GERMANIUM METALLICUM - El elemento

El Germanium Metallicum es un remedio homeopático reciente que se debe a la iniciativa del homeópata inglés Jeremy Sherr, quien en 1992, con sus estudiantes de la Dynamis School of Homeopathic Studies, realizó la patogénesis completa del Germanium Metallicum. Nadie mejor que él para presentar este remedio que, según sus propios dichos, se encuentra en el plano clínico más útil entre los 22 que él ha experimentado hasta hoy.


Germanio. El elemento. Sustancia.
Introducción
Elegí probar Germanio debido a su naturaleza actual. En la década del 80, Germanio se difundió como cura para muchas enfermedades. Surgieron clínicas de Germanio en todas partes, debido a que se obtenían resultados asombrosos en pacientes con cáncer, esclerosis múltiple, artritis reumatoidea, fatiga crónica y otros padecimientos graves. Era la respuesta mágica que muchos enfermos habían estado buscando.
Al mismo tiempo que Germanio comenzó a utilizarse como medicina, también ganó importancia en el área de la tecnología como semiconductor en micro chips, células solares, ingeniería láser, superconductores y otras industrias técnicas. Esta era realmente la era de Germanio.
Pero pronto llegaría a un abrupto final. La reacción secundaria no se hizo esperar, y comenzaron descubrirse efectos colaterales toxicológicos. En 1989, se prohibió el uso de Germanio en Estados Unidos. La revolución del superconductor perdió su fuerza inicial.
Ese mismo año, el muro de Berlín finalmente se rindió ante el pedido de paz. Alemania volvió a unirse. Y uno no puede dejar de asociar este elemento semi-metálico con el país que le da su nombre (en inglés Germany). Esta asociación parece reflejarse en algunos de sus sueños y síntomas mentales, pero dejo esta reflexión a la opinión libre de prejuicios del lector.
La patogenesia de Germanio permanece grabada en mi memoria. Una atmósfera pesada y densa prevaleció en esos tiempos, como si una nube espesa y gris se hubiera posado sobre nuestras mentes. La comunicación durante el período de prueba se tornó difícil. Los experimentadores se mostraron irritables y sufrieron fatiga extrema prolongada. Germanio demostró ser una sustancia poderosa, capaz de provocar efecto en las personas por largos períodos de tiempo de forma persistente.
El sufrimiento que experimentamos valió la pena. El remedio ahora cuenta con un cuadro importante y bien definido. Desde que finalizamos la recopilación, mis colegas y yo lo hemos utilizado con éxito en varios casos difíciles. La sensación de fracaso, enojo reprimido, extrañamiento, dislexia y fatiga son sólo algunos de los indicadores que hacen de este medicamento el remedio especialmente apropiado para nuestros tiempos. Hemos llenado un gran hueco de nuestra materia médica.

Sustancia
Germanio es un metal de color blanco grisáceo, con las siguientes propiedades físicas: punto de fusión 958.5C., punto de ebullición 2700 C., número atómico 32, peso atómico 72.6, valencia +2 o +4. Pertenece al grupo IVA de la Tabla Periódica, y es uno de los miembros de la familia de elementos que incluye Ci, Si, Ge, Sn y Plb.
De acuerdo con su posición en el sistema periódico, las propiedades físicas y químicas de Germanio son similares a las de silicio y, en menor medida, a las del estaño. El Germanio está presente en muchos minerales sulfúricos de plata, estaño, plomo, y cinc. Su utilización en la industria eléctrica, metalúrgica y cerámica se debe a propiedades tales como la capacidad de transmisión semi-unidireccional de la electricidad, su leve expansión al solidificarse, y su alto poder de refracción. También se encuentra presente en gran medida en rocas y distintos tipos de tierra. Su presencia en varios tipos de cenizas de carbón en hasta un 1 por ciento o más indica que las plantas lo absorben. Las plantas de cereales como la avena y la cebada, pueden absorber y almacenar cantidades considerables de Germanio cuando se presenta en forma soluble en tierra. Se pueden encontrar cantidades considerables en agua potable, en especial en aguas profundas. Germanio está presente en agua marina, y es un constituyente normal de la sangre humana y porcina. A pesar de su frecuente presencia en los organismos, poco se sabe acerca de su distribución y metabolismo en el tejido vegetal o animal.

Historia
El científico ruso Mendeleiev predijo su existencia, pero Germanio fue identificado por primera vez en 1886 por el químico alemán Clemens Winkler. El científico lo distinguió mientras analizaba la MENA argirodita, un mineral de plata. Winkler le puso el nombre de su tierra natal.
Wilhelm Reich y otros emplearon una vara de Germanio para utilizar la energía del universo y proveer electricidad gratis. Pudieron encender lamparitas sin ningún costo, mediante la vara. Años más tarde, Reich fue enviado a prisión donde murió en 1957. Todos sus libros y trabajos escritos fueron quemados.

Fuentes
Germanio pertenece a la Familia 4 de la Tabla Periódica, junto con carbón, silicio, estaño y plomo, y se lo clasifica generalmente como un semimetal o se dice que tiene propiedades de semiconductor. Suele estar presente en la corteza terrestre, y se estima que es más abundante que oro, plata, cadmio, bismuto, antimonio y mercurio; y está presente en igual medida que molibdeno, arsénico, estaño, boro y berilio. No es común que forme sus propios depósitos minerales, pero se encuentra presente en minerales sulfíticos de plomo, cinc y cobre y está altamente concentrado en algunos carbones. Las reservas más grandes  del mundo se encuentran en Tsumeb (originalmente Sudoeste de África) y en Zaire.

Descubrimiento de sus propiedades
Aunque en la década de los 20 y de los 30 los investigadores llevaron a cabo varios experimentos para poner a prueba los efectos microbianos, medicinales y botánicos de Germanio, no fue sino hasta 1948 que los investigadores comenzaron a utilizarlo para el desarrollo de dispositivos electrónicos, transistores y diodos, debido a sus propiedades semiconductoras.
Durante la década de los 70 Germanio fue remplazado por Silicio en el campo de la ingeniería de semiconductores, pero surgieron nuevas áreas de aplicación para este mineral, incluyendo fotodiodos semiconductores, rectificadores y células solares, aleaciones para ingeniería electrónica dental, espejos, sistemas ópticos, divisores de radiación para ingeniería láser y dispositivos de ingeniería infrarroja. Las aplicaciones tecnológicas para el dióxido de Germanio incluyen la producción de chips de poliéster, tubos fluorescentes y vidrio especial y, en la industria farmacéutica, la producción de compuestos orgánicos de Germanio terapéuticamente beneficiosos.
El número atómico de Germanio es 32. Posee 32 electrones, de los cuales 4 están en constante movimiento inestable en la capa más externa del átomo. Estos cuatro electrones son portadores de carga eléctrica negativa y si una sustancia externa se aproxima, uno será expulsado fuera de su órbita. A este fenómeno se lo conoce como el efecto agujero positivo, que se utiliza ingeniosamente para formar transistores y diodos. Cuando uno de estos cuatro electrones es expulsado, se crea un agujero de carga positiva y los tres electrones restantes atraen electrones de otros átomos para mantener el equilibrio.

Toxicidad
No existe ningún requisito biológico conocido para Germanio (Ge), germatos, o algún compuesto orgánico de Germanio. No se ha comprobado deficiencia por Ge en ningún animal. La ingesta dietaria diaria promedio de Ge en los humanos es de 1.5mg d. Ge se encuentra presente en alimentos consumibles, y todos, con pocas excepciones, contienen menos de 5ppmGe, ya que niveles más elevados son tóxicos para la mayoría de las plantas. Se ha comprobado que la ingestión de compuestos Ge produce efectos tóxicos en animales experimentales. En los últimos años, sales de Germanio inorgánico y nuevos compuestos orgánicos de Germanio, tales como el sesquióxido carboxilado de Germanio (Ge-132) y lactato citrato de Ge, se han vendido como “suplementos nutricionales” en algunos países (notablemente en Japón) por sus supuestos efectos inmuno-moduladores o como elixires de salud, lo que resultó en una ingesta de Ge significativa que superó la ingesta dietaria media estimada.
Desde 1982, se ha informado de 18 casos (EE.UU.) de malfuncionamiento o fallo renal agudo ligados a la ingesta oral de elixires de Germanio que contenían dióxido de Germanio (GeO2) o Ge-132. En estos casos, las biopsias muestran degeneración vacuolar en las células epiteliales tubulares renales, sin proteinuria o hematuria, en la ausencia de cambios glomerulares. En 17 ó 18 casos, el Ge elemental acumulado variaba de 16 a 328g durante un período de 4 a 36 meses, o entre 100 y 2000 veces la ingesta dietaria media estimada para los humanos. En los pacientes que sobrevivieron, el funcionamiento renal mejoró luego de la interrupción del suplemento de Ge. Sin embargo, en ninguno de los casos se logró una recuperación completa.
Se descubrió que uno de los compuestos orgánicos de Germanio, el spiro-Germanio, causa neurotoxicidad y toxicidad pulmonar, cuando se examinó su potencial quimioterapéutico como medicamento antitumoral, en el tratamiento de varios tumores malignos. El 40% de los pacientes enfermos de cáncer a los que se les administró spiro-Germanio, experimentaron una neurotoxicidad marcada aunque transitoria. Dos pacientes sufrieron de toxicidad pulmonar. En las pruebas realizadas con cáncer humano los resultados no han sido favorables, con la excepción de leves beneficios en tres tipos de malignidades. Existe una posible toxicidad renal, pulmonar y neurológica si Germanio y sus compuestos se administran en exceso.
El Ministerio de Salud de Inglaterra suspendió la venta de productos que contienen Germanio (que alguna vez fue considerado beneficioso para la salud) debido a su preocupación acerca de los posibles daños a la salud que éste podría provocar (1989).

Dr. Asai
El Dr. Kazuhiko Asai, investigador japonés, contribuyó a establecer la Fundación para la Investigación del Carbón en 1945 de la cual proviene la mayor parte de los primeros trabajos acerca de Germanio. La investigación y análisis minucioso, en aquellos días en los que no había equipos sofisticados, determinaron la existencia de Germanio en el carbón japonés, predominantemente en la sección de madera o veteada.
 El Dr. Asai intuía que Germanio en el carbón provenía de la materia de la planta no de la tierra circundante, lo que llevó a efectuar una serie de experimentos para investigar el contenido de Germanio en plantas que se consideraban terapéuticas en la medicina china, tales como el hongo de balda, ginseng, Hiel de Wisteria y otros alimentos beneficiosos para la salud, como el aloe, consuelda y ajo. Asai descubrió un alto contenido de Germanio en estas plantas y formuló la hipótesis de que el Germanio juega un papel importante en el proceso fotoeletroquímico de la fotosíntesis, el metabolismo y el proceso de autodefensa de estas plantas.
Ya se habían extraído formas inorgánicas de Germanio del carbón, para ser utilizadas en la industria electrónica y ahora, el equipo de Asai se proponía hacer lo opuesto: convertir el Germanio inorgánico extraído en orgánico. Esto se logró finalmente en noviembre de 1967, y para entonces, el propio Asai sufría de artritis reumatoidea aguda. El médico puso a prueba Germanio orgánico para sanar su enfermedad, que, a los diez días ya había desaparecido.

Germanio como estimulante inmunológico
Investigaciones a nivel molecular y clínico han demostrado consistentemente que Germanio orgánico evidencia importantes propiedades de intensificación inmunológica en animales y humanos. Germanio es un modulador e intensificador inmunológico y posee atributos de enriquecimiento del oxígeno y propiedades antioxidantes. Ha sido utilizado para fortalecer el sistema inmunológico y, como consecuencia de ello, para combatir enfermedades inmunológicas, como cáncer, SIDA, artritis reumatoidea y lupus eritematosa.
Se ha demostrado clínicamente que Germanio orgánico:
1. Estimula la producción de interferón inmunológico (gama)
2. Activa los macrófagos latentes y los convierte en macrófagos citotóxicos (asesinos).
3. Estimula la actividad celular asesina natural.
4. Estimula la producción de células supresoras T.
5. Aumenta la inmunidad reducida y devuelve la inmuno respuesta deteriorada en ratones de edad avanzada.

Germanio como oxigenador
Germanio orgánico también enriquece el suministro de oxígeno del organismo y es un potente antioxidante. Estas propiedades contribuyen a sus conocidos efectos beneficiosos en muchos procesos metabólicos interrelacionados del organismo.
Al enriquecer el suministro de sangre, Germanio puede:
1. Disminuir la necesidad de órganos en cultivo, de consumir oxígeno y aumenta la expectativa de vida de animales bajo carencia de oxígeno.
2. Protege contra la asfixia por monóxido de carbono, shock, enfermedad de Raynaud, y enfermedades relativas a la falta de oxígeno.
3. Es bueno para el tratamiento de enfermedades oculares y heridas, en especial quemaduras.
4. Junto con un tratamiento de oxígeno hiperbárico, brinda mejoras significativas en casos de esclerosis múltiple y otras enfermedades degenerativas.
5. Provee una red reticular cristalina unida con iones de oxígeno negativos y se dice que en realidad sustituye el oxígeno, y permite la atracción y eliminación de iones de hidrógeno acidificantes, lo cual desintoxica la sangre.
6. Incrementa la generación de energía del cuerpo el ingreso de oxígeno extra.

Germanio contra los agentes contaminantes
Podemos encontrar Mercurio en amalgamas dentales, y productos del hogar como termómetros y baterías; Plomo en pinturas, cañerías, gases de escape industriales y de automóviles; Cadmio, también en baterías; y radiación de lluvia radioactiva atmosférica, procedimientos médicos y dentales y uso industrial de productos radioactivos, como por ejemplo la irradiación de la comida: todos ellos causan un efecto. Germanio orgánico actúa como protector contra esta contaminación de metales pesados y radiación “capturando” los iones positivos en sus iones de oxígeno de carga negativa y descargando las moléculas contaminantes.

Germanio contra las mutaciones genéticas
Científicos japoneses han publicado resultados de investigaciones genéticas de microbios, que documentan la capacidad de Germanio de prevenir mutaciones genéticas por radiación gama y agentes mutantes químicos. En ratas, inyecciones de Germanio produjeron células supresoras T resistentes a la radiación. En enfermos de cáncer tratados con terapia de radiación, el tratamiento con Germanio les ofrece protección contra el exterminio de glóbulos blancos y rojos que provoca la radiación.

Los efectos del Germanio sobre el dolor
Aunque la mayoría de los casos que informan que Germanio alivia el dolor sean anecdóticos, datos recientes sobre neurofarmacología obtenidos mediante experiencias de laboratorio en animales han demostrado resultados concretos que le atribuyen a Germanio propiedades neuromoduladoras y analgésicas.
De los informes anecdóticos podemos decir que enfermos de artritis, angina y cáncer terminal describieron que sentían ausencia de dolor y sensación de bienestar, luego de ingerir grandes dosis de Germanio orgánico.
Parece ser que este efecto ocurre debido a la modulación de neurotransmisores, estimulando la secreción de serotonina, que ejerce un efecto calmante; aunque algunos experimentan efectos colaterales como somnolencia y visión defectuosa. Ha sido probado que el efecto analgésico se produce previniendo la degradación de encefalinas, una clase de las moléculas del cuerpo que alivian el dolor.

La acción de Germanio contra el cáncer
La clínica del Dr. Asai recetaba Germanio orgánico a los pacientes enfermos de cáncer junto con una dieta antiácida y un tratamiento contra el estrés. En el otro extremo, los grupos oncológicos de América del Norte administran Germanio de forma intravenosa a los enfermos de cáncer que ya han probado todos los demás tratamientos antes de ser aceptados a la prueba clínica con Germanio.
Debido a que Germanio orgánico es una sustancia natural con ninguna toxicidad virtualmente comprobada, se lo clasifica como suplemento dietario y no como droga, lo que ha permitido un progreso más rápido en el descubrimiento de su acción terapéutica en humanos, para tratar muchas enfermedades graves, inclusive el cáncer. Las investigaciones sobre el cáncer han demostrado que a nivel celular, en animales y humanos, la evidencia sobre las propiedades contra el cáncer de Germanio orgánico es sólida y reproducible. Experiencias han demostrado que Germanio orgánico inhibe la síntesis de proteínas de ADN y ARN de estas células cancerígenas, en concentraciones muy bajas.

Otros estudios
Varias pruebas han demostrado que Germanio orgánico inhibe la síntesis de proteínas AND y ARN en estas células cancerosas, en concentraciones muy bajas. Otros estudios han demostrado resultados positivos en el tratamiento de cáncer de colon, pulmón y de cánceres tipo mieloma y también la capacidad de Germanio de aumentar el tiempo de vida de animales con ciertos tipos de cáncer, activando mecanismos de inmunidad, como macrófagos, células asesinas naturales, interferón y linfocitos T supresores.
Estudios clínicos han demostrado que el bienestar de pacientes enfermos de cáncer se incrementó, y que experimentaron un significativo alivio del dolor. En los casos es que se administró Germanio orgánico de forma intravenosa, algunos pacientes experimentaron efectos colaterales leves, como mareos, que fueron eliminados entre unos minutos y varias horas. No existe evidencia de toxicidad acumulativa, ni de depresión de la médula ósea.

Germanio y la artritis
Se han utilizado metales como el oro, platino, rutenio y metaloceno desde la década de los 20, para el tratamiento de la artritis reumatoidea, una enfermedad autoinmune.
Se ha empleado Germanio orgánico en estudios clínicos con animales y humanos y se han obtenido resultados alentadores:
• Lesiones primarias y secundarias de inflamaciones inducidas artificialmente se redujeron luego de la administración oral de Germanio orgánico.
• Lesiones establecidas desaparecieron luego de un tratamiento a largo plazo.
• Germanio orgánico reparó los niveles aumentados de IL1, un producto encargado de la regulación inmunológica.
• Germanio orgánico puede inducir o mejorar la actividad de los linfocitos supresores T en ratas con artritis y sin artritis, las cuales son resistentes a la radiación. (La actividad deficiente de los linfocitos supresores T está vinculada con la patogénesis de enfermedades auto inmunes, como la artritis reumatoidea).

Estos estudios sugieren que Germanio orgánico podría incidir en la artritis modulando las funciones macrófagas, que forman parte de la inflamación y la regulación inmunológica. La inhibición de las funciones macrófagas podría interferir con la presentación del antígeno a las células T auxiliares, lo que podría llevar a la inducción de células supresoras. Además, la inhibición de la producción de IL1 en la articulación inflamada podría resultar en la reducción de la inflamación local y la destrucción de tejido.

Germanio y las enfermedades mentales
Germanio ha sido utilizado en el tratamiento de psicosis crónica, depresión, epilepsia y esquizofrenia, en la Clínica de Investigación Asai. Las razones de su empleo son las siguientes:
1. Incrementa el suministro de oxígeno al cerebro.
2. Debido a sus propiedades antioxidantes puede neutralizar radicales libres de tóxicos, y así ayuda a prevenir el daño por peroxidación a las membranas y además tiene un efecto purificador en la calidad de sangre.
3. Posee la habilidad de capturar y descargar metales pesados como el mercurio y el cadmio, conocidos por sus efectos neurológicos nocivos.
4. Sus propiedades de mejora inmunológica afectan otros sistemas bioquímicos y neuroquímicos del cuerpo, estimulando los mecanismos inmunológicos del propio organismo.

La mejora de las funciones hormonales e inmunológicas además tendrá efecto en la salud mental y la conducta del individuo.

Efectos terapéuticos
En vista de la acción de Germanio orgánico a un nivel físico fundamental, que actúa para restaurar la homeostasis mediante una variedad de efectos saludables (oxigenación, modulación inmunológica, captura de radicales libres).
No es de sorprender que haya actuado favorablemente en muchas enfermedades graves, inclusive:
• Candida albicans (donde los organismos de levadura prefieren medios anaeróbicos).
• Malaria (en la cual el desarrollo de cepas resistentes a varios químicos significa que la posibilidad de infección sólo se reduce cuando el sistema inmunológico del individuo es más fuerte).
• Osteoporosis senil (donde la administración de Germanio orgánico parece reducir los niveles de suero de PTH, previniendo la disminución de la masa ósea).
• Enfermedad cardiaca y angina de pecho.
• Problemas circulatorios y Enfermedad de Raynaud.
• Enfermedades oculares, como el glaucoma, catarata negra, desprendimiento de retina e inflamación de la retina y los nervios ópticos.
• Epilepsia

Seguridad
El Germanio orgánico es una sustancia natural y no es tóxico, aunque una variedad de Germanio fabricado ha mostrado que es capaz de causar efectos colaterales nerviosos transitorios.
Se absorbe y elimina fácilmente sin sufrir alteración metabólica, y cuando es administrado por vía oral, se distribuye ubicuamente en todos los órganos (ningún órgano es un específico, y no hay diferencias en los patrones de distribución entre diferentes sexos. Luego de 12 horas en el organismo no deja concentración residual, y es eliminado sin modificación metabólica, por la orina, en 24 horas.
El único caso de muerte causada por Germanio fue el de una mujer que había estado tomando un compuesto de Germanio de 600 mg por día, durante 18 meses y falleció de insuficiencia renal. Un análisis del compuesto reveló que era principalmente dióxido de Germanio, con algo de Germanio orgánico. Una autopsia reveló anormalidades celulares de tejidos renales y una acumulación incrementada de Germanio en varios órganos. Sin embargo, no fue posible determinar si Germanio causó la insuficiencia renal o si la insuficiencia renal causó la acumulación de Germanio, ya que éste es eliminado principalmente por los riñones.

Alimentos con Germanio
Germanio se presenta en cantidades residuales en la mayoría de los alimentos, pero en concentraciones altas sólo en almejas, atún enlatado, y habas horneadas. Se ha comprobado mediante análisis que existen sólo cantidades residuales en plantas utilizadas en medicina china.

Principales efectos de intoxicación por Germanio
• Malestar general.
• Síntomas gastrointestinales, inclusive vómitos, anorexia, pérdida de peso.
• Problemas musculares, inclusive debilidad muscular generalizada, atrofia muscular difusa, miopatía, disturbios en la marcha.
• Sangre: anemia, acidosis láctica grave.
• Sistema nervioso: daño muscular y nervioso, neuropatía periférica, parestesia (estremecimiento y entumecimiento) de las extremidades, disartria y ataxia al andar, pérdida de la cubierta de nervios largos, pérdida de las fibras nerviosas, disfunciones autonómicas, parálisis nerviosa craneal múltiple, gliosis en la columna dorsal de la médula espinal, deterioro y ataxia troncal, arreflexia, fasciculación de la lengua (movimientos nerviosos espasmódicos), conducción nerviosa reducida, ataxia cerebelosa.
• Riñones: nefropatía, lesión renal con disfunción renal crónica, insuficiencia renal grave, disfunción renal, función renal deteriorada sin proteinuria o hematuria, falla renal persistente por algún tiempo después del evento. Degeneración tubular específica dentro del riñón, degeneración vacuolar de túbulos renales, degeneración de túbulos distales, degeneración de células tubulares renales, degeneración tubular y fibrosis intersticial, atrofia tubular, grave vacuolización hidrópica de células tubulares.
• Hepatotoxicidad del hígado, hepatomegalia con disfunción hepática, esteatosis hepática, esteatosis panlobar, esteatosis hepática grave.

FARMACIA
El metal puro en polvo, obtenido de fisiones químicas, fue triturado hasta la tercera centesimal y potenciado a 200c mediante el método tradicional de un solo frasco de Hahnemann. Fue hecho en la Farmacia Helios.


Autor: Dr. Eduardo Imventarza (Argentina).