La Homeopatía Hospitalaria

Introducción:
Desde sus inicios la homeopatía se ha caracterizado por un desarrollo  lleno de altibajos, tanto en su reconocimiento como en su práctica profesional, y lo mismo ha sucedido en sus actividades hospitalarias. A pesar del crecimiento distinto de sus organizaciones e instituciones, es incuestionable que tuvo una época de oro en las décadas previas a la primera guerra mundial. La creación de cada institución u organización homeopáticas fue el resultado de grandes esfuerzos de médicos valientes, de gran convicción que no se dejaron amedrentar ante la oposición. La vida de los hospitales homeopáticos ha sido disímil y su destino variado, dejando huella en la historia de la homeopatía de varios países. La mayoría de estos establecimientos sanitarios ha desaparecido por razones que analizaremos en este trabajo.
Los Hospitales Homeopáticos en el Mundo:
Las dificultades en la práctica hospitalaria comienzan desde que los primeros homeópatas de Alemania  se propusieron instalar un nosocomio en Leipzig el cual inicia actividades en 1832. La crítica de Hahnemann a quienes consideraba semi-homeópatas, causó grandes disputas entre los homeópatas del propio hospital. A pesar de las confrontaciones entre los directivos se fue desarrollando la práctica de la homeopatía hasta el punto de que en 1834 Hahnemann externó una mejor opinión hacia este nosocomio,  dirigido entonces por otro médico, el Dr. Schweickert. El director Schweickert salvó al hospital de ser clausurado al respetar las prescripciones de cada médico. Cierra su actividad hospitalaria en 1842, por dificultades financieras, aunque continúa atendiendo pacientes como clínica durante algunos años más.
Alemania llegó a contar con 55 hospitales y pabellones homeopáticos durante el siglo XIX, de los cuales el hospital de Munich  sobrevivió a la primera guerra mundial. Fundado en 1836 y cerrado varias décadas, lo reabren en 1883. En 1913 se reportan 114 ingresos, 84 egresados por mejoría, 12 permanecieron internados y 4 murieron. En este hospital se hicieron los estudios con Tuberculinum hasta la dinamización 100c.
Otros hospitales importantes se fundaron en Moers, Köthen y Stuttgart, en esta última ciudad se refundó en 1940 uno de los más grandes de Alemania, el Robert Bosch Hospital que aún funciona, aunque desafortunadamente sin homeopatía.
En el Reino Unido la Homeopatía ha formado parte del sistema Nacional de Salud desde 1948, y como parte esencial de éste sistema está la Facultad de Medicina Homeopática. En este país se fundaron 155 instituciones homeopáticas formales entre dispensarios y hospitales en el siglo XIX. En la actualidad  existen 5 hospitales que otorgan aproximadamente 80,000 consultas al año, todos afiliados al Sistema Nacional de Salud británico. Se calcula en unos 800 médicos homeópatas los que ejercen la homeopatía, tanto en las instituciones de salud como en el sector privado.
El primero y más famoso de los nosocomios es el London Homeopathic Hospital, fundado el 10 de octubre de1849, en el barrio “Golden Square”. Su fundador el Dr. Quin, seguidor de Hahnemann y uno de los muchos pacientes curados durante la epidemia de cólera de 1831, tuvo la convicción de crear un hospital “para otorgar tratamientos gratuitos en la capital a los enfermos pobres”. Este hospital, originalmente de 25 camas, ha sido reubicado, reedificado y ampliado, en la actualidad cuenta con 163 camas y es un baluarte de la homeopatía hospitalaria y académica en el mundo. Su productividad y estadísticas (66,897 pacientes tratados desde 1867) le han dado mucho prestigio.
El segundo hospital en importancia por sus actividades asistenciales, académicas y de investigación es el Hospital Homeopático de Glasgow, fundado en una casona en Mount Vernon en mayo de 1921 para el tratamiento de niños con enfermedades no infecciosas (30 camas). En 1994 inicia la atención a enfermos adultos.
Los restantes tres hospitales del Sistema Nacional de Salud de Gran Bretaña son: - El Tunbridge Wells Homoeopathic Hospital, del Condado de Kent se estableció en el año de 1863. En la actualidad trata a muchos pacientes cancerosos.  El Hospital Homeopático de Liverpool fue fundado en 1887 por una familia de importadores y refinadores de azúcar. El The Bristol Homoeopathic Hospital fue inaugurado en los terrenos de la “Casa Cotham” en 1921, en Bristol; y deja de internar pacientes en 1986, utilizando desde entonces las instalaciones del Bristol Eye Hospital.
Francia se ha caracterizado por ser el país europeo con la práctica homeopática más extensa, en el año 2003 la industria farmacéutica homeopática calcula que prescriben medicamentos homeopáticos alrededor de 5000 médicos.El  hospital más importante es el Hospital de St. Jacques, cercano a la Sorbona en París, fundado en 1871.  Es uno de los más famosos de Europa, con los hospitales de Londres y Glasgow. En esa época también existió el Hospital Hahnemanniano de Paris, fundado por el hijo de Leon Simon que duró algunas décadas, actualmente funciona como un dispensario.
Otro hospital fundado en 1870 fue el Hospital Saint Luc en Lyon, fundado por Gallavardin y Emery, prominentes homeópatas de la época. En la actualidad el Hôtel-Dieu asociado al Hospital Saint-Luc de Lyon, el Hospital Tenon de París y el Hospital Pellegrin de Burdeos poseen consultas a cargo de médicos homeópatas en varias especialidades: gastroenterología, pediatría, ginecología-obstetricia, ORL, etc.
De llamar la atención fue el Hospital Homeopático de Neuilly-sur-Seine, anglo-francés, de tipo militar, que sólo laboró durante 16 meses y fue creado exprofeso por necesidades de la guerra (1914-16), lo interesante de su estadística fue que no tuvo fallecimiento alguno de los 80 pacientes hospitalizados por patologías médicas durante su corta existencia; la razón aparente de esto, su enfoque estrictamente hahnemaniano. Este hospital cierra por el reclutamiento masivo de sus médicos y enfermeras al Cuerpo Médico de la Armada Real Británica.
En Burdeos, Paris y Lyon, existen varios hospitales que han incorporado a sus  departamentos y clínicas médicos homeópatas para que otorguen consultas de esta disciplina.
Estados Unidos ha sido el país con el movimiento homeopático más rápido y más turbulento de todos. Hasta donde sabemos  la homeopatía es introducida a los Estados Unidos en 1825 por médicos entrenados en Europa la década anterior. El primer hospital se fundó en el pueblo de Bath, Pensilvania en 1828 por un profesor de origen alemán, Dr. William Wesselhoeft  Los homeópatas de Cincinnati, Ohio, fueron muy exitosos al tratar a su población durante la epidemia de cólera de 1849 (3% de mortalidad), lo que dio gran prestigio al movimiento homeopático norteamericano de la segunda mitad del siglo XIX. Basta notar que en ese período de tiempo aparecieron alrededor de 60 revistas homeopáticas. Según el Instituto Americano de Homeopatía a finales del siglo XIX el 8% de los médicos practicaban homeopatía (15,000 en 1902),  en 1898 había unas 20 facultades médico homeopáticas, 66 hospitales homeopáticos generales y 74 especiales; 57 farmacias homeopáticas, 8 asociaciones homeopáticas nacionales y 33 sociedades estatales, 85 locales y otras 39 sociedades con orientación homeopática.
Uno de los hospitales homeopáticos más prestigiados en el mundo fue el Hospital Hahnemann de Filadelfia (fundado en 1886), líder en Norteamérica  y probablemente en el mundo por haber sido durante 30 años el prototipo de hospital-escuela en homeopatía. Este hospital se establece a partir de su antecesor inmediato el Hospital Homeopático de Pennsylvania para Niños fundado 9 años antes. El Hospital Hahnemann de Filadelfia llegó a tener a principios del siglo XX: 306 camas, 4132 pacientes internados durante 1 año con una tasa de mortalidad del 6.1%.
Una muestra de la amplitud de la práctica homeopática en los Estados Unidos la proporciona el Consejo en Educación Médica del Instituto Americano de Homeopatía con la siguiente estadística publicada en 1914:101 hospitales “acreditados”, 20,092 camas censables;109,527 hospitalizados en el año fiscal anterior; mortalidad del 4.1%; 153 instituciones registradas que promueven la utilización de la homeopatía (datos subestimados). En general se atendieron con homeopatía 287,887 enfermos.
En  India hay más de 250,000 practicantes homeópatas y 75,000 auxiliares médicos que la recetan. Es el país con mayor infraestructura homeopática en el mundo, con hospitales de gran tradición funcionando, como el Homoeopathic Hospital  Defence Colony de Nueva Delhi, y el Calcutta Homeopathic Hospital, fundado en 1918 y que es el más antiguo; y el Homoeopathic Medical College & Hospital de Bombay. En total se calcula que la India ha tenido más de 300 hospitales desde mediados del siglo XIX. En 1990 contaba con 180 instituciones de enseñanza general de la homeopatía que incluyen 120 escuelas con cursos de 4 a 5 años de duración, existían aproximadamente 300,000 homeópatas titulados y 7500 clínicas gubernamentales. Pakistán su país vecino también tiene un gran desarrollo de la homeopatía.
Otras naciones que han contado o cuentan con hospitales o pabellones donde se practica la homeopatía son: Rusia, Dinamarca, Holanda, Austria, Italia, España, Portugal, China, Australia, Nueva Zelanda, Tasmania, Canadá, Brasil.

Los Hospitales Homeopáticos en México:
La homeopatía mexicana inicia alrededor de 1850 por el entusiasmo de varios médicos homeópatas españoles procedentes de la isla de Cuba. Se prestigia cuando uno de esos médicos trata exitosamente con homeopatía un brote epidémico de Fiebre Amarilla en el Fuerte de San Juan de Ulúa, Veracruz en 1854, que da como resultado la autorización del gobierno federal para practicarla.
La inquietud de un médico oriundo de la región del bajío culminó en la instauración de un pequeño hospital en la ciudad de San Miguel de Allende, Guanajuato en 1871, llama la atención que su fundador, el doctor Rafael Degollado, que fuera director del Hospital de San Pedro y San Pablo (Hospital Juárez de México), renunciara a su cargo para dedicarse a la homeopatía. Desafortunadamente el respaldo económico prometido por el gobierno federal nunca llegó, lo que obligó a cerrar sus puertas en 1873. Todavía existe la casona que lo albergó. En esa época el Dr. Talavera de Veracruz estableció también un hospital homeopático en Orizaba, Veracruz.
En 1877 el Dr. Cresencio Colín creó el primer Hospital Homeopático en la ciudad de México al arrendar la Quinta San Isidro, ubicada en la colonia Arquitectos (actualmente San Rafael). Esta institución tuvo efímera existencia, solamente 8 meses, debido a que el predio fue vendido. Existió también otro hospital en la capital mexicana, ubicado en la calle de Ánimas 335 al que se le denominó Hospital de las Ánimas, también de fugaz existencia.
La gran inquietud y perseverancia de 4 ilustres médicos mexicanos encabezados por el Dr. Joaquín Segura y Pesado llevó a la fundación de la institución que ha sido el basamento para el desarrollo de la homeopatía mexicana, el Hospital Nacional Homeopático, el cual ha permanecido en el mismo lugar desde el día en que inició sus servicios en julio de 1893.
El hospital Inició su funcionamiento con 48 camas en 2 pabellones, en forma de plan piloto, siendo subvencionado por los propios fundadores. Tuvo tanto éxito que el gobierno lo toma bajo se tutela desde 1895, estableciendo en el mismo predio la Escuela Nacional de Medicina Homeopática. Según estadísticas de 1927, durante sus primeros 34 años de operación se atendieron en hospitalización 24,290 pacientes, de los cuales el 77% egresaron por curación, el 6.3% por mejoría, el 11% fueron altas voluntarias y solo 5.7% de defunciones. Se calcula que para esa época se habrían otorgado casi 700,000 consultas. Lo anterior proporcionado por 10 médicos homeópatas y utilizando exclusivamente homeopatía en los casos médicos.
En la actualidad el Hospital Nacional Homeopático pertenece a la Secretaria de Salud del gobierno mexicano, cuenta con 67 camas censables y 20 consultorios, se consulta a un promedio de 65 000 pacientes por año (el 68% con homeopatía) y se proporcionan alrededor de 22,000 atenciones en urgencias y 6,000 en hospitalización, en donde se utilizan medicamentos homeopáticos en el 20% de los encamados (excepto pacientes ginecoobstétricas). En estos días el hospital está desarrollando un proyecto de reedificación en donde se considera la inclusión de un centro de investigación aplicada en homeopatía y otras alternativas terapéuticas.
En 1910 se fundó en Mérida el Hospital de la Caridad de San José, de tipo privado, el cual permaneció hasta 1917. La Sociedad Médica Homeopática de Yucatán liderada por el Dr. Conde Perea establece en1923 el Hospital Homeopático Hahnemann en Mérida, institución estatal que fue clausurada por el Gobernador en turno en 1938. Este hospital junto con a Escuela de Medicina Homeopática de Yucatán dieron gran prestigio a la homeopatía mexicana en los años 20s y 30s del siglo pasado.
El Hospital Higinio G. Pérez anexo a la Escuela Libre de Homeopatía (1912), fue fundado como un sanatorio anexo de prácticas clínicas de la escuela en 1917. Habiendo iniciado su reconstrucción en 1950 y terminada en 1970 funciona actualmente como una institución de asistencia privada (IAP).

Análisis del desarrollo de los hospitales homeopáticos:
 En la fundación de hospitales parece haber un patrón que se ha repetido a lo largo de la historia. Primero se agrupaban algunos homeópatas en una organización profesional o de difusión de la homeopatía, después creaban dispensarios o clínicas, que servían de experiencia o base para posteriormente fundar un hospital cuando el momento era propicio. En algunos casos la homeopatía se infiltró en algunos pabellones o servicios de instituciones convencionales, prestando grandes servicios en las crisis epidémicas de varios países o apoyando a los hospitales militares.
Sin duda es el London Homoeopathic Hospital el modelo más exitoso de permanencia de un hospital homeopático pues ha jugado un papel primordial en el éxito y sobreviviencia de la homeopatía británica y también europea. Este es el caso de cómo un gran pionero y líder, el Dr. Frederic Foster Hervey Quin, pudo introducir la escuela homeopática y fundar este hospital además de otras organizaciones de ese país, desarrollándolas de 1834 a 1870. En este caso su ambición y liderazgo natural le permitieron fundar la Sociedad Británica de Homeópatas y un dispensario precursor del hospital. Esta sociedad fue disuelta cuando alcanzó los fondos suficientes para establecer un hospital, e incorporando sus asociados al hospital, el cual en 1854 elevó su prestigio al brindar gran servicio a su comunidad durante un brote de cólera, lo que hizo que el parlamento británico publicara sus magníficos resultados. El sostenimiento del hospital se hizo a base de donativos de gente adinerada, bazares y cenas de donativos. El Dr. Quin establece conexiones con la aristocracia y la clase rica de Londres lo que le permitió mantener esas aportaciones. Uno de los factores que fomentaron el respeto hacia la homeopatía de la comunidad médica y las autoridades sanitarias de Londres fue la estadística que esta institución pública desde las primeras décadas de su existencia, lo cual continúa por la norma que les impone el Servicio Nacional de Salud británico.
En Francia la creación de hospitales homeopáticos estuvo en mucho supeditados por la necesidad de completar la formación clínica de los médicos dedicados a la homeopatía, lo que era requisito indispensable para tener reconocimiento y prestigio dentro de la comunidad médica francesa de la primera mitad del siglo XIX. La gran mayoría de los hospitales eran públicos, los cuales curiosa y convenientemente contrataban homeópatas para resolver los brotes durante las epidemias de cólera. (Marsella 1854).
El desarrollo de la homeopatía dentro de los hospitales franceses estuvo favorecida por el aprendizaje de los médicos previamente contratados tenía interesado en aplicar esos nuevos conocimientos en sus pacientes internados.
Hubo gran oposición de la comunidad médica francesa a la introducción de la homeopatía en los hospitales por haber encontrado una debilidad en los efectos curativos de muchos pacientes con patologías básicas. El hospital de Saint Jacques muy modesto en su inicio sobrevivió duramente a pesar de los escasos ingresos que tenía. La aportación providencial de un banquero afín a la terapéutica le permitió sostenerse y crecer un poco. El Hospital Hahnemann de París (1870) tuvo entre sus intereses fundacionales el de rivalizar con el de Saint Jacques que se encontraba manejado por homeópatas eclécticos.
La historia de los hospitales e instituciones homeopáticas en los Estados Unidos no es del todo diferente a lo sucedido en Gran Bretaña. Aquí lo más relevante es como pudo surgir una agrupación médica, la Asociación Médica Americana (la más poderosa del mundo) para destruir al movimiento homeopático más importante de la segunda mitad del siglo XIX, al cual logró neutralizar en aproximadamente 20 años. Fue tal la debacle que en la actualidad sólo han quedado vestigios de las grandes glorias de la homeopatía hospitalaria americana.
En otras naciones el escenario de los hospitales ha sido semejante, aunque en países como India y México ha existido una relativa estabilidad debido a que algunas instituciones han sido respaldadas por los presupuestos públicos o se han transformado en instituciones privadas asistenciales de interés social subvencionados por patronatos.
Los establecimientos mexicanos han tenido que luchar denodadamente por no ser cerrados debido a legislaciones adversas, recortes financieros y luchas internas; también se han tenido que defender de la pérdida de la práctica homeopática al pretender cambiarles su nombre y función, en especial el Hospital Nacional Homeopático, que en varias ocasiones ha tenido que defender su casa de los ataques de ciertas autoridades sanitarias insensibles a las causas homeopática o francamente adversas.

Conclusiones:
Podemos resumir que los principales factores que han llevado a muchos hospitales homeopáticos al fracaso son: la filosofía y formación homeopática de los directivos y médicos tratantes del establecimiento sanitario, una mal definida misión de la institución, la tendencia mercantilista de sus directivos o propietarios, los prejuicios o actitudes negativas de algunas autoridades sanitarias o académicas hacia la homeopatía, el esquema de la seguridad social o seguros médicos del momento, la situación económica y política. También se observa que muchas instituciones homeopáticas simplemente declinaron o fueron cerradas al morir sus directores o fundadores, por incapacidad de los administradores en seleccionar a sus sucesores o por falta de líderes adecuados.
Es indispensable contar con el respaldo de instituciones hospitalarias acreditadas para continuar validando la homeopatía por medio del reporte sistematizado de sus casos y mediante ensayos clínicos controlados, bien diseñados. Lo anterior, sin menospreciar la recopilación extensa de casos debidamente documentados y curados con homeopatía por médicos y especialistas bien capacitados e independientes.  La figura del hospital homeopático debe ser central en el desarrollo y validación de la clínica homeopática, y por ello merece la aportación de recursos financieros, humanos y sobre todo intelectuales de los miembros de su comunidad. Solamente así podremos engrandecer y hacer perdurar esta disciplina tan benéfica para la humanidad.

REFERENCIAS:
Ullman D; La Homeopatía; Ediciones Martínez Roca, Barcelona; 1990
Coulter H.; Divided Legacy, Berkeley: North Atlantic; 1975, volume III.
Grupo Boiron; LA HOMEOPATÍA EN LA MEDICINA: La Homeopatía en el Medio Hospitalario; http://www.boiron.com/es/htm/03_homeo_medecine/homeo_milieu_hospi.htm; 
Miller, M. Geoffrey; The Homeopathic Hospital at Neuilly, France 1914-1916; 17th, April 1997 by Dr. M. Miller en la página web: http://www.homeoint.org/cazalet/neuilly/
Michel Barbosa, Oscar. Devenir Histórico de la presencia de la homeopatía en el centro del país. Memorias del III Foro Nacional "Presencia de la Homeopatía en México, Historia y Evolución". Irapuato, México. 1998.
Herrera, Otilio. "Notas históricas y biográficas de los fundadores y directores del Hospital Nacional Homeopático en sus bodas de oro". Revista MH, Homeopatía Medicina Social. No. 22. Año 1981.
Revista La Beneficencia Pública en el Distrito Federal, julio, 1927.
Sin autor; "Reseña histórica del Hospital Nacional Homeopático”. Archivos del Hospital Nacional Homeopático de la Secretaría de Salud. (1999); México D.F.
Delgado Crespo Angel "Como Nació la Escuela Libre de Homeopatía de México" La Homeopatía de México. Núm. 421. Octubre de 1979. México, D. F.
Diagnóstico Situacional del Hospital Nacional Homeopático; febrero, 2007.
Case study of the London Homoeopathic Hospital1849 – 1867.
M. Garden, « L’histoire de l’homéopathie en France 1830-1940 », O. Faure (sous la dir. de), Praticiens, patients et militants de l’homéopathie, en France et en Allemagne, Lyon, 1992.
François Flores, F.; Historia de la Homeopatía en México; Biblioteca de Homeopatia de México, A.C. ; México, D.F.; 2007.
Letzel, S.; History of the German Homeopathic Hospitals Short review. ISBN 3-7760-1497-0; Karl F. Haug publishing house; Publisher: Institute for the History of Medicine (IGM).
von Reiswitz. F. S; International Network for the History of Homoeopathy (INHH): Conference “Homoeopathy and Hospitals in History The “globulisation” of the hospital ward: 

Autor: Dr. Fernando Ochoa Bernal. Hospital Nacional Homeopático. México.
Fuente: http://homeopatiaacademica.webs.com/analisis.htm