecto en el que las dos imágenes coinciden a la perfección. En sucesivas diapositivas fue describiendo los distintos grados de homeopaticidad que se pueden establecer entre el paciente y el medicamento, transmitido gráficamente por la ausencia de partes del cuadro de Van Gogh, al coincidir sólo parcialmente síntomas del paciente con los del medicamento homeopático. Para llegar a dos conclusiones importantes para Scholten: Aunque la coincidencia entre el paciente y el medicamento homeopático corresponda a un número muy escaso de síntomas, (2,3 síntomas) si éstos se refieren al núcleo del sufrimiento, sensación vital, conflicto central, esencia etc. tanto del paciente como del remedio, debemos esperar un acción muy favorable del medicamento, cercana al similimum. Dicha situación quedaba reflejada por una imagen muy incompleta del jarrón de Van Gogh, pero en el que la zona central del cuadro, es decir el núcleo de los síntomas de padecimiento del remedio y del paciente coincidían y se mantenían a salvo en los dos casos, es decir en el jarrón de la izquierda y su homónimo de la derecha. Por el contrario, otras imágenes mucho más completas del cuadro, simbolizando un gran número de síntomas coincidentes entre paciente y remedio, si carecían de la zona central, aunque sólo se tratase de un pequeño fragmento, es decir los síntomas correspondientes a la esencia… en dicho caso la acción curativa del medicamento cabría esperar que fuese nula o mucho más limitada.
Y la segunda conclusión es que el desarrollo teórico de las clasificaciones y esencias ya sea en Reinos, Taxonomía Vegetal y Zoológica, Tabla Periódica de los Minerales, Miasmas, Vibración cuántica, Principios activos etc., ha posibilitado un avance substancial en la homeopatía, ampliando su campo de visión y ha permitido la conexión con otras ciencias como la Física y la Biología, dejando de ser una “Ciencia aislada”.
El Dr. Servais, un poco a contracorriente en la actual tendencia de valerse de la tecnología visual para las presentaciones, expuso dos casos clínicos, diríamos que a pecho descubierto, pero haciendo gala de una brillante oratoria, capturando en todo momento la atención del numeroso auditorio, presentando detalladamente la patología más relevante y un minucioso retrato psicológico de la paciente. El primer caso se trataba de una mujer de 29 años aquejada de cistitis de repetición, dismenorrea y esterilidad que después de la segunda prescripción del medicamento adecuado quedó encinta. La necesidad compulsiva de aprobación, entre otros síntomas, llevó al remedio curativo: Platina.
El segundo caso se trataba de una mujer de 60 años casada en segundas nupcias con un importante intelectual francés, padeciendo una depresión, que en una crisis aguda de traqueítis acompañada de tos persistente, le confesó que se sentía frustrada por no ser la más bella, aclamada y maravillosa. Prescribe Adamas (Diamante) a la 30 CH, mejorando rápidamente la inflamación traqueal y facilitando que retire la mitad de la medicación antidepresiva. Una segunda dosis de Adamas 15CH permite eliminar toda la medicación alopática y que desaparezca su depresión de forma definitiva, después de haber estado más de 25 años con tratamiento psicoanalítico. Servais nos cuenta que no fue necesario prescribir una dosis de Adamas 1000K que ya tenía preparada, puesto que la mejoría se mantenía en la actualidad. La falta de autoestima y la necesidad de valerse del prestigio intelectual de su actual marido para poder brillar (como un diamante que necesita de la luz para llamar la atención y prestarse al lucimiento), y por otro lado las constantes llamadas telefónicas mantenidas con su ex pareja, evidenciando una gran dependencia y apego, fueron claves, entre otros, en la elección del medicamento.
La presentación del Dr. Payrhuber, fue de lo más interesante del Congreso desde mi punto de vista: El caso de un chico de 17 años cuyo remedio no se hubiese podido obtener a partir de una Materia Médica convencional, ni de la repertorización, y en que resultaba llamativa su afición a comprar animales exóticos, llegando a adquirir una serpiente pitón. Tenía dificultades para relacionarse con sus compañeros de clase, y asistía a la misma escuela donde su padre ejercía el cargo de director. Un proceso agudo, con la aparición de fiebre acompañada de tos severa, epistaxis, trastornos del sueño, tics faciales, vértigo, inquietud y cojera de la pierna izquierda, puso sobre la pista del remedio.
De acuerdo con el análisis de grupo de Scholten, se puede inferir la elección de las Compositae como familia por: 1. Falta de auto-estima condicionada por la posición de mando de su padre, director de escuela; la hemorragia y la tos guiaban hacia las Compositae. 2. La tos y los síntomas respiratorios representa una indicación notable para Lactuca virosa, la humilde lechuga de las ensaladas, convenientemente dinamizada. 3. Las muecas, inquietud, insomnio y cojera coincidían con la descripción hecha del medicamento en la Materias Médicas (Boericke, Allen y Clarke). Después de administrar el medicamento a la potencia 200 CH, desaparece la fiebre, y al cabo de pocos días deja de toser, duerme sin mayores dificultades, y va a la escuela con más ilusión. Después de la 1000K vende sus animales exóticos, y se compra una motocicleta. La relación con sus compañeros ha mejorado notablemente, y ya no se siente victimizado por más tiempo. El conflicto básico deriva de la falta de auto-estima, uno de los temas fundamentales de las Compositae.
Para finalizar, resumo la ponencia del Dr. Zafirou. En su exposición relata la presentación de los síntomas: incremento del sueño, debilidad (especialmente física, pero a veces también mental), apetito aumentado, disminución del deseo sexual y disminución del flujo menstrual como indicadores de una prescripción acertada. La presentación de estos fenómenos le llamaron la atención desde los inicios de su práctica profesional. La experiencia acumulada y un estudio más pormenorizado de los mismos le llevaron a concluir que de forma inequívoca, la presentación de alguno de los síntomas mencionados acompañaba muchos de los casos que correspondían a una prescripción acertada. Como prueba aportó diversos testimonios en forma de video-clips, filmados un mes después de la prescripción del medicamento, en que al preguntar por el estado actual, y sin inquirir específicamente por las alteraciones mencionadas más arriba, se relataba la mejoría del trastorno principal acompañado de un bienestar generalizado, a la vez que de forma espontánea se exponían los cambios sufridos en relación al apetito, al sueño, deseo sexual, debilidad, o regla. Aunque algunos pacientes puedan valorar inicialmente como negativos estos cambios: especialmente el aumento del apetito en el caso de las mujeres, y de la disminución del deseo sexual por parte de los hombres, y la necesidad de dormir en los dos casos; son aceptados con posterioridad al acompañarse de una mejoría de los síntomas padecidos anteriormente, y del motivo de consulta. De un modo parecido a la agravación inicial, o agravación homeopática, este mecanismo aparecería normalmente durante los primeros 7-10 días de tratamiento, de forma autolimitada, y duraría un máximo de unos días o semanas. Un mismo paciente podría presentar uno o dos de los mecanismos citados, alguna vez hasta tres, y ya mucho más raramente cuatro. El nexo común que descubre Zafirou en este mecanismo es el del incremento de aportación de energía manifestada por el mayor apetito, y el del ahorro de energía: debilidad física y pereza mental, disminución de la actividad sexual, disminución de las pérdidas sanguíneas durante la regla, y la necesidad imperiosa de dormir, permitiendo al organismo de este modo incrementar el nivel de energía, y facilitar el restablecimiento de la salud. Dicho mecanismo es promovido por el propio organismo, no se debe a un medicamento o enfermedad específica, y resulta especialmente útil en aquellos casos en que ha habido una mejoría dudosa, como indicador de una correcta elección del medicamento, y la conveniencia de esperar, y de no precipitarse a cambiar de medicamento.
Lucerna, con un núcleo poblacional de unos 63.000 habitantes, situada en el corazón de Suiza, resultó un marco incomparable para acoger la celebración del Congreso. A orillas del lago de los Cuatro Cantones, rodeada de colinas reflejando un verde brillante e intenso, y de la silueta inconfundible del monte Pilatus (2.132m. de altitud), bañada por el río Reuss cruzado por numerosos y pintorescos puentes, alguno de ellos flanqueado por jardineras colgantes, en una explosión floral y cromática, en contraste con la sobriedad de la piedra, compitiendo en originalidad, un casco antiguo medieval que anonada por su increíble belleza y casi milagrosa preservación, una muralla de gruesos muros y altivos torreones que limitan la parte alta de la ciudad, así como diversas iglesias y monasterios repartidos estratégicamente. Todo ello confluye y conspira para producir un estado, casi diría que alterado de conciencia, que te hace sentir como partícipe de la atmósfera vivida 500 años atrás. A riesgo de desvalorar, diríamos que el entorno produce postales magníficas. O nos recuerda aquellos pesebres que nos conmovieron en nuestra infancia con las figuritas, colinas, ríos, pozos, arbolitos, nubes, perfectamente alineados. Aquí llegamos a comprender que algunos intelectuales y personajes con una saneada situación financiera elijan Suiza en busca de tranquilidad y sosiego en el momento de su jubilación. No abundan las estridencias, más propias de los países sureños, la arquitectura tradicional es respetada y convive con las formas más modernas, en un hábil ejercicio de planificación urbanística. El ciudadano puede pasear por las calles sin estar sometido a un tráfico incesante, amenazador y ruidoso, consiguiendo una atmósfera de tranquilidad solo interrumpida periódicamente por los sones de carillones, y de forma más arrítmica por el aletear de bandadas de gaviotas y cisnes. Abundan las zonas ajardinadas y de paseo perfectamente habilitadas. No oímos voces altisonantes, la gente conversa en un tono moderado. En un país de relojes, uno comprueba que el tópico funciona con precisión: los trenes llegan a su destino con una puntualidad escrupulosa, los barcos de vapor de más de 100 años de antigüedad mantienen sus mecanismos pulidos y funcionando perfectamente, los ríos, al menos en Lucerna, llevan aguas cristalinas, las papeleras sirven para recoger los objetos desechables, no como en nuestro entorno que parecen como un señuelo, para dejar tirados alrededor multitud de papeles, latas y bolsas de aperitivo.
Finalmente también me resultó apreciable la conservación y valoración que se hace en Suiza, del mundo rural. Uno puede observar a los campesinos ataviados con trajes regionales subir a los trenes como un hecho perfectamente cotidiano y habitual, no como atracción turística. No quisiera finalizar sin dejar de mencionar y agradecer la labor realizada por aquellos que me precedieron en el cargo, así como a la Dra. Deisy Cé, la anterior Vicepresidenta, quien facilitó el relevo y se encargó de elaborar buena parte del informe de la situación de la homeopatía en España presentado en Lucerna. Autor: Dr. Xavier Cabré, vicepresidente Nacional de la LMHI 2006-2009.
Artículo publicado en la Revista Homeopática de la Academia Médico Homeopática de Barcelona, nº 58, invierno 2007.