GRIPE PORCINA: EL FIASCO DE 1976: THE SWINE FLU FIASCO

El 5 de febrero de 1976, en Fort Dix (New Jersey) el recluta David Lewis le manifiesta al oficial instructor que se siente cansado y débil, pero cumple con las tareas y ejercicios asignados. A las 24 horas fallece por gripe.
Dos semanas más tarde, funcionarios del Ministerio de Salud hacen público que la gripe causante de esta muerte y de la hospitalización de otros cuatro soldados, es una variedad conocida como "gripe porcina". No se añade que, en los análisis efectuados a los soldados de Fort Dix, 500 tenían el virus y no habían presentado ningún síntoma de enfermedad.
A partir de este momento se lanza una campaña "preventiva" por parte de médicos, políticos y compañías farmaceúticas a la que la nación americana responde de forma entusiasta con un estado general de histeria colectiva. Se desata el Terror y lo que la Historia de la Medicina y la Prensa conocen pudorosamente como "The Swine Flu Fiasco". El término fiasco, en inglés, significa: "un fracaso completo, una acción que termina en un final ridículo". Efectivamente, Estados Unidos desentierra todos sus fantasmas, recuerda el medio millón de muertos de la Gran Gripe de 1918 y pone en marcha la mejor burocracia medica de la que es capaz.
A mediados de marzo todos los Centers for Disease Control (Centros de Control de Enfermedades) deciden, con el científico criterio de "por un por si acaso", respaldar al presidente Ford para que recabe los fondos necesarios para vacunar a todo el país.
El 24 de marzo, tras caer derrotado por Ronald Reagan en las primarias de Carolina del Norte, el presidente Ford anuncia a la nación la campaña de vacunación total . Hubo maliciosos que interpretaron esta medida desmesurada como un último intento por recobrar el lobby farmaceútico que había virado su apoyo hacia Reagan.
Fuera como fuera, los debates para que el Congreso aprobara una partida presupuestaria de cientos de millones de dólares fueron agrios y destemplados, sobre todo, teniendo en cuenta que los apocalípticos daños se resumían en un soldado muerto y cuatro constipados. Y lo que ya era más que sospechoso y apuntaba siniestras maneras: las farmaceúticas insistían en que el Gobierno Federal se hicieran responsables económicos de los posibles efectos adversos de las vacunas.
A mediados de agosto y gracias al trabajo de una carismática figura del deporte y médico del Departamento de Salud, Educación y Bienestar Social, el doctor Delano Meriwether, Ford consigue los fondos para vacunar a doscientos veinte millones de norteamericanos. El Dr Meriwether promete realizar semejante hazaña en tres meses.
La vacunación empieza en octubre. El 16 de Diciembre, cuando ya se habían vacunado cuarenta millones de personas, el Gobierno decide suspender la vacunación. Se habían producido 33 muertes fulminantes debidas a la vacuna y cientos de personas desarrollaban ya el gravísimo y raro síndrome de Guillain-Barré. Entre los caídos por la Salud y por la Fe en América y la Medicina, se hallaba il capo di tutti capi, Carlo Gambino. La prensa atribuyó la maldad a Carmine Galente. El doctor Archie Kalokerinos directamente al Gobierno.
Por cierto, el terrorífico virus de Fort Dix era el H1N1.
Nada nuevo bajo el sol.
Más info: El asunto de la gripe del cerdo (1976) Cuando el pánico y la política toman las decisiones. Publicado en marzo 2008. Descargar tema en pdf.
Libro: Pure politics and impure science: The swine Flu affair". Autor: Arthur M. Silverstein. 176 pages. Editorial: The Johns Hopkins University.