Casos clínicos de Patología Oftalmo-otorrino-facial

Casos clínicos del Dr Robert Séror 17 ème observation. Coryza aigu. (Pratique du Répertoire de Kent. http://www.homeoint.org/seror/articles/pratrepkent.htm) Monsieur Joseph D., 38 ans, Oloron. 17 septembre 1966. Ce malade vient consulter parce qu’en sortant le soir, du chaud au froid, il a "pris froid". Il présente très simplement un enrouement de la voix et un écoulement nasal "comme de l'eau". L'analyse répertoriale instantanée, en utilisant la loi du trépied d’ Hering, d'une part, et le premier symptôme comme symptôme éliminateur d'autre part, nous donne ce qui suit: 1) Coryza, aggravé à l'air froid (Coryza, agg. in cold air, 326) : Calc-p., Coff., Dulc., Graph., Hyosc., Kali-ars., Mang., MERC., PH-AC. 2) Voix enrouée durant le coryza (Voice, hoarseness, coryza, during, 759) : MANG., MERC. 3) Ecoulement nasal comme de l'eau (Discharge, watery, 333) : MERC. D'où Merc. sol. 7 CH, 6 doses. Une dose matin et soir durant trois jours de suite. Guérison au bout de 24 heures. Dans les troubles aigus, il faut s'efforcer d'avoir peu de symptômes correspondant à des rubriques répertoriales courtes. Ne jamais utiliser les symptômes chroniques dans une maladie aiguë. La répétition du remède est de règle dans une maladie aiguë, sauf si l'amélioration est extrêmement rapide et spectaculaire. Sinusite purulente aiguë. (La théorie du “Tabouret à 3 pieds”de Constantin Hering. Pratique quotidienne. http://www.homeoint.org/seror/articles/hering3p.htm) Mme Jeanne L.... de Goes, 36 ans. Depuis huit jours, à la suite d'un rhume négligé, mouche jaune verdâtre, avec du sang. Tous les os de la face font mal. Température à 38°. Les sinus frontaux sont bien douloureux à la pression. 1) Catarrhe nasal s'étendant aux sinus frontaux (catarrh ext. to frontal sinus, 325) : Ars., Cale., Cup., Kali bi., Kali ch., Kali i., Lyc., Merc., Nux v., Puls., Sang., Sil., Thuya.; 2) Douleurs de la face, s'étendant aux os (bones, 383) Merc., Nux; 3) Écoulement jaune verdâtre et sanguinolent (bloody, 329, + yellownish-green, 333) : Merc., Nux, d'où Merc. sol. 30 CH, 10 doses. Une dose trois fois par jour les deux premiers jours, puis une dose matin et soir les deux jours suivants. Revue quatre jours après, la malade nous dit que tout a commencé à s'améliorer dès le premier jour de traitement. La vérification clinique montre que l'état de santé de cette malade est de nouveau parfait. Casos clínicos de Elizabeth Wright Hubbard (11ème. REVUE DE PRESSE HOMÉOPATHIQUE DE LANGUE ANGLAISE. Docteur Robert Séror. Cahiers de biothérapie, N° 14, juin 1967, pages 141 à 151, réactualisée pour " Homéopathe International " en mars 1999) Sinusite aiguë.Journal of the American Institute of Homeopathy, 1966, n° 3-4, 73. "Femme de 32 ans, se plaint de troubles des sinus, dès sa descente d'avion. Sa conjonctive droite est congestionnée, tandis que sa paupière supérieure droite est rosée. Cet état de chose débuta une journée avant son vol d'avion par une sensation de chatouillement au niveau de la gorge. Chatouillement au niveau du gosier.(Kent, 758, tickling) : APIS, CHAM., con., iod., phos., puls., RUM., SANG., sil. Ecchymose de l'œil (Kent, 238) : Con., phos.; droit : con. Cette malade recherche les boissons chaudes et est frileuse. En la questionnant sur l'existence de symptômes concomitants, elle me répondit : ces deux derniers jours, j'ai ressenti un grand désir de sel, alors que d'habitude, je recherche le sucre. Désir de sel (Kent, 486) : Con., PHOS. Con. et Phos. apparaissent dans les trois principales rubriques. Le désir de boissons chaudes permet d'éliminer Phos. Con. est le seul remède qui présente une ecchymose de l'œil droit. En plus, j'appris que cette femme avait été récemment séparée de son époux, qu'elle aimait beaucoup, ce qui confirmait le choix de Con. dans cet état de privation. Qui aurait pensé à Conium dans une sinusite aiguë ? Seul le vrai Homoeopathe pense à cela, et je vous assure que le remède a agi." Casos clínicos de Hui Bon Hoa (Compendio de Técnica Repertorial & Homeopática) CASO 10 F. Carlos: trabaja en una Compañía de Seguros. Sinusítis frontal desde hace años; la crisis dura 8 días. Dolor contínuo agravado desde las 12 hasta las 4 p.m. , con dolores lancinantes que le obligan a regresar a casa y acostarse. Descarga nasal gruesa y amarillenta; agravado por el calor, mejorado al aire libre, pletórico, jovial, desordenado, que desea alimentos condimentados y grasos. Operado de las amígdalas y adenoides. Buscar el remedio. Sulphur 30 cada 4 horas, 6 tomas. Agravación por 24 horas seguida de curación completa. Hizo sus vacaciones de pesca submarina, lo que era inimaginable anteriormente. Recibida 8 meses después con la misma intensidad. Recibió Sulphur 200 en olfación que lo curó rapidamen- te, pero esta vez sin agravación. Observación: por regla general cuando una dinamización satisface plenamente , hay que darla otra vez sin modificarla. Se puede repetir la dinamización dos o tres veces según el Dr. Kent, antes de subir el grado de dinamización. En este caso el autor cambió de dinamización, porque era un período en el cual él experimentaba el méto- do de administración olfativa. CASO 25. - Sr. R.: 50 años. Sinusítis desde hace años. Cefalea golpeante que lo despierta por la noche; nariz con descarga gruesa amarillenta que cae a la parte posterior. Agravado en la noche; se despierta y no puede volverse a dormir. Estornudos sin cesar. Agravado por el calor y el frío, agravado en una habitación caliente, por la grasa, la leche, las féculas, las bebidas frías; el sueño es ligero, se despierta por tonterías, duerme del lado derecho. Nerviosismo. Sensible a los ruidos. Buscar remedio. Lachesis.
Casos clínicos de Boenninghausen Caso Alum. de conjuntivitis crónica (Aluminium metallicum en The Lesser Writings) I. Vol. XCII, p. 93, Cl. H., the wife of a merchant here, thirty-two years old, during her confinement in the summer of 1854, had an inflammation of the eyes, which, under allopathic treatment, turned into amaurosis, or gutta serena of the left eye, and it had also begun to show itself on the right eye, when my aid was invoked on July 20, 1855. In my journal I find the remark that the eyes are most darkened in the bright sunlight, and that even in the dark and during twilight she can only see enough to find her way alone on the street. She sees no colors, but everything is black and dark. At the same time she suffers from almost constant headache, worse in the evening and from motion. She is ill affected by pork, by all cabbage and by food causing flatulence. She easily perspires. Stool and menses are normal. She had continually used many remedies, especially also ointments, to which she ascribe the worst aggravation, but I could not learn their constituents. In order to save, if possible, at least, the right eye, I first gave Belladonna with the most decided success, then Conium, which acted also considerably on the left eye, and then again Belladonna, since clouds appeared again before the right eye, but which soon disappeared again. In the meantime she was again pregnant since the beginning of August and several attendant ailments required intermediate relief, while the eyes progressed in their improvement. In November she especially complained of a yellow spot before the eye when looking at anything white; this soon disappeared after a dose of Amm. carb. Toward the end of March, 1856, she was happily delivered of a healthy child, but some of the ailments usual with women in confinement set in which could, indeed, be quickly removed, but which again caused an aggravation of the eye-symptoms. These were improved by the use of Sulphur and Calcarea carb., but owing to manifold disturbances during the summer, producing toothache and stomach-troubles, and again demanding intermediate remedies, there was no satisfactory progress. This may have contributed to her following the advice of a relative, an allopathic doctor, so that she confided herself to his care. By giving her Coccinella, Nux vom., Ferrum and Magnesia powders in large doses, he made the poor woman stone-blind within six weeks, and she was brought back to me by her husband as a repentant sinner, since now all hope was gone. This occurred on Jan. 1, 1857. By consecutive doses of Sulphur, Calcarea, Caust. and Sepia her improvement had considerably advanced again by February 21, so that she could again go out without a guide. But her eyes were still very misty, the sleep disturbed by many dreams, and there was constipation and headache. On the day before, I had received from Mr. Lehrmann the preparations made from Aluminium metallicum, and I now gave her a dose of Alum. metal. 200, to be dissolved in six spoonfuls of water and to be taken three days in succession, well shaken, one spoonful in the morning and one in the evening. The effect exceeded all my expectations, the eyes had become as clear as before and also the concomitant ailments had all vanished. A second dose of Alum. met. 200, on March 2, continued the improvement in the same way, while she had again become pregnant. On the 12th of March Sulphur 200 and on the 20th of March again Alum. met. 200, whereby the eyes have now been altogether restored, and only the concomitants of pregnancy require to be attended to. Caso Samb. de resfriado prolongado (The choice of the remedy en The Lesser Writings) Merchant Ph. M., thirty years of age, had caught a cold last winter while travelling; he did not at first pay any attention to it, but the increasing ailments demanded medical assistance. Treatment by an allopath had remained without effect; in fact, during this treatment, lasting three months, nearly all the symptoms had grown considerably worse, so that now, as is so frequently done, the homoeopath was called on for aid. The following symptoms formed the image of the disease: For the last three to four weeks there has been a hollow, dry cough with hoarseness and much toughness in the larynx, most violent during the night. Constriction of the chest with stitches in the left side while lying on that side. Internal heat, without thirst. Severe exhausting perspirations. Striking timidity. Great drowsiness, but restless sleep, waking up frequently, while an internal anxiety prevents him going to sleep again. The face pale and collapsed, with a circumscribed redness of the cheeks. Pressure in the stomach after eating, especially after milk, often with vomiting, first of the ingesta and then of gall. Augmented, watery urine. Extraordinary emaciation. He prefers warmth, and it agrees best with him. He feels better in moderate motion than in continuous rest. He had never been unwell much, and had never been actually sick. He could take a deep breath without any trouble, and frequently he felt impelled thereto. I could not find out anything about the allopathic remedies which he had used. After careful consideration and a protracted comparison of all the symptoms present with our Materia Medica, every homoeopath will agree with me that Phosphorus seemed most indicated of all the remedies, and this so decidedly that none of the other remedies could at all compete with it. I, therefore, felt no hesitation at all to give to the patient my usual dose (a high potency) of this very efficient remedy, and to direct its administration in the usual manner (dissolved in water), recommending to him the usual diet, and directing him to report to me in person in two weeks. But I was cruelly and painfully disappointed when the patient after this period appeared before me, for he was not improved in any respect; on the contrary, his sickly appearance and the threatening redness of the cheeks had increased and the feverish symptoms had been suspiciously augmented. In the meantime the remedy had been used exactly according to my directions, and nothing had been overlooked either in diet or in his mode of life. What then had been the reason of my total failure? Under such circumstances the only reason could be the defective or incorrect examination of the symptoms, so I went over them again carefully, one by one. The mistake then appeared in the feverish symptoms, which were only superficially indicated, and which in the patient had an unsual and, therefore, unrecognized form, which was at the same time very characteristic. For while sleeping he was suffering continually from a dry, burning heat, which on his waking up immediately passed into a very profuse perspiration, which continued without interruption while he was awake, until he fell asleep again, when at once the dry heat reappeared. Thus the conundrum was solved. This symptom is found only in Sambucus, while in Phosphorus just the opposite is found. Since all the other symptoms coincided my patient received at once a dose of the high potency I usually employ, and the result was then so complete that in two weeks he was freed from all his ailments and felt as well as ever before. Casos clínicos de Roberts (extraídos de Adaptability en ROBERTS H. A. and WILSON A. C., The Principles and Practicability of Boenningshausen's Therapeutic Pocket Book) Caso Sil. de fiebre del heno Case iv. A young woman, 17 years of age, had suffered from hay ever for fifteen years. Her appearance was one sodden mess. Her symptoms were as follows : Attacks begin in April and last until frost. Itching of the eyes when the attacks start, then profuse lachrymation, and later, a sensation as i pins were sticking in the eyes. Raising the eyes to look upward is painful; for relief she pulls the lids away from the eyes. Conjunctiva very red, worse in the left eye, but this condition alternates from side to side. She wants to shut the eyes often. Stopped nose, which is amel. upon first rising in the morning; there is some discharge, white, watery and profuse at times. Considerable sneezing agg. toward night. Quantities of mucus in the throat in the morning, thick and yellow, which she must cough to raise. All the above conditions are agg. night, agg. dry weather, amel. rainy days, agg. light and agg. reading. There is swelling of the cheeks with these attacks and pimply eruptions on the face. It is hard to get to sleep because of the stuffy nose and her sleep is restless. She takes cold easily, and has frequent attacks of bronchitis in winter. She always wants warm clothing, and there is no sweating. Menstrual periods are three weeks late but there are no other menstrual symptoms. She has had measles, scarlet, fever, whooping cough. Vaccinated at 11 years; injections four years ago and allergic treatments with mixed pollens. The case was repertorized on the following symptoms : 1. Lachrymation, page 32 2. Conjunctiva, page 31 3. Itching, page 165 (Mucous surface being internal surfaces in essence) 4. Inflammation mucous membrane, page 164 5. Agg. pressure, page 294 6. Agg. opening eyes, page 294 7. Agg. looking upward, page 288 8. Agg. light, page 287 9. Agg. reading, page 295 10. Swelling of cheeks, page 55 11. Eruptions on face, page 53 12. Becomes chilled easily, page 255 13. Tendency to take cold, page 148 14. Mucous secretions increased, page 168 15. Falling asleep prevented by symptoms, page 240 16. Sleep restless, page 244 17. Agg. evening, page 270 18. Agg. dry weather, page 278 19. Stopped coryza, page 47 20. Nasal discharge watery, page 48 21. Sneezing, page 49 22. Internal throat, page 64 23. Cough with expectoration, page 115 24. Expectoration yellow, page 119 25. Menses late, page 108 26. Skin dry (want of sweat), page 207 27. Internal chest, page 124 28. Amel. rising from bed, page 317 The following remedies ranked : Sil. 27/113 lacked 28 (but it has amel. change of position); Sep. 27/109 lacked 6; Puls. 26/115 lacked 6 and 18; Phos. 26/110 lacked 18 and 28; Sulph. 26/109 lacked 6 and 7; Nux vom. 26/103 lacked 7 and 28; Bry. 26/102 lacked 7 and 28; Ars. 26/97 lacked 3 and 6; Caust. 26/78 lacked 6 and 20. At first glance this girl appeared to be a Pulsatilla case, but a repertorization and closer study demonstrated that Silica was the correct choice, since it had the modalities that Puls. lacked. After Sil. 1m. there was a sharp but very brief aggravation and steady and rapid improvement and but one very mild return of the symptoms, that was quickly cleared by a second powder of the same potency. Caso Sulph. de neuralgia del trigémino Case i. This case offered comparatively few symptoms, but those few so clearly cut that we find them illustrative of the four necessary elements which we must have to use as foundations for our perfect case. This man suffered terribly with tic douloureux, the intense spasms coming at about five-minute intervals. There was acute pulling pain in the left trigeminus nerve, accompanied with marked flushing of the face, with profuse sweat on head and chest. The upper jaw and cheek were very tender and painful. The conditions were greatly agg. by touch, excitement or talking; agg. wet weather; agg. at night; amel. by rubbing. With this condition there was ravenous hunger which always came on with the attacks. His history divulged the fact that he had had for years a discharge from the ear, which had been stopped eight years ago by an ear specialist. Since then he had suffered from these attacks, which were increasing in frequency and violence. Now let use see what a well rounded repertory analysis can make of this case. 1. Location : Left side of face, page 59 Cheeks, page 57 Upper Jaw, page 57 2. Sensation : Pulling Sensation, page 175 3. Conditions of aggravation and amelioration : agg. touch, page 304 agg. talking, page 303 agg. night, page 270 agg. excitement, page 279 agg. wet weather, page 309 amel. rubbing, page 318 4. Concomitants : Ravenous hunger, page 66 Sweat, upper parts, 262 Heat in flushes, 258 Ear, discharge, 41 The concomitant symptom of ravenous hunger is one which seemingly has no relationship to the case, but it actually occurs in distinct relationship to the case and is a most interesting concomitant. The symptom of discharge from the ear might seem to have no relationship to the case, but since we find no rubric in Boenninghausen's Pocket Book relating to the suppression of ear discharges, and since it was one of the first symptoms present in the chronic constitutional condition of this patient, we are certainly justified in using it in our analysis. From the fourteen rubrics, then, we worked this case. Let us consider those remedies which came through these rubrics, having twelve or more symptoms. They were : Ars. 12/41; Bry. 14/45; Calc. c. 12/47; Caust. 12:36; Chin. 12/42; Kali c. 13/38; Merc. 13/46; Nit. ac. 12/38, Nux vom. 13/47; Phos. 13/47; Puls. 13/50; Rhus 13/51; Sep. 13/47; Sil. 12/45; Spig. 13/44; Stann. 13/39; Staph. 12/40; Sulph. 14/58. Calc. carb. Caust., Merc. Phos. and Rhus all lacked the characteristic sweating (note the difference here between the sweat of upper parts and sweat of anterior parts for Calc. carb.) Caust. Lacked the agg. wet weather. The trembling and twitching of the chronic Merc. case was absent; neither did this patient have the general constitutional symptoms of Phos. or Rhus tox. The characteristic pulling sensation was absent from Ars. Calc. carb., Chin., Kali carb., Nit. ac. and Sil., Ars. lacked also the agg. wet weather; China lacked the relationship to discharges from the ear; Nit. ac., lacked the agg. talking; Puls., Sep. And Sil. lacked the amel. rubbing.Nux vom. and Stann. Have no relationship noted to discharging ears.Spig.lacked the agg. excitement. In Bry. 14/45 and Sulph. 15/58 we find every symptom present. The family attested to the fact that this man showed marked irritability during the attacks. Both Bry. and Sulph. have marked irritability, so we cannot use this as a means of differentiation. We might have used this as a rubric in analyzing the case. For further means of differentiation let us consider the depth of the disorder, and the fact that, while the ear was not discharging at this time, we must consider the significance of these symptoms coming on after the ear discharges were suppressed. Sulphur is one of those deep-acting remedies that have the power to unlock suppressions and to open up masked conditions, and it has also the power in itself to carry the case on, many times, to a complete cure. This consideration confirmed our decision to give this patient Sulphur. It is no part of this exposition of Boenninghausen's Pocket Book to consider the question of potencies, but it may be remarked here that Sulphur 1M., one dose, was given this patient. There was a slight aggravation during the first few hours, the amelioration. As amelioration took place the discharge from the ear returned. Occasional doses of the remedy over a period of time-three doses in a period of some eighteen months-not only cured the recurrence of these attacks but the ear discharge as well. The ear discharge, being the earliest obtainable symptoms in the man's chronic case, and a mater of several years' priority to the other symptoms, was the last symptom noted to disappear, as we have been taught to expect, thus demonstrating once more the accuracy of the law of the direction of cure. Casos clínicos de Kent Caso Tub. para las adenoides con antecedentes familiares de tuberculosis (Tuberculosis en Escritos Menores) Me trajeron al consultorio un niño de tres años para ser tratado por adenoides. Tenía una historia con antecedentes de varios fallecidos por tuberculosis por el lado paterno. Después de un cuidadoso y largo interrogatorio, la madre persistió en ocultar el estado mental del niño. Parecía avergonzarse de revelar sus síntomas mentales. Vino a mi mente probar su estado con Tuberculinum Bovinum, ya que había un desorden en su historia y había visto varias veces con este remedio, curar adenoides que siguen a tal antecedente. Entonces con dificultad coloqué un polvillo del mismo sobre la lengua del niño, después de un forcejeo. El rehuía sacar la lengua o abrir la boca. La madre intentó persuadirlo para que abriera la boca, vino entonces el momento en que el niño se mostrara a sí mismo. Se puso violentamente colérico, sus ojos se volvieron vidriosos, parecía como si fuera a tener una convulsión, intentó escupir la dosis, se volvió hacia su madre y le dijo, "Te voy a matar, cuando vuelva a casa te voy a matar". Se frotaba la lengua. Entonces la madre fue persuadida de relatar la disposición del niño y sus síntomas mentales. Dijo que eran incapaces de gobernarlo o convencerlo de que haga algo que él no quisiera hacer. Podía llegar a tener una crisis de cólera y amenazar con matar a su padre o madre y podía llegar a echar espuma por la boca, si intentaban forzarlo a obedecer una orden. Mientras estaba en mi consultorio, la madre lo forzó a abrir la boca, y la dosis de Tuberc. 1OM fue colocada sobre su lengua. Cuatro semanas después se le dio otra dosis de 1OM y más tarde la 50M. Poco después de un mes el niño comenzó a cambiar, y se volvió suave y obediente. Las adenoides desaparecieron completamente en tres meses. El niño es un joven prometedor, tiene ahora diez años. No necesitó otro medicamento. Kent: NOSE - ADENOIDS - children; in GENERALS - FAMILY HISTORY of – tuberculosis Synthesis: MIND - VIOLENT - children – in MIND - VIOLENT - contradiction; from MIND - CONTRADICTION - intolerant of contradiction - children; in MIND - DISOBEDIENCE - children, in Casos clínicos de Paschero, con mentales (extraídos de Homeopatía) Caso Nat-m. de rinitis crónica (Diagnóstico del medicamento homeopático en Homeopatía) Se trata de un paciente culto, abogado, que por su enfermedad y por su avidez intelectual, nos llevó a entablar un dialogo explicativo cuyos términos y comentarios transcribo a continuación. Es un enfermo alto, delgado, pálido y ostensiblemente excitado, de 38 años de edad, soltero, que se presenta a la consulta para buscar una solución perentoria al problema de una afección crónica alérgico-respiratoria. -"Vengo a verlo, doctor, porque padezco de rinitis en constante obstrucción nasal y frecuentes poussées febriles de congestión, estornudos, dolores en los senos con pansinusitis a repetición y cefaleas intensas acompañado estos cuadros. Me he sometido a múltiple tratamientos sin conseguir otra cosa que mejorías momentáneas. Me han hecho cauterizaciones, tratamiento antiinfeccioso, antiparasitario intestinal y antialérgico, me he operado de las amígdalas y en la actualidad se me ha propuesto la operación de cornetes". -"Bien, doctor. Dígame cómo son sus resfríos". -"Cada 8 ó 15 días tengo un coriza violento con gran congestión de nariz, estornudos y dolor nasal, seguido de abundante secreción. Esto dura 4 ó 5 días, con un estado subfebril y gran astenia física con irritabilidad nerviosa. Pasada la poussée aguda, continúo con obstrucción nasal, sensación de sequedad en las fosas nasales y rinofárinx y molestia gravativa en la gabela y frontal inferior". -"Cómo es la secreción?" -"Es abundante, acuosa y blanca, pero consistente como clara de huevo". -¿"Qué otra molestia siente?" -"Fuera de esto no siento nada que pueda ser de interés. Lo importante, doctor, es que usted me cure, si puede, esta rinitis que me tiene desesperado. Otras molestias que pudiera tener carecen de importancia al lado de esto, por lo cual lo consulto, esperando que usted tenga el éxito que no han tenido los colegas que lo precedieron". -"Vea, doctor. Esas molestias sobre las que le pregunto, aparte de sus resfríos, tienen para mi diagnostico más importancia que los resfríos. Mi propósito es averiguar cómo es usted, puesto que a quien debo curar es a usted y no a su rinitis. Toda enfermedad aguda o síntoma local, tiene siempre como causa y origen un proceso crónico general del organismo que determina y condiciona las manifestaciones locales, ya sea en un órgano como en cualquier parte del cuerpo. De modo que lo importante es ir a la causa de su rinitis, que, como ya lo ha comprobado no está en sus amígdalas, ni en su intestino, ni en gérmenes bacterianos, ni en sus cornetes, sino en una disposición mórbida que abarca la a totalidad de su organismo, inclusive su carácter o forma de ser, es decir, toda su persona". -"Entiendo, doctor, que lo que usted dice es razonable, pero yo me he hecho toda clase de investigaciones en tal sentido : análisis de sangre, orina, materia fecal, exudados, test de piel, metabolismo, radiografías, etc., y no me hallaron nada, salvo amebas en el intestino que desaparecieron con tratamiento intenso al poco tiempo. Me indicaron después que hiciera un régimen hipernutritivo para tratar de ganar peso, porque he sido siempre delgado, y que me sometiera a un tratamiento antialérgico, pero mis resfríos continuaron cada vez peor". -"Está bien que se hayan hecho todas esas investigaciones fisicoquímicas y reacciones de laboratorio, pero el resultado que con ellas se puede obtener informa sobre productos patológicos de la enfermedad local o aspectos parciales de su afección, pero no sobre la naturaleza de la perturbación de su organismo como totalidad, que involucra todas las partes y funciones de su cuerpo en la unidad de su yo. Todo lo que usted pueda referir a la conciencia de los malestares de usted, de su yo, como un sentirse mal, o tener sensaciones, cenestesias, rechazos, intolerancias, etc., me darán la pauta de su verdadero estado dinámico interno". -"¿De modo, doctor, que para darle a usted los síntomas de ese estado dinámico predisponente a los resfríos, debo referirme a mis hábitos de vida y a mi forma íntima de ser?" -"Si, usted lo ha dicho, en lo que concierne a su forma particular de reaccionar al ambiente y en su comportamiento y relación con los seres humanos; en suma, en todos los aspectos de la vida misma, tanto en el orden psíquico como físico". Un poco molesto o desconcertado, el paciente añade : -"Me resulta difícil decirle cómo soy, y, lo que pueda contarle de mi vida íntima y mis costumbres, no veo qué relación pueda tener con mi rinitis. Tengo urgencia y ansiedad por resolver este problema de mis resfríos que me deprimen enormemente hasta el punto de que con frecuencia me pongo a llorar de impotencia y renegar de la vida. Estoy realmente desesperado y con ganas de abandonar todo tratamiento. Quisiera vivir solo, no ver a nadie y que nadie me pregunte nada porque ya no creo en nada. Soy abogado y trabajo más o menos bien, pero tengo que hacer esfuerzos para tratar con la gente que me aburre y me cansa y no sé por qué hago una vida agitada, siempre apurado, como si algo me corriera, nunca satisfecho, con preocupaciones económicas completamente infundadas". -"¿Tiene algún motivo, aparte de sus resfríos, para estar así, triste y deprimido?". -"No, porque vivo solo". -"¿No pudo formar familia?". -"Tuve relaciones con dos mujeres para casarme, pero he roto definitivamente, a pesar de que a la primera la recuerdo insistentemente". -"¿Por qué rompió con ellas?". -"la culpa es mía. Yo soy un individuo amargado y triste y esas mujeres adoptaron actitud de protección maternal, lo cual me sirvió para pelearme constantemente con ellas, porque a mi no me gusta que me tengan lástima". -"Bien, doctor, ya tengo suficiente en cuanto a su forma de ser, ahora dígame algo en cuanto a su forma de vivir o a oras molestias que pueda tener". -"No creo que tenga nada de anormal, pues no siento nada fuera de mi rinitis, el cansancio y dolores de cabeza muy frecuentes, que atribuyo a la vista, porque me acometen cuando leo mucho". -"Sin embargo deben existir algunas particularidades que, por considerarlas normales en usted, no les ha dado importancia. Estas pequeñas particularidades, constituyen los elementos característicos que permiten diferenciar a usted de las otras personas que tiene rinitis". -"No sé a qué particularidades se refiere". -"Veamos. ¿Cómo reacciona usted frente al calor, el frío, los cambios de tiempo, las tormentas, la humedad, etc.?". -"Bueno, yo soy muy caluroso; estoy peor en el verano y prefiero el frío, pero usted me hace reparar que el sol me hace mucho mal. Me produce dolores de cabeza y no lo puedo soportar". -"¿Qué me puede decir respecto de sus comidas? ¿Come usted mucho? ¿Tiene preferencia o rechazo por determinadas comidas? ¿Come fuera de la horas habituales?". -"Si, es habitual en mi sentir apetito, concierto cansancio general a la media mañana, aun habiendo tomado un buen desayuno. Además como muy bien y hasta demasiado, a pesar de lo cual no puedo aumentar de peso, ya que, como usted ve estoy muy delgado". -"¿Qué es lo que más le gusta comer?" -"Como de todo, menos el pan que no me gusta". -"¿Tiene alguna preferencia por cosas saladas, dulces, ácidas o agrias?". -"Si, prefiero decididamente las cosas saladas, les agrego sal a las comidas aunque me digan que ya tiene suficiente. Esto me trae el inconveniente de tener que tomar mucho agua, ya que me acosa intensa sed en todo momento". -"¿Observa usted algo respeto de su transpiración?". -"No, salvo en la palma de las manos cuando me pongo nervios, como en este momento, lo cual me cusa mucho fastidio cuando tengo que dar la mano a otra persona. Además, usted me hace recordar que, cuando como, suelo transpirar en la frente. También debo decirle que siento opresión en el corazón y fuertes palpitaciones con pulso acelerado, pero eso lo atribuyo a que soy muy excitable". -"¿Nada más puede decirme?". -"No recuerdo nada para agregar a estos detalles que mucho me temo no le hayan aportado los síntomas que usted buscaba par resolver mi caso." -"Si, doctor. Usted me ha dado síntomas que los homeópatas llamamos generales, por referirse a su forma total de ser y de reaccionar al ambiente, con los cuales he podido integrar un cuadro que le voy a leer. Agitado. Deprimido. Irritable. Deseo de estar solo. Antropofobia (aversión a la gente). Rechazo por el consuelo. Peor por el calor. Peor por el sol. Peor a la media mañana. Aversión por el pan. Deseo de cosas saladas. Sed intensa. Traspiración en la palma de las manos por excitación. Palpitaciones. Incapacidad para aumentar de peso, comiendo abundantemente. Este cuadro revela claramente un estado o disposición mórbida dinámica que determina su rinitis como manifestación local exonerativa; por ello, lo que debe curarse en usted es ese estado y no la rinitis. Si hubieran tenido éxito en el tratamiento de su rinitis se hubiera producido una supresión de esa manifestación local resolutiva y no la curación de usted como enfermo, cuya imagen está dada por los síntomas subjetivos generales y de su carácter que usted creyó sin interés médico; La supresión de una enfermedad local sin atender primero y fundamentalmente la causa general que la produce, no determina la curación del proceso mórbido constitucional que incuestionablemente subyace a la rinitis y condiciona el terreno para todas las manifestaciones locales, agudas o episódicas'. -"¿Qué clase de enfermedad tengo yo, entonces?". -"No se puede dar un nombre genérico a ese estado dinámico constitucional que depende de reacciones generales y por ende, personales de cada individuo. La nosología puede dar nombre a un determinado mecanismo fisiopatológico que se repite en otros organismos, pero no puede fijar genéricamente un síndrome integrado precisamente por síntomas que no se refieren a un mecanismo, sino a una individualidad. A la homeopatía le interesa más que la enfermedad que tiene un enfermo, qué enfermo tiene esa enfermedad". -"¿Con qué diagnostico entonces va usted a hacer su terapéutica?". -"Precisamente uniendo el diagnostico a la terapéutica y dándole a su enfermedad dinámica real el nombre, si de un nombre se trata, del agente dinámico que ha sido capaz de provocar un síndrome de reacciones generales, con un sentido de totalidad particular, semejante al suyo. Hipócrates decía que hay tantas enfermedades como historias clínicas, significando claramente que cada enfermo hace su patología, con una disposición mórbida que implica una biografía inédita. La homeopatía ha llegado a resolver ese problema hipocrático de la individualización de esa dyscrasia, dando a cada síndrome personal, el nombre del agente, que por analogía, es capaz experimentalmente un cuadro subjetivo semejante". -"¿Cuál es, entonces, el diagnostico-terapéutico que me corresponde como enfermo?". -"El diagnostico-terapéutico de su dyscrasia llevará el nombre de un medicamento que ha sido capaz experimentalmente de provocar un imagen sintomática semejante y ese medicamento es Natrum muriaticum". -"¿Qué significa Natrum muriaticum?". -"Natrum muriaticum es el cloruro de sodio común que con una preparación especial, a dosis infinitesimal, se convierte en un medicamento". -"¿Quiere decir que la sal común que consumo en cantidades todos los días, a pequeñas dosis se convierte en mi remedio,". Caso Thuj. de sinusitis crónica (La práctica de la homeopatía en Homeopatía) Una señora alemana, de 32 años, madre de cuatro hijos, consulta por una pansinusitis crónica que data de dos años. Fue sometida a muchos tratamientos sin resultado alguno, por lo que se consideró que debía ser operada, como último recurso. Antes de someterse a la intervención quirúrgica resuelve consultar al homeópata. Tiene constante dolor ardiente en senos frontales, y maxilares, con rinitis supurante. Su historia clínica completa revela que tiene además trastornos gastrointestinales con dolores en hipocondrio derecho y epigastrio después de comer, eructos y flatulencia pronunciados, sensación de piedra en boca del estomago, repercusión aprensiva en el estomago de cualquier motivo de angustia y deposiciones pastosas, espumosas y fétidas. El requerimiento de su situación mental tropieza con cuna cierta resistencia de parte de la enferma, quien sostiene que concurre al homeópata para evitar una operación de sus senos paranasales, de la misma manera como la persona que la recomendó se había librado, con tratamiento homeopático, de ser operada de lo mismo. Le explico que en aquella ocasión hubo también necesidad de estudiar a la enferma en su totalidad, ya que no se trata de curar la sinusitis sino al enfermo y por lo tanto necesito conocer su historia biográfica. Cuenta entonces que efectivamente, desde la edad de su menarquía empezó a tener ciertas manifestaciones nerviosas que fueron agravándose hasta su casamiento. Posteriormente, su esposo, hombre de fortuna y ella misma, aleccionada por los médicos que consultó, creyeron necesario consultar un medico psiquiatra. Muchos años antes de su actual sinusitis, inmediatamente después del primer parto, hace once años, agravó su estado con accesos de irritabilidad y cólera, alternados con profunda melancolía, que se sucedieron periódicamente. Tenia además sensaciones raras como la de sentirse doble, que su mente y su cuerpo estaban separados y un extraño sentimiento de desintegración, como si su cuerpo fuera delicado y frágil y se disolviera o rompiera al menor golpe, tanto físico como moral, ya que no tenia seguridad mental alguna. Por sus accesos de cólera que llegaban hasta la exasperación, sus síntomas de depresión y sus ideas fóbico-obsesivas, fue tratada con múltiples remedios sedantes del sistema nervioso, internada luego en una clínica psiquiátrica y sometida finalmente a la hipnosis y el electroshock. Como continuara en el mismo estado, ya concretado en un cuadro ciclotímico, se la traslada a Munich -Alemania-, donde es internada en una clínica y sometida a una prolija revisada médica, de resultas de la cual se le prescriben sedantes, y tratamiento hipnótico, seguido más tarde por una psicoterapia de tipo psicoanalítico. La enferma mejora de sus crisis hipomaníacas y de sus intensas depresiones melancólicas, pero no abandona sus ideas obsesivas un solo momento. Vuelve a Buenos Aires, en donde continúa su tratamiento psicoterápico y nervioso hasta que hace dos años aparece un coriza agudo violento con fiebre y quebrantamiento general que cede a los cinco días de tratamiento con antibióticos. A partir de entonces se instala una rinitis purulenta con intervención de las cavidades paranasales, que resiste a la terapéutica antibiótica y vaccinal, mejorando su estado mental en cuanto a los accesos de cólera y depresiones melancólicas. En el momento actual nos encontramos con una enferma que tiene por un lado un cuadro mental tratado psicoterápicamente y por el otro, una afección sinusal tratada como enfermedad local. ES indudable que ningún médico pudo escapar del razonamiento clínico que asigna al proceso nasal y paranasal funciones vicariantes respecto del problema mental, pero la verdad es que fueron tratados como dos enfermedades diferentes. Estoy seguro también de que ningún médico consciente puede rechazar la idea de que el síntoma mental tiene una correlación fisiológica clínicamente discernible, aunque científicamente no pueda formular una equivalencia experimental entre el fenómeno psíquico y a alteración fisiopatológica. El homeópata tampoco puede ofrecer formulas patogénicas pero, gracias a sus patogenesias medicamentosas, tiene en sus manos la forma de resolver terapéuticamente el problema de la curación que exige, indispensablemente, una visión clínica de totalidad en las reacciones del enfermo como entidad única e indivisible. Nuestra enferma, aparte de sus fenómenos locales que habían mejorado un tanto su estado mental, seguía teniendo ideas, sensaciones y síntomas generales que configuraban el siguiente cuadro : Sentimiento de que sintiera las cosas desde afuera de su cuerpo, como si ella estuviera aparte o se hubiera dividido en dos. Dice que siente como si estuviera "repartida", que no es normal. No sabe quién es. Tiene la sensación de que actúa mal, que piensa mal, que tiene ideas fijas que no puede controlar y que solo se alivia cuando concurre al médico psicólogo y se siente protegida; en tal situación alivia el sentimiento de que es culpable de algo malo que ha cometido y que no sabe qué es. Reza y pide a Dios que la perdone por sus malas ideas, pero no sabe decir cuáles son, salvo la de pensar insistentemente en el suicidio para huir de esta confusión mental. Tiene la sensación de que su cuerpo es frágil y que puede hacerse daño, por lo que no quiere que la toquen y pide a su esposo e hijos que no se le acerquen demasiado porque pueden hacerle mal con un leve choque. Tiene una profunda tristeza con hastío, disgusto y aversión a la vida; desea la muerte para huir de este tedio. Nada la satisface ni atrae. No puede leer porque no puede concentrarse, como si estuviera embotada. Sensación de angustia en la boca del estomago como si tuviera una piedra en él, que le impide comer. Está muy delgada y anémica; pesa 54 kg y tiene 1.63 de estatura. Está peor en general por el tiempo húmedo y frío. Tiene rinitis con descarga abundante, muco purulenta, no excoriante. La menstruación es abundante, prolongada y frecuente, algunas veces hasta dos periodos en un mes. La sintomatología quedaba así establecida : Anxiety of conscience (as if guilty of a fault). Confusión as to her identity. Delusión of being double. Aversión to being touched. Loathing of life. Discontented. Stupefaction of mind. Apprehension in stomach. Worse from wet weather. Coryza with copious discharge. Menses, copious. En su historia biográfica consta que tuvo sarampión y difteria cuando niña y que fue operada de amígdalas a los 9 años y del apéndice a los 18. Tiene actualmente cuatro hijos y fue tratada varias veces por el ginecólogo, que le cauterizo cuello de matriz y suprimió flujo abundante, fétido y excoriante, que presento hasta hace dos años. Su padre falleció de cáncer de estomago y su madre es diabética. Única hija. Por lo que se ve claramente es una enferma con herencia sicótica y dinámicamente lesionada en su mentalidad por la sycosis que le imprimió sus características mórbidas fundamentales, en cuanto a la confusión de su identidad, su sentimiento de culpa y el carácter obsesivo con manifestaciones proclives a la psicosis maniaco-depresiva. Una fácil rememoración de la materia médica ratificada por el repertorio, permite de inmediato el reconocimiento del cuadro de Thuja, diagnóstico que no asienta, por cierto, en el proceso local de la enferma sino en la mentalidad, sin la cual no hubiera sido categóricamente fundamentado. Se le dieron a esta enferma tres dosis de Thuja a la 12° c; 30° e y 200° c, para tomar una dosis cada 12 horas. A la mañana siguiente de la última dosis a la 200ª se despertó con gran irritabilidad, desasosiego y confusión mental, que le revivieron sus peores épocas. Había sonado con su madre a quien odiaba y no podía soportar desde muy pequeña, sobre todo después de la muerte de su padre a quien había estado fijada afectivamente y se sentía llena de culpa por ese sentimiento incontrolable, por cuanto se lamentaba y lloraba amargamente. A los 5 días empezó a supurar copiosamente por la nariz y el orificio de una muela superior, que le había sido extraída 7 meses atrás. Estuvo una semana con esta agravación, no pudiendo casi dormir, con intensa supuración de los senos, por nariz y boca, estado confusional y pérdida de peso. Perdió aún 3 kg más, lo que intensifico su debilidad general y la sumió en un estado físico deplorable. Pero al cabo de 8 a 10 días empezó a tranquilizarse, a sentirse más dueña de si misma, a renacer su optimismo, a calmar el dolor y malestar general de su cuerpo, a comer con creciente avidez, a recuperar peso y fuerzas y, sobre todo, a dejar de tener esa sensación de sentir separado el cuerpo de la mente, como si fueran dos cosas aparte, que tanto la habían perseguido durante años. A los os meses, su vida psíquica había cambiado por completo. Ya no tenia ideas obsesivas, ni depresiones, ni tristezas con aversión a la vida, ni sensación de fragilidad de su cuerpo, y permitía y a con agrado que sus hijos la abrazaran y besaran con efusión, cosa que no podía tolerar antes. La supuración aún continuaba por fosa nasal, aunque muy atenuada, habiendo cesado ya la bucal. A los 5 meses la paciente había recuperado 8 kg de peso, su rinitis tenia periódicos accesos de coriza agudo que le provocaban discreta salida de pus y su cuadro mental obsesivo había ya desaparecido, manteniendo aún, sin embargo, el odio por la madre con el consiguiente sentimiento de culpa. En el curso de dos años a partir de entonces, recibió dos dosis de Thuja 10 Mil y una de 50 Mil, con lo que curó definitivamente su neurosis y su sinusitis, salvándose de la terapéutica de shock y la intervención quirúrgica, ambas de aplicación inminente en una paciente que seguramente no habría salido de su caótica situación, de no concurrir a la homeopatía, que pudo hacer con Thuja el diagnostico terapéutico de una enferma, considerada absurdamente portadora de dos enfermedades diferentes.
Material preparatorio seleccionado para el Máster de Homeopatía de Barcelona, 2007-8.