Las prioridades

Colegas

Hay muchas versiones o percepciones de la homeopatía, sabemos de varias que calan hondo, entran en conflicto y generan discusión. Otras maneras de verla se parecen mucho y son sólo diferencias de forma, no de fondo, asi que no son motivo de división. Primero tal vez hay que enfocarse en las que generan mayor ruptura y discrepancia, sobre todo aquellas que alejan la homeopatía de las ciencias naturales y las ciencias de la salud. Para decidir cuál está en la posición o concepción profesional y cuáles deben eliminarse se necesita el veredicto de la evidencia experimental. El problema es no tener acceso o conocimiento de la evidencia experimental creciente. Veamos ejemplos de nuestra situación ante la evidencia experimental.

-Aún no tenemos evidencia sólida de cómo actúa la homeopatía al curar. Aunque gracias a la investigación ya se han descartado ocho hipótesis o explicaciones tentativas, aún nos quedan dos hipótesis muy fuertes que están siendo trabajadas en la India. Aún no sabemos si el organismo reacciona defendiéndose en contra del medicamento (y en el proceso en contra de la enfermedad) o si es el medicamento el que corrige el desquilibrio del organismo. Cierta evidencia apunta hacia un efecto de campo o electromagnético en el organismo que influye en la curación, pero no sabemos en que porcentaje lo hace. Desconocemos si este efecto biofísico es la mayor responsabilidad o si los aparatos y sistemas son los responsables directos en la mayor parte del evento curativo.

- Ya tenemos evidencia sólida de que la memoria del agua es el factor activo en la dinamización homeopática, además hay evidencia de que existe un campo electromagnético en la dinamización. Esta evidencia indica que la farmacología homeopática será explicable por la física (EDC) y la fisicoquímica, mas no por la química.

-Aún no hay evidencia precisa de cómo el agua sigue activada con el tiempo y aunque está seca la pastilla de azúcar.

-Ya hay evidencia experimental de cambios en las propiedades fisicoquímicas del agua. Aunque ya comienza a perfilar la evidencia experimental de la existencia de conglomerados, racimos o clusters en el agua activada, aún no hay evidencia suficiente de la manera en que cambia su estructura molecular.

-Ya hay evidencia experimental suficiente del efecto de la dinamodilución en anfibios, microorganismos como basófilos y plaquetas, plantas (germinación), en la desintoxicación de humanos, animales y plantas. Pero una cosa es que haya efectos (etapa del descubrimiento, descriptiva o empírica) y otra cosa es la manera en que se provocan esos efectos (etapa explicativa que comprende el fenómeno).

-Aún no tenemos un par de patologías donde una serie de ensayos experimentales con el mismo protocolo pero en centros independientes prueben de manera innegable su eficacia en la enfermedad. Nos desgastamos en investigar esta o aquella nueva enfermedad, sin fortalecer una sola para que vaya adquiriendo el peso necesario.

Si Hahnemann dijo que “investigar la homeopatía fuera de la física es como tratar de entender un imán con ayuda de la química” y si luego buscamos a los que investigaron mejor la homeopatia, de manera más exhaustiva y encontramos que son cuatro –Belon, Benveniste, Endler y Elia- y además todos coinciden que es la física de la memoria del agua la responsable de la acción, si todo esto queda establecido de manera tan contundente, ¿qué estamos esperando? No hay otra manera de presentarnos ante la comunidad médica y académica que con el peso de esta gran cantidad de evidencia. ¿A qué viene ese temor o timidez a proclamar este gran descubrimiento que muestra el genio de Hahnemann?

Es muy reciente la época en que los maestros se disputaban primacia de esta o aquella escuela, por eso hay gran desconfianza en el otro pensador, porque antes eran realmente enemigos, campos de batalla en donde ganaba el que tenía su grupo, su escuela, sus diplomados, sus cursos. Pero ahora se trata de ver si es posible salir de aquel esquema y entrar en el de la ciencia. Ahora prevalece el que tenga más conocimiento de la evidencia científica a favor de los principios de la homeopatía. Si son varios y se unen, entonces puede haber el germen de una disciplina médica nueva, digna y respetable. La homeopatia no puede aspirar a ser aceptada por ahora por la comunidad médica y académica, pero sí puede ganarse el respeto y ser tolerada. Para eso la homeopatía debe presentar un frente unificado en donde la dignidad y el orgullo de ser homeópatas se vista, gracias a la ropa de la evidencia experimental.


LAS DIFERENTES PRIORIDADES

-Para algunos defensores de la homeopatía lo principal es atacar a la alopatía, y si ellos consideran que la ciencia médica es la alopatía, pues entonces es importante el ataque contra la ciencia médica también.

-Para otros defensores de la homeopatía lo principal es hacer alianzas para fortalecerse, alianzas por ejemplo con el reiki, los cuarzos, los cristales curativos, los colores y aromas curativos, todo lo que haga grupo.

-Para otros defensores de la homeopatía lo principal es hacer alianzas con la biofísica, la fisicoquímica, fisicomatemáticos, biólogos, genetistas e inmunólogos, para que sus profundas investigaciones nos fortalezcan con la evidencia experimental creciente.

-Para otros defensores de la homeopatía lo principal es adentrarnos sólo en la lectura de los textos antiguos, aprender con precisión el Organon, conocer con exactitud la vida de Hahnemann, en una suerte de posición Menonita que nos lleve a la grandeza de aquellos tiempos de las grandes curaciones con la dosis única. Divulgar pero sólo divulgar la palabra del pionero, y de preferencia del pionero sobrenaturalista o metafísico. Leer libros escritos por contemporáneos es algo que hacen los alópatas.

PROPONGO TRES PUNTOS CLAVE O MAXIMAS. Así como hay que ponerse de acuerdo en lo prioritario como estrategia, debemos ponernos de acuerdo en al menos tres puntos fundamentales para proyectar la homeopatía. Por ejemplo:
- “La homeopatía es una disciplina de la medicina, pues no es otra medicina, ni es rama de alguna otra medicina”.
- “La homeopatía ofrece descubrimientos importantes para las ciencias naturales”
… agregue una máxima de su preferencia.

LOS DEBERES PRINCIPALES DEL GREMIO.
Curar a sus pacientes sin atormentarlos con exigencias exageradas en la dosificación.
Investigar su efecto en la materia (curativo o físico)
Investigar estructura fisicoquímica de sus fármacos
Investigar las propiedades fisicoquímicas de fármacos
Formular una explicación de la manera de actuar y curar.

Las ideas como las de mi amigo que presentó una estrategia de reacción rápida para defender y reconstruir la homeopatía ante los ataques internos del propio gremio, esas ideas son como chispazos que llaman la atención pues traen luz, el problema es que caen como chispas en pasto verde… primero atraen la atención, pero pronto se apagan y quedan olvidadas. Aunque son excelentes chispas … no encienden nada. La pradera debe estar seca. Verla secarse es algo que va para largo. Tal vez una o dos generaciones más. Por lo pronto hay demasiada inseguridad entre los homeópatas, algunos dicen “Aposté al Hahnemann II, ¿pero qué tal si el Hahnemann I de la fuerza vital tenía razón?… “¿con qué cara voy entonces a decir que me equivoqué?”. “¿Qué tal si era realmente el alma la que se cura primero, y el medicamento no actúa por la física del agua activada, sino que es un efluvio inmaterial?” ¿Qué tal si unirnos a la aromaterapia era mejor estrategia que unirnos a la biofísica?” “¿Qué tal si los fisicoquímicos no nos ayudan tanto como los metafísicos del reiki y los péndulos?”. Estos pensamientos y confusiones aún reinan en el gremio. Otro obstáculo es la rivalidad, de alguna manera todavía causa estragos. ¿por qué tu y no yo?” “Yo lo pensé primero” etc.. Algo que no sé cómo se pueda superar, pero evidentemente en las demás disciplinas médicas lo logran, y en las ciencias naturales. Y eso les ha permitido prosperar y ganarse un lugar en la ciencia. La unidad entre los homeópatas a veces se consigue pero para hacer el mal, para dañar, para desprestigiarla, como cuando se unen muchos metafísicos y muchos médicos complementarios. No ha llegado el momento de la unidad para crear y desarrollar. Mientras tanto hay que seguir en resistencia. Se están perdiendo batallas, esperemos que aún haya tiempo para rescatar algo.

Autor: Dr. Germán Guajardo Bernal