CERIUM METALLICUM

CERIUM METALLICUM (6/4) La declaración de independencia. Cerium puede reconocerse a menudo por dos síntomas: 1. Sensación de estar en una campana de cristal, en un capullo. Tienen la sensación de no estar en contacto con el mundo. 2. Miedo de las cosas nuevas (se encuentra más en niños). Es porque creen que tienen que ser maestros de situaciones y acciones sin práctica. Deben ser capaces de hacer las cosas sin ensayo y error. Por eso practican en su mente y de repente pueden hacerlo. En cuanto al homeópata, a menudo percibe que están alerta, temblando nerviosamente pero sin acción. En cierto modo es una fuerza que no puede ser expresada debido a la timidez. Análisis: Afirmar su autonomía. Entrar en el mundo interno. Entrar en su propio mundo: capullo. Empezar a hacer cosas por sí mismo. Asombrado de su mundo interno. Decidir conseguir autocontrol. Tener que hacerlo por sí mismo oficialmente: miedo a lo nuevo. Empezar con el autodesarrollo. Empezar el desarrollo espiritual. Afirmar su autonomía: Quieren afirmar su autonomía. Es una especie de declaración de independencia. Deciden que quieren ir a por ella, pero al mismo tiempo tienen miedo de hacerlo. Tienen miedo de que algo salga mal, de que el mundo externo sea más fuerte que ellos. Pueden caer en una especie de estado de congelación. Son como dos fuerzas iguales estirando en sentidos opuestos y no sucede nada. Tienen que afirmar su independencia, pero les falta la asertividad o la audacia para hacerlo. Entrar en el mundo interno: Han entrado en el mundo interno. Parece un nuevo mundo y puede parecerles maravilloso. También pueden sentirse asombrados, como si no supieran donde están. Pueden sentirse atascados ahí. Pueden experimentarlo como si hubiera estado siempre ahí pero nunca se dieron cuenta. También pueden dirigirse a propósito hacia su mundo interno. Puede ser como una huída de un mundo que ven amenazante y no reconoce su autonomía. Pueden buscar libertad en su mundo interno. Si son niños pueden desarrollar su propio mundo de fantasía. Entrar en el propio mundo: capullo Sienten que están en un capullo. Mirar el mundo normal desde su interior hace que el mundo externo parezca algo extraño. Es como si automáticamente ellos no formaran parte del mundo en absoluto. Pueden sentir que ven el mundo a través de un cristal, como si no estuvieran realmente conectados al mundo. Tienen la idea de que no experimentan el mundo como real, o que no lo experimentan del todo. Pueden ver el mundo adecuadamente, como realmente es. Se sienten aislados, solos. Se sienten encerrados, como si no hubiera salida. Pueden sentirse como si estuvieran en tierra de nadie. Principio de autonomía: Quieren ser muy poderosos, pero tienen que hacer las cosas a su manera. Cuando empiezan algo nuevo no saben si realmente pueden hacerlo. Han decidido que ellos tienen que tener el control. Pero al mismo tiempo están asustados con la idea y no saben qué significa eso y si pueden hacerlo. Tener que hacerlo por sí mismo oficialmente: miedo a lo nuevo No pueden soportar el fracaso. Máxime porque entonces otros pueden intentar ayudarles y es lo último que quieren, porque entonces perderán su independencia. Por eso empiezan por pensar e imaginar cómo se puede hacer. Es como si practicaran en su mente en lugar de en la realidad. Y cuando lo han practicado bastante, de repente lo pueden hacer. Son los niños que tienen mucho miedo de empezar cosas nuevas, pero de repente lo pueden hacer sin practicar. Puede ser para caminar, hablar, ir en bici, calcular, cualquier cosa. Es miedo a las cosas nuevas que no pueden controlar. Asombro al entrar en el mundo interno: Como de hecho ellos no quieren mostrar su debilidad, se encierran en su propio mundo. Es como si no tuvieran mucho contacto con otras personas. Tienen que hacerlo a su manera. Esto les puede dar una sensación de aislamiento, de estar en una concha, como mirando el mundo desde detrás de un cristal, como si en realidad no formaran parte del mundo. Se vuelven intocables, no quieren ser tocados en absoluto, sobre todo mentalmente. Es como si todavía sintieran la herida de haber sido ridiculizados (Barium) y burlados (Lanthanum). Y cuando la gente intenta tocarles de alguna manera, pueden ponerse de mal humor muy fácilmente, en plan “déjame solo”. Si la gente no sabe cómo te sientes y piensas, tampoco puede ridiculizarte. Empezar el desarrollo espiritual: Pueden decidir embarcarse en un camino espiritual. Pero lo sienten como algo desconocido. No saben si pueden hacerlo, lo cual les pone nerviosos. Mental: Nervioso, tembloroso. Miedo de las cosas nuevas. Aprender internamente. Tenso, alerta, observador, observar, como si pudiera suceder algo en cualquier momento. No hacer. Frustración de no poder hacer frente a su decisión. Poder, pero no pueden usarlo. Incapaz de hacer algo, <>
Traducción: Dra. Ana Salvador, (del libro Secret Lanthanides de Jan Scholten).