Informe Karolinska: los riesgos de la contaminación electromagnética

Suecia es uno de los países más sensibilizados en los riesgos de la contaminación electromagnética. Las empresas suecas toman muy en serio los estudios realizados en la pasada década en los que se relacionan aumentos de anormalidades fetales, abortos y nacimientos de niños con malformaciones en mujeres que trabajan habitualmente con pantallas de ordenador, por lo que les cambian el lugar de trabajo los tres primeros meses de gestación, cuando el feto es más sensible a las radiaciones.

Otra prueba de la concienciación ciudadana en los problemas que puede generar el exceso de radiaciones en la salud humana es la Asociación de Alérgicos a la Electricidad creada en Suecia. Una de las afectadas, Marianne Persson, contó que, a raíz de su trabajo diario con un ordenador, comenzó a sentir fuertes picores en las manos y poco a poco su cuerpo se vio invadido de manchitas rojas, a los que se unieron dolores, mareos y pérdida de concentración. Comenta que sentía como si su cuerpo se estuviera cociendo. La única solución a este mal es alejarse de la electricidad, por lo que Marianne tiene que vivir en una roulotte cerca de su ciudad, en la que sólo se ilumina con lámparas de gas y velas.

No es extraño, por lo tanto, que fuera en Suecia, y avalado por el Instituto Karolinska, institución de gran prestigio internacional, donde se realizase una investigación exhaustiva sobre "Los Campos Magnéticos y el Cáncer en personas que viven cerca de las Líneas de Alta Tensión Suecas". Dirigido por María Fleychiting y Anders Ahlbom, se realizó sobre 436.503 personas que habían vivido a menos de trescientos metros de una línea de alta tensión entre 1960 y 1985.



La hipótesis sobre la que trabajaron es si la exposición a los campos magnéticos del tipo generado por el alto voltaje incrementa la incidencia del cáncer en las personas expuestas. El estudio estaba diseñado como estudio de control de casos. Se hablan elegido todos los casos de cáncer diagnosticados en esos veinticinco años en niños, mientras que en adultos el estudio se limitó a los casos de leucemia y de tumores cerebrales. Los casos de cáncer fueron identificados mediante la conexión de protocolos a los archivos del Registro del Cáncer, dirigido por la Oficina Nacional de Salud y Bienestar, posteriormente se examinaron los informes médicos de la clínica donde se trató el cáncer de los niños, a fin de verificar el diagnóstico.

Los controles se hicieron al azar a los individuos de la base del estudio. Para cada caso los controles eran seleccionados entre los que estaban dentro del mismo grupo de edad para los niños, y en el caso de los adultos, un grupo de cinco edades para adultos del mismo sexo, que vivían en la misma comunidad y cerca de la misma línea de Alta Tensión.

Llama la atención en el informe la colaboración que han recibido los investigadores tanto del Estado sueco, como de las compañías eléctricas que desde 1.987 habían instalado 1.500 km. de líneas eléctricas de 220 y 400 kw. Estas compañías pasaron largas distancias en áreas con poca población, particularmente en la parte norte del país, siendo una de las ciudades más afectadas la misma Estocolmo. Se facilitó a los responsables del estudio mapas de las áreas donde se localizaron las líneas respectivas y los lugares de riesgo a investigar, que fueron identificados por la Junta Central de Datos de Bienes Inmuebles -con una base de datos computerizada, que coordina todos los inmuebles de Suecia- así como informaciones específicas sobre la línea y las torres. También fueron técnicos de las compañías, quienes llevaron a cabo las mediciones, quienes no conocían si las casas que estaban midiendo eran objeto del estudio o eran casos-controles, por lo que se puede esperar objetividad en los resultados.
Para el propósito de los análisis de este informe, se calculó un valor promedio de las mediciones de baja tensión realizadas en todas las habitaciones, también se calculó el campo magnético generado por la línea. Estos cálculos se realizaron con un programa de ordenador desarrollado por el Consejo de Estado, que tenía en cuenta la altura de las torres, la distancia entre ellas, la distancia entre las fases, clase de fases y la carga sobre la línea. También se tuvo en cuenta la ubicación de la casa en el espacio entre las torres y la altura de la vivienda en relación a la altura de la línea. Este programa de ordenador, junto con el medidor especialmente diseñado, no dejaba acceder a los datos que estaba grabando más que después de la devolución del disquette a los coordinadores del estudio.

Durante la visita a la casa, se llamó por teléfono a la estación responsable del funcionamiento de la línea y se obtuvo información sobre la carga en la línea y la dirección de la corriente durante el periodo de las mediciones. El dosímetro utilizado era el Positron, que se calibraba regularmente, estos dosímetros se programaron para grabar el campo magnético cada cinco segundos. Se dejaron con la familia durante la visita cuando se realizaron las mediciones y se recogieron 24 h. después, junto con un cuestionario sencillo en el que se preguntaba sobre el tiempo de salida y entrada a la casa, el tiempo pasado en el jardín, en el colegio y en el trabajo.

La mayor dificultad de este estudio era dar valores a los campos históricos que se calcularon, ya que se tenía que retroceder hipotéticamente en el tiempo hasta los inicios del estudio, en 1.960, y calcular la exposición que tuvieron quienes vivían cerca de las Líneas de Alta Tensión. A este dato se le dio mucha importancia ya que eran la principal fuente para clasificar los sujetos del estudio en diferentes niveles de exposición a los campos magnéticos. Estos campos históricos se calcularon mediante el programa de ordenador creado, introduciendo los datos para calcular el campo magnético actual, y añadiendo la información conseguida en los archivos conservados por la gerencia de las distintas estaciones responsables de las Líneas.

Como se ha explicado someramente, el estudio se realizó de manera exhaustiva, teniendo en cuenta, al mismo tiempo, factores como la contaminación atmosférica o el nivel socioeconómico de las personas, sin que ello modificara los resultados. Unos resultados que marcan una nueva etapa en la comprensión de cómo nos afectan radiaciones que hasta el momento parecían inocuas.

Según el Informe Karolinska, los niños que vivan en casas expuestas a dosis de radiaciones electromagnéticas de 0,3 microteslas (300 nanoteslas), tienen cuatro veces más riesgo de contraer leucemia, a 0,2 microteslas (200 nanoteslas) el riesgo es tres veces superior a lo normal. En el caso de los adultos, para campos magnéticos de 200 nanoteslas el riesgo de contraer leucemia mieloide aguda (LMA) y leucemia mieloide crónica (LMC) es el 170% más elevado de lo normal.

Finaliza este importante estudio recomendando no vivir a menos de cien metros de una torre o línea de alta tensión. Suecia será el único país hasta el momento que elaborará leyes que regulen la exposición a los campos magnéticos. Esperamos que estas leyes traspasen las fronteras de Suecia y los países de la Comunidad Europea las adopten sin dilación, así evitaremos muchos sufrimientos francamente innecesarios.

Científicos dedicados por entero a la investigación de los campos magnéticos y sus efectos en los seres humanos, como la doctora Jocelyne Leal, Jefa del Servicio de Bioelectromagnetismo del hospital Ramón y Cajal de Madrid y presidenta de la Sociedad Europea de Bioelectromagnetismo, tienen una labor tan meritoria como carente de eco, por ello nos alegramos cuando leemos sus acertadas y concluyentes opiniones -por ejemplo, en un diario de importante tirada nacional-, como lo hizo en el suplemento Blanco y Negro del diario ABC del día 7 de Marzo de 1993, en el que explica que no hay que tirarse las manos a la cabeza, sino que es suficiente con usarla de manera adecuada.

Si, como recomienda el Instituto Nacional Sueco para las Radiaciones, “los nuevos tendidos eléctricos se trazan y se disponen de manera que queden lo más lejos posible de ciudades, pueblos y aldeas", libraremos a muchas personas del riesgo de enfermedades que pueden llegar a ser tan graves como la leucemia, como concluye, entre otros, el Informe Karolinska. Pero el problema en la actualidad se centra en las líneas que ya están ubicadas, y que en muchos casos cruzan indiscriminadamente guarderías, colegios en los que los niños pasan muchas horas al día, viviendas, urbanizaciones y zonas de ciudades y pueblos en las que intentamos vivir sin que tengamos que pagar ningún precio con nuestra salud. Es cierto que hay un elevado coste material -dinero, simplemente- al desplazar una, o dos o tres torres que crucen un lugar habitado, pero... ¿podemos en conciencia anteponer ese coste al sufrimiento y la muerte que esas líneas pueden causar en nuestros conciudadanos?. Es, sin duda, un coste demasiado elevado.


Autora del texto: Dorita Usó
Traducción del Informe Karolinska por Beate Knabe