DOS CASOS CLÍNICOS DE FALCO PEREGRINUS

CASO 1 El primer caso fue presentado por Jonathan Shore en el curso que impartió los días 19, 20 y 21 de Mayo en Montserrat (Barcelona) sobre pájaros y que se acompañaba de imágenes grabadas en video. Aquí se hace una adaptación del texto recogido por Lluís Torras, al cual agradecemos su esfuerzo y dedicación.
CASO 2 El segundo caso se ha extraído del libro de Jonathan Shore, Birds, homeopathic remedies from the avian realm. Se trata de un caso recogido por Bruno Galeazzi en marzo de 1999.
CASO 1
Este paciente tiene algo que nos impacta, es el aspecto serio de su cara y su fuerza, su potencia, es duro, mandíbula cuadrada. Es alguien que parece intimidar. Pensamos en Lycopodium por los pliegues nasales. También nos sugiere Platina. p. Hace 2 años me separé de mi mujer. La ruptura matrimonial fue abrupta. 8 años antes me cerré bastante, no sentía nada por ella. S. “Mi relación acabó de forma muy rápida, abrupta” Hace gestos hacia arriba con las manos, en el proving cuando describían su estado decían también que era hacia arriba. Platina sería más tajante en su manifestación. p. Quería establecer más conexiones de manera espiritual, me sorprendí a mi mismo porqué me metí en el campo del Tai-Chi y luego pasé a la meditación. Esto fue el movimiento de apertura, esto eran cosas que emanaban de abajo hacia arriba, veía la necesidad de abrirme. Cuando rompí con Karen tuve sueños muy vívidos: sueños de volar estando en circunstancias muy difíciles, donde era muy complicado despegar o aterrizar y era el responsable de otros pasajeros que confiaban en mí y que esta confianza no estaba justificada. S. Es un caso interesante: sueños de volar En los sueños la gente lo considera muy competente. “Si supieran… yo no soy tan competente” Esto encaja con la idea de Lycopodium. p. He tenido esa sensación de que soy inadecuado en los últimos 2 años. Durante muchos años he trabajado en un lugar muy pesado, pensaba que necesitaba ser heroico para alguien de alguna manera y si lo conseguía encontraría la felicidad. S. Es difícil discernir si lo que dice viene de él o son ideas psicológicas, llega a todo esto de forma muy rápida, te da la sensación que no es la primera vez que lo cuenta. No hay que negarlo pero hay que ser cautos. p. En un momento de apertura estaba muy cerrado y triste. A mi pareja nunca le había mostrado la parte débil. De vez en cuando algún ataque de pánico. Sensación de miedo en el estómago. Mi padre es alcohólico. En la época de ruptura con Karen bebía más alcohol, me enfadaba conmigo mismo. Dejé de beber totalmente después de la ruptura. S. hace un gesto con las manos en forma de C, es característico del remedio. p. Siempre me quedo las cosas para adentro. Cuando me duele algo lo oculto. Me caí de un árbol y me rompí el tobillo. Había una fractura abierta. Mi hermano trató de ayudarme, pero me lo quité de encima. Me arrastré solo hacia la casa. No me permito aceptar ayuda de los demás. S. es un niño y tiene dolor, pero le fuerza su voluntad de decidir. Yo voy a hacer esto por mí mismo y sino me muero en el intento. Aquí es difícil ver Lycopodium. No me parece una posibilidad de compensación, por eso ésta es la clave del caso porque es extraño, raro y peculiar. p. Siempre he pensado que debía hacer las cosas sin ayuda. Me he encontrado casi sin motivación. Trabajando en el gabinete de abogados busco cualquier excusa para irme, y esto me avergüenza. Sentimiento de culpabilidad por abandonar a Karen y los hijastros, por irme con otra mujer al poco tiempo. Ella se sentiría humillada y con una pérdida de su dignidad. S. Vemos que describe la sensación en relación a su mujer como pérdida de dignidad y humillación. Muchos reproches, y por encima de todo su gran voluntad. Lo opuesto de la voluntad es la humillación. Si tienes un gran Ego sentirás una gran humillación. p. Estas cosas me han afectado mucho. Me siento como un irresponsable. S. Coexisten unos grandes estándares: dignidad, responsabilidad… y se critica mucho. p. He tenido problemas para conciliar el sueño durante 8 años. No puedo dormir por la noche. Me acuesto, duermo media hora y me despierto y ya no puedo dormir. S Dice, “Cuando me despierto me siento remachado” Un remache es un metal que sirve de unión. Él se despierta remachado. Las imágenes encajan con su naturaleza. Esto no se lo ha dicho ningún psicólogo. p. Me voy durmiendo y despertando hasta las 3-4 de la mañana. Es un sueño poco reparador. Una sensación de inquietud, desazón de algo que me mordisquea por dentro en el abdomen, en el interior, y hasta las piernas están inquietas y me tengo que levantar. Voy a la cocina y me como 8-9 tostadas. S. Come mucho y cuando bebe, bebe mucho. p. Tengo gases. De joven era un ciclista compulsivo y en las carreras tenía que ser el mejor. S. Las aves mejoran con el ejercicio físico. Con el impacto del viento. p. Me entrenaba muchas horas a la semana. Creo que me pasé con el entrenamiento. S. Lycopodium siente una gran debilidad y lo compensa con la mente, esforzándose en el estudio. No son gente física en general. p. Una situación en la que no permitía la suficiente recuperación y volvía. Cuando quiero algo, soy compulsivo y pasional, me tiro de cabeza, el resto no cuenta. Hace 1-2 años empecé a tener un dolor en la espalda y es muy doloroso y me impide hacer ejercicio, esto es como una castración. Tengo un pitido en el oído. Problemas en la base del cuello que siempre están presentes. Hay como un nudo. Siempre es algo muy localizado. Pies fríos en los últimos 4 años. Me han diagnosticado una distrofia muscular tipo Charcot-Marie-Tooth, de origen genético. p. Tengo un hermano gemelo que de niño tuvo epilepsia. Los dedos de los pies se me quedan dormidos. Las pantorrillas se agarrotan. Siento calor en los pies. Dolores punzantes y hormigueo. Siempre he sido optimista. Me gustan los grupos sociales. No expreso el enfado y tardo en pasar a la acción y cuando llego exploto. El último año y medio he tenido demasiada energía sexual. Nunca tengo suficiente. Mi novia me tiene un miedo terrible. No me sacio, paseo por la calle y tengo pensamientos sexuales S. Esta sexualidad y las piernas inquietas indican una localización baja de la patología. p. Siento que me he limitado. Es como si hubiese enterrado algo de mí. Este deseo de encontrar una puta salvaje. S. Ha suprimido una parte suya. p. Tienes este lado salvaje y esto me atrae por la emoción, yo sí que busco emoción en el mundo de la aviación. Esta emoción de estar al límite, de hacer acrobacias y a la vez me da miedo, una parte es demostrarme a mí mismo. S. ¿Por qué dijiste piloto? p. Fui a la universidad con una beca de la marina. A los 6 años construí un avión con una caja y le pedía a mi abuelo que me trajera un motor y yo me veía volando con esta caja y haciendo “loopings”. Creo que es la emoción de la velocidad, la desorientación, ver como las cosas giran y todo esto. Ahora cuando lo hago hay un elemento de buscar la precisión, llegar hasta el límite de la maniobra. p. Dejé de ser piloto. Creo que tienes que ejercer una profesión reconocida en el mundo. S. ¿Qué tipo de pájaro? Tiene que ser muy rápido, con mucha precisión. Él era piloto de caza y lo que mejor hacía era atrapar a otro avión. Eso tiene que ver con fuerza y precisión. Pero ahora es abogado, ¿por qué? Tengo que ver qué sucedió. Si le encanta la abogacía, o ha perdido el interés como piloto. Por eso tengo que cuestionarme el remedio. p. Estudié derecho porque creí en parte que era como un desafío. Tengo una buena capacidad de oratoria y se trataba que ocupase un buen lugar. Cuando estudiaba derecho llevaba 9 años casado. La pauta siempre es la misma. Me cansé de la persona y me metí en la carrera. Mi mujer tuvo un lio y a mí me machacó. De alguna forma me machacaba. Yo he tenido el sexo idealizado. Mi mujer estaba ahí para mí como si yo fuera algo especial. Tuvimos dos conservaciones y no hicimos ningún esfuerzo por salvar nuestras diferencias. Me sentí libre y culpable al mismo tiempo. S. Los halcones los puedes tener domesticados y obedientes, pero un día se van porque tienen una independencia muy fuerte. p. Culpable, siento que no he cumplido con mi código moral, hay que tener algún orden moral y no he cumplido, yo siempre he tenido que tomar el camino más duro, más desafiante. S. En ingles la expresión "tienes los pies fríos" es como algo cobarde. p. Hice lucha libre de niño y tenía mucho miedo que vinieran mis padres a verme, me sentía inadecuado. Miedo de que me vieran perder. Llegué a ser campeón del estado, y antes de cada lucha tenia náuseas y era muy difícil pero sentía que lo tenía que hacer.
Tenía miedo a la humillación por si me rechazaban S. Esto a mí me satisface porque veo el eje de voluntad, de fuerza, de orgulloso, por eso cuadra la humillación. Sueños de volar. p. Los malos entrarían y matarían a la gente. Vi que había una catapulta enorme, y que ponían a la gente en ella y los lanzaban, la gente se caía y se mataba. Sentía la sexualidad altísima. Al principio me sentía vulnerable, que chocaría pero podía corregir la trayectoria. Y cada vez me sentía más relajado, excitado y alegre, el viento me cortaba la cara. 2 meses después S. Después de dos semanas hablé con el homeópata que me había pasado este paciente y me dijo que había unos cambios increíbles. Yo casi no lo reconocí. Me llamó y dijo que justo después de tomar el remedio hizo una gripe que trató con un enema de café cada día durante 4-5 días. Lástima. No asoció la gripe con el tratamiento. Entonces repetí el remedio. p. Mejoró un poco el dolor de la espalda pero sigue siendo el dolor principal. S. Su ánimo mejoró porque estaba muy deprimido, pero me dice que los síntomas físicos no han mejorado. p. Me siento positivo, estoy disfrutando más, soy más extrovertido. S. ¿Su deseo sexual sigue elevado? p. Se ha limitado un tanto, ha desaparecido la urgencia. 6 meses después p. Después del remedio sensación que la tripa da vueltas y esa especie de resaca que dura dos días. Tenia sensación de energía por el cuerpo, la parte lumbar algo mejor, los pies siguen fríos y faltos de tacto. En general mejoría, pero es difícil de describir. Por primera vez salí a hacer un paseo largo en bici. El tema del sueño ha mejorado y al despertar he sentido el cuerpo más relajado. S. cambiamos la potencia del remedio. Al final fue al cirujano que le dijo que se tenía que operar de la espalda y lo perdí. Los remedios de pájaros son muy buenos para neuropatías periféricas y del S.N. central. El halcón en el pico tiene un pequeño diente en la punta en forma de C. CASO 2 Mujer de 38 años de edad. Se casó con veinte años y su divorcio ocurrió un año después. Trabaja en una tienda de animales. Síntomas de presentación: Padece gastritis y colitis; dolores punzantes en los que se dobla, con sensación de desmayo. En el año 97 úlcera gástrica y gastritis erosiva; en el 99 gastritis de antrum (diagnosticada a través de gastroscopia) Antecedentes personales Muchas disputas entres sus padres. El padre muy cercano y sumiso, soporta la agresividad de su esposa. La paciente llegó a la conclusión que no debía intervenir en las peleas familiares. Reacción adversa a la vacuna de la polio en el primer mes de vida, cojea ligeramente. En el 1983 tuvo un hijo prematuro que murió poco después del nacimiento. Aborto voluntario en diciembre de 1997. Generales Sensible al frío; transpiración axilar en situaciones de excitación. Tiene muy poco apetito y deja de comer si se encuentra estresada. Sueño En la primera visita no refiere dificultades en el dormir y los sueños. Mentales Tendencia a magnificar todas las situaciones. Le gusta volar en parapente y le atraen el arte y la espiritualidad. No puede soportar las noticias de la TV porque sufre en demasía cuando observa los problemas que asolan al mundo. Llora con facilidad, y cuando llora sus dolores de estómago mejoran. Se enfada si observa comportamientos de frialdad e indiferencia con los demás. Siente las emociones exageradamente, sin término medio (tristeza, felicidad, lo que sea) Dedicada a las necesidades de los demás. No soporta los compromisos. Optimista, disfruta la vida. Amor por los animales. Le gusta cultivar amistades, muy compasiva. Siente que tiene un volcán interior que quiere explotar, necesita compartir, dar y recibir. Siente un gran potencial de amor interno para dar. Necesidad de salir del cascarón. Convencida de tener muchos defectos físicos, que los demás son mejores que ella misma. Sensación de fragilidad, como el cristal. COMENTARIO: En este punto de la entrevista le informé que pensaba en prescribirle Falco peregrinus. Sonrió y se mostró sorprendida: se sentía muy atraída por los halcones y las águilas. Además cuando se sentía triste pintaba halcones en las paredes de la casa, lo cual la hacía sentirse mejor. En la tercera visita me enseñó algunas fotos con sus dibujos de halcones en las paredes: realmente parecían imágenes exactas de halcones de verdad, también me dio un regalo que consistía en un halcón pintado encima de una piedra de río: lo tengo expuesto en mi consulta, y es una maravilla! Volar le sienta muy bien. En una ocasión participando en un seminario de espeleología sintió que descuidaba su parte etérea. La espeleología es un deporte para masoquistas. Siempre que escribe sus pensamientos dice que quisiera empezar a volar pero que se siente como metida en una jaula, nota que tiene alas pero aún así no puede desplegarlas. Cuando vuela en parapente le gusta seguir los halcones dejándose ir con el ascenso del aire caliente. Prescripción: Falco-p. 30C, 10 gotas noche, por la mañana, y de nuevo por la noche, imprimiendo 10 sucusiones en cada toma. SEGUIMIENTO DESPUÉS DE 3 SEMANAS Después del medicamento se presentan muchos síntomas durante varios días. Después de la primera dosis (noche): Intensos dolores en el estómago, dolores punzantes del estómago irradiados a la espalda (tan violentos que quiso ir al hospital) Después de la segunda dosis todos los dolores desaparecieron. En los días siguientes: dolor en el estómago que se agrava después de comer y que continua durante 10 días; posteriormente el dolor se traslada al brazo siguiendo el meridiano de acupuntura del Intestino grueso. Un escotoma, presente desde hacía 2 años parecía crecer después del medicamento; para luego volver a las dimensiones habituales. COMENTARIO: Empezó a dolerle el estómago después de un fuerte trauma emocional con su novio. Ella decidió dejarlo, pero al encontrarse embarazada y siguiendo tratamiento para su úlcera, optó por abortar. Deseos de color amarillo y azul. Muy afectada por los cambios climáticos: Peor antes de las tormentas. Peor por el viento del norte. Ahora es capaz de expresar la rabia (antes nunca había sido posible). Se compara a un halcón en caída libre. Llamada telefónica 10 días después: recurrencia de los dolores de estómago. Prescripción: Falco-p. 30C, 10 gotas noche, mañana, y noche (10 sucusiones en cada toma) SEGUIMIENTO UN MES DESPUÉS: Después del medicamento: sueños extraños durante 2 noches. Dolores de estómago alternando mejoría y empeoramiento. Hambrienta (siempre ha sido persona de poco comer y podía ir a dormir sin cenar). Percibe de forma clara que cada vez que expresa ira su estómago no se resiente. (mejor capacidad para expresar ira que en el pasado). En estos momentos puede reconocer que existe cara a los demás. Sensación de energías bloqueadas en las manos. Capaz de expresar sus sentimientos y lo que piensa. Después de la primera dosis del medicamento: sensación de bola de fuego en el estómago. Deseos de amor universal. Idealista en extremo: padece por la hipocresía de la gente. Ha roto una relación sentimental en la que existían continuos altibajos. Sueños: en relación a la fertilidad, embarazo, parto. Ha estado rememorando su primer hijo que murió en 1983. En un sueño, estando en el hospital, ve un niño muerto en un acuario. En otro sueño aparece su hermana con su hijo; ella (la paciente) juega con una muñeca y experimenta un gran amor como el que pudiera sentir por su hijo real. Temor a tener otro hijo, pero al mismo tiempo lo desea. Aparece un antiguo amigo que la llama por teléfono: está en situación expectante, pero siente que él la protege, y este sentimiento la hace feliz. Después de haber abortado en 1997 pensó en la idea del suicidio, sintió que había caído en el punto más bajo de su vida. Durante varios meses estuvo volando frecuentemente con el parapente. Breve sumario de acontecimientos A mediados del 97 dibuja su primer halcón. Septiembre del 97 inicio de dolores gástricos. Diciembre 97, aborto. Le gustaría dibujar un halcón atacando una paloma: pero esta misma imagen la atemoriza. Por ello piensa que preferiría dibujar un halcón que protege una paloma, pero no sabe cómo hacerlo para que le salga el dibujo. No soporta la idea del halcón matando la paloma. Se conduele por la paloma. Toda su vida ha sido sensible y receptiva al dolor de los demás. (Se compara con una paloma). Recuerda que en la escuela primaria obtuvo un galardón por su buen comportamiento. Era tímida, pero en su interior sentía mucha agresividad, un “terremoto”. En aquel tiempo descubrió que se podía juzgar de forma muy desacertada. Desde su infancia, tanto en la familia como en la escuela, se esperaba de ella un buen comportamiento. Se comportaba de este modo porque vio que era apreciada, y quería agradar a los demás. Ahora le viene en mente que después de la primera dosis de Falco-p. el zumbido de oídos y dolor de su pierna había reaparecido. Los mismos síntomas que había tenido en su niñez (pierna afectada de poliomelitis). Prescripción: Falco-p. 200C; 10 gotas por la noche, al día siguiente por la mañana, y finalmente una vez más por la noche. SEGUIMIENTO: Se encuentra muy bien del estómago y los dolores abdominales, y mejor que esto se siente de maravilla a nivel psicológico. COMENTARIOS DE BRUNO GALLEAZZI: He estado utilizando Falco peregrinus en numerosos casos. Prescribí Falco-p. después de buscar los siguientes síntomas en el MacRepertory, que parecen ser muy indicativos del remedio. Ilusión de que no tiene ningún valor Ilusión que se encuentra atrapada Ilusión que su cuerpo es frágil Ilusión que es fea Ilusión que es una prisionera Ilusión que está hecha de cristal (“frágil" desde mi punto de vista) En algunos casos la primera idea es pensar en Thuja y este punto me llevó a Falco-p. que cubría mucho mejor el caso. El paciente generalmente mejora de forma dramática su sensación existencial. El Ego se refuerza, el Yo adquiere mayor fuerza para expresar su identidad más profunda; generalmente el paciente afirma sentirse lo bastante fuerte como para encontrar su sitio en el mundo. La mayoría de mis casos con Falco-p. se trata de mujeres jóvenes entre los 20 y 45 años de edad. Autor: Dr. Xavier Cabré Casos seleccionados del Dr. Jonathan Shore.
Publicado en Revista Homeopática, septiembre 2005, nº 54.

3 comentarios:

marino dijo...

¿Dos "casos clínicos"? ¿Cuáles? Relatos novelados más/menos interesantes desde un punto de vista literario, pase. Que no es poco el mérito, el producto artístico de una desbordante imaginación aplicada a lo analógico, a lo intuitivo, a la sincronía reveladora de inefables pautas. Pero "casos clínicos", en el sentido incluso más generoso del término... disculpen el autor del escrito y el editor de la revista en la que se publicó, pero no. Por respeto a lectores realmente interesados en casos clínicos, no. Por la necesidad, ya perentoria viendo los "vuelos" que esto está tomando, de dotar a las comunicaciones clínicas homeopáticas de unos mínimos de calidad, no.
Si, como médicos, algunos o muchos renuncian a todos los nortes clínicos por orientaciones más/menos imaginativas, volar libre, pues vale. Pero, por favor: las cosas por su nombre.

XAVIER dijo...

En relación al comentario aparecido sobre dos casos clínicos de Falco peregrinus, aunque no pueda sentirme directamente aludido por haberme limitado a adaptar el primer caso y traducir del inglés al español el segundo, quisiera hacer las siguientes puntualizaciones:

Los casos presentados no pretenden ser ningún modelo de cómo debe ser un buen caso clínico en homeopatía sino sólo un acercamiento a la imagen de un medicamento extraído del reino animal y más concretamente de las aves rapaces del cual se tiene hasta el momento un conocimiento limitado. La primera experimentación patogenética de Falco peregrinus fue realizada en el año 1997.

Si se lee con atención, en la introducción del primer caso se refleja que se trata de la transcripción de los comentarios a unas imágenes de video en las que se entrevista a un paciente. Dichas imágenes del caso fueron presentadas en un seminario de homeopatía por el Dr. Jonathan Shore. El visionado de las imágenes completa la comprensión del caso. Por tanto a sabiendas que se daba una visión incompleta y fragmentada del caso se quiso dar un acercamiento al conocimiento del medicamento por parte del autor del libro: Birds, homeopathic remedies from the Avian realm.

Del segundo caso, diré que extrañará especialmente a quienes tengan un conocimiento parcial de la homeopatía que una parte de la anamnesis se pueda dedicar a la indagación sobre las aficiones del paciente, la elección de la profesión, los sueños y los aspectos referidos al inconsciente, incluyendo temores y el campo de la visión alterada de la realidad o de las ilusiones.

Al autor del comentario le parecerá un relato novelado e imaginativo, pero si se tiene una actitud de escucha este tipo de “relato novelado” aparece en algunas ocasiones de forma espontánea durante la consulta y si no se interrumpe o uno no lo descarta por considerarlo anodino puede dar información valiosa del modo en que el paciente afronta su existencia y como consecuencia su manera característica de enfermar y la indicación de uno o varios medicamentos homeopáticos.
La inclusión de resultados analíticos y de pruebas exploratorias tiene su valor especialmente en el seguimiento de la evolución de la enfermedad pero dice muy poco del paciente desde el punto de vista de la homeopatía.

Bruno Galeazzi responsable del segundo caso incluye al final los síntomas en los que ha basado su prescripción y que se corresponden con síntomas de la experimentación patogenética de Falco peregrinus manifestados en la esfera de las ilusiones.

Podrá estarse o no de acuerdo con su prescripción, y en la preponderancia de síntomas mentales que ha tomado en consideración pero finalmente la evolución del paciente en un período de tiempo razonable es la que valida o cuestiona el acierto en la prescripción.

En la medicina convencional, dejando a un lado la psiquiatría, raramente se explora el campo del inconsciente, si llegado el caso se obtiene información al respecto en general, se le concede escaso valor o no se sabe sacar provecho al material obtenido.

En conclusión, no me parecen dos casos clínicos muy representativos, pero me adhiero totalmente a la reivindicación de exigir una mayor calidad en la presentación de casos clínicos homeopáticos.

marino dijo...

Agradezco al autor de la réplica el contenido aclaratorio y el tono moderado de su comentario. Su labor de traducción merece asimismo el debido reconocimiento. También le agradezco su participación sin sentirse directamente aludido por la mía; de hecho, entiendo que la participación en estos debates está abierta a cualquier visitador del blog que tenga algo que decir y quiera decirlo. Ojalá nadie considere que el sentirse aludido deba ser condición sine qua non para participar.

Dudo que extrañe a quienes tengan incluso un conocimiento parcial de la homeopatía que parte de la anamnesis se pueda dedicar a la indagación de las aficiones, etc. del paciente. Es tan consustancial con la homeopatía la importancia de conocer la esfera psicoemocional (o como queramos llamarla) del paciente, que incluso a los prácticos de sus modalidades más heterodoxas probablemente no les resulte extraño. Lo que si puede extrañar, y de hecho extraña, a prácticos con muchos años de rodaje incluso en modalidades más, llamémoslas, clásicas de la homeopatía es la desmesura, la hipertrofia, lo forzado, lo artificioso que llega a resultar ese aspecto del estudio del paciente en algunas “anamnesis” publicadas. No creo que extrañe a nadie lo básico, lo fundamental de la homeopatía; lo que sí llama la atención es la aceptación pasiva y acrítica por parte de muchos de nuestros colegas de los supuestos “avances” de la homeopatía. Avances que, a fin de cuentas, no son sino opiniones, a menudo meras ocurrencias más/menos ingeniosas, de los carismáticos de turno. Pan para hoy y hambre para mañana.

No confundamos: he calificado de relatos novelados la presentación de los “casos clínicos” en la forma en que se hizo en el artículo que estamos comentando. Lo que cuenta el paciente respecto a las áreas que mejor describen su individualidad claro que son relato novelado, y no deben dejar de serlo. Se viene ponderando desde hace no muchos años en la anamnesis convencional la importancia del relato espontáneo del paciente, el jugo que se le puede sacar a la “narrativa” de lo que cuenta, más allá de su concreta dolencia, para su mejor comprensión y asistencia. También en esto nuestros predecesores en la homeopatía fueron pioneros. Pero la presentación de un “caso clínico” en una ámbito profesional es otra cosa, o debería serlo. También en homeopatía. Leyendo el último párrafo del autor de la réplica, parece que en esto estamos de acuerdo.

Ni estoy de acuerdo ni dejo de estarlo en la prescripción del segundo caso, pues ni era ni es mi intención valorarla. Pero sí discrepo con el autor de la réplica en su afirmación “la evolución del paciente en un período de tiempo razonable es la que valida o cuestiona el acierto en la prescripción”. Ni en este caso ni (casi) en ninguno se puede decir que la sola evolución valida o cuestiona (dicho así, de forma tan estricta) el acierto de ninguna prescripción mientras no demuestre que ha cambiado, por ejemplo, la sola evolución natural del paciente. Máxime cuando, como en el referido segundo caso, el seguimiento se resume en un escueto: “Se encuentra muy bien del estómago y los dolores abdominales, y mejor que esto se siente de maravilla a nivel psicológico”. Entre otras cosas que cabría comentar, el autor no ha considerado necesario repetir la gastroscopia referida al principio de su presentación del “caso”. Pues vale. Pero puede que no a todos nos parezca irrelevante este pequeño detalle en la valoración del resultado del tratamiento, de su control y seguimiento.

Salud.