Dr. Constantino Hering

Pionero de la Homeopatía en Norteamérica
Nacido el primero de enero del 1800, en Oschatz en Saxony, hijo del asistente del rector, Constantino Hering cursó sus años de escuela en Zittau, a donde su padre había sido transferido como rector. En 1817, estudío en la Academia de Cirugía en Dresden y en 1820 se fue a la Universidad de Leipzig a estudiar medicna. En la primera parte de sus estudios en Saxon, capital de Muses, hace amistad con Hahnemann.

Presenciaba sus conferencias sin entrar en conexión cercana con los estudiantes de Hahnemann. Pues éstos eran en su mayoría más grandes que él, y ellos habían formado un estricto y exclusivo círculo alrededor de ellos mismos.

Hering era un estudiante y un asistente del cirujano Dr. Robbi, quien después de una tendencia inicial hacia la homeopatía, se había convertido en un decidido antagonista de ésta.

El publicante de Leipzig, Baumgartner, le había pedido al Dr. Robbi que escribiera un libro en contra de Hahnemann y la Homeopatía titulado Heresy. Hahnemann, habiendo sido expulsado de Leipzig, debía de ser completamente aniquilado desde el punto de vista científico.

El Dr. Robbi no aceptó esta propuesta porque no tenía el tiempo suficiente, pero mandó al publicante a su asistente Hering. El que después sería honrado por la propuesta de publicante, Hering se entregó por completo al estudio cuidadoso de los escritos de Hahnemann. De esta forma él se involucró en la comprobación de la eficacia de las medicinas y empezó a practicar experimentos homeopáticos.

En 1821 él anunció su conversión a la homeopatía sin reservas para su maestro y para Baumgartner, quien le había hecho la propuesta.
 
Baumgartner se convirtío hacia la homeopatía tiempo después y ayudó a promover el movimiento, publicando trabajos y escritos de homeopatía. Era de temerse que las nuevas convicciones de Hering y su conversión a la homeopatía pudiera perjudicarlo en los ojos de sus maestros de Leipzig. Por lo cual, se fue a estudiar a Wurzburg y se graduó el 23 de marzo de 1826. En su tesis de doctor de medicina futura(sobre la medicina del futuro), se confiesa como un homeópata. Después de eso, regresa a Sajonia, para adquirir su permiso para practicar medicina en su país natal después de una examinación posterior.

Durante su preparación para ésta, él es asignado instructor de ciencia y doctor de la casa en el Instituto Educacional de Blochmann en Dresden. Esta posición le llamó bastante la atención dado su especial interés en ciencias naturales.

Pero, al año siguiente, un pariente lejano de Suriana, regresó a casa. Éste reflejaba tal entusiasmo en los recursos naturales del país, que Hering y Weinhold. el investigador científico, decidieron viajar con este pariente a la Guayana Holandesa.

El gobierno de Saxon y el Director de Blochmann apoyaron el proyecto con gran entusiamo, y así fue como Hering pudo ir a Suriana en 1827. Pronto después de su arribo, los dos exploradores se dieron a la tarea de un viaje de estudio científico al interior de este país.

En el curso de éste, Hering decubre el 15 de diciembre de 1827, cerca de Paramaribo, la capital de Surinam, a un hombre tirado, desesperadamente enfermo, al lado de un camino y lo toma dentro de su cuidado.

Cuando Hering regresa de su viaje, el recuperado paciente lo busca y lo toma como su maestro.

Por recomendación de este paciente y como el resultado de otras curaciones exitosas -Hering ya utilizaba el método homeopático- el gobierno lo hace médico oficial de Paramaribo. Hering mantiene conexión continua con su país natal, mandando sus experiencias y los resultados de sus investigaciones en materia médica.

De este periodo de su práctica como doctor en Paramaribo, se tienen cartas dirigidas a Hahnemann y numerosos artículos del archivo de Stapfs.

Añorando su país natal, Hering regresa a Alemania en 1833, aunque sea por una visita corta. A su regreso al nuevo mundo, arribó a Filadelfia (U.S.A.)donde amigos le pidieron que se quedara.

Él se estableció en este estado de la Unión Americana y fue desde este momento en adelante, su activo trabajo para la homeopatía.

Es sobresaliente lo que Hering, además de sus deberes méicos, logró en organización y en trabajo literario. En 1835 fundó, en conjunto con el doctor Wesselhft, la Academia Norteamericana Homeopática, en Allentown, a treinta y tres millas al norte de Filadelfia.

Fue la primera institución para la educación de la homeopatía en el mundo.

La institución tan sólo pudo existir unos cuantos años. Una deshonesta secretaria mal usó los fondos y enemigos de la homeopatía tuvieron todos los medios a su disposición.

Mientras tanto, Hering tuvo que batallar con dificultad acudiendo a Hahnemann para que lo ayudara en esta intención.

Sin embargo, el amor por su país natal, lo hizo regresar en 1845, manteniéndolo un año en Saxony y aparentemente atándolo para siempre a su tierra natal, pero su nuevo hogar en el nuevo mundo también lo llamaba y regresó de nuevo a los Estados Unidos a promover la homeopatía, esta vez con fresco caraje y renovada energía.

Junto con el doctor Williamson y el doctor John Jeanes fundó una nueva institución de instrucción para la homeopatía en febrero de 1848 -el Colegio Médico de Hahnemann de Philadelphia, Hering impartío clases hasta 1869 como profesor de Materia Médica.

Esta institución educacional, también tuvo grandes dificultades que superar antes de que fuera capaz, por medio de los generosos apoyos de adherentes homeópatas, para desarrollarse en un gran y autosuficiente instituto de la Homeopatía.

Hering escribió un inusual gran número de trabajos literarios. Encontramos un gran número de volúmenes en procedimientos médicos comprobados, curas exitosas, preguntas homeopáticas en disputa en los más variados diarios americanos y alemanes.

Su estilo era extraordinariamente suave, atractivo y conciso. Tal fue así que contradicciones y vacilaciones ocurrieron, trayendo a su paso disputas con Rummel y otros. No es, después de todo, de asombrarse.

Con especial interés él empezo un movimiento en América en pro de la adopción de comprobación metodológica de la medicina y avanza en esta causa lo más que le es posible. Estos resultados fueron seguidos en Alemania con gran interés.

Hasta la muerte de Hahnemann, Hering se mantuvo en constante contacto con él. Fue por la repetida urgencia del maestro que Hering, junto con doctores homeópatas de Filadelfia, le entregaron a su viuda un diploma de doctor.

Pero a pesar de este gran respeto y veneración por el maestro, Hering siempre se las arregló para mantener su juicio independiente. Aunque, en el año de 1837, Hering confeso:
Generalmente soy considerado como un estudiante y un adherido de Hahnemann y admito soy de los que se adhirió a él con más fe, veneración y entusiasmo por su grandeza. Pero al mismo tiempo, declaro que a la vez, desde mi primer encuentro con la homeopatía (1821) hasta el día de hoy, nunca he aceptado una sola teoría del Organon sólo porque está ahí estipulado.

A los ochenta años, fuerte y activo hasta en sus últimos años, Hering muere de un ataque al corazón el 23 de julio de 1880 después de regresar de una visita a un paciente.

Hering estuvo en la homeopatía como un trabajador incansable en el impulso de la maquinaria de la nueva ciencia de la curación.

A su precipitada partida de esta vida él había completado su misión (prepararle un lugar a la homeopatía en América).


APORTACIONES DE C. HERING
Antes de la Primera Guerra Mundial había en los Estados Unidos un total de 56 hospitales generales puramente homeopáticos, con 35 a 1,400 camas cada uno, nueve hospitales para mujeres (exclusivos de comadronas) con 30 a 100 camas cada uno, 13 asilo mentales con 150 a 2,000 camas cada uno, nueve hospitales para niños con 30 a 100 camas cada uno, 21 sanatorios con 20 a 250 camas, ocho orfanatos con tratamiento puramente homeopático, teniendo acomodamiento para 50 a 825 ocupantes cada uno.

Aquel éxito se le debe atribuir a Constantino Hering por su incansable labor y por el gran autosacrificio y devoción que tuvo para la Homeopatía.

Dentro de su producción literaria encontramos:
10 tomos de los Síntomas G. de Hering.
Materia Médica Condensada de aproximadamente 1,000 páginas.
Medicina Popular Homeopática.
Medicina Homeopática Doméstica.
Repertorio Manual de la Academia de Allentown.
Repertorio Analítico de Síntomas Mentales.

Contribuyó a la materia médica homeopática individualmente y en grupo con las siguientes patogenesias:
Aceticum Acidum, Aloe Socotrina, Allium Cepa, Apis Mellefica, Bronium, Caladium Seguinum, Calcarea Phosporica, Cistus Canadensis, Crotalus Horridus, Fluoricum Acidum, Glonoinum, Hamamelia Virginiana, Hippomanes, Hydrophobinum, Hypericum, Kalmia Latifolia, Kobaltum, Lachesis Trigonocephalus, Lachnantes Tictoria, Lithium Carbonicum, Mephitis Mephitica, Phytolaca Decandra, Tellurium Metallicum, Theridion Curassavicum Psorium, Selenium.

Constantino Hering dentro de todo su ejercicio profecional pudo trascender gracias a su talentoso esfuerzo y su congruente practica Clínica del Unicismo Homeopático (Prescribir un solo medicamento por vez) como lo demuestra las Notas Clínicas que se puedieron rescatar de él.


Autor: Dr. Gabriel Martínez Fragoso, de Aguascalientes (México)
Artículo cortesía del autor para homeopatía.com.mx
Fuente: http://www.golf.com.mx/adminhomeopatia/notinoticias.cfm?p=2&idt=302