Caso de Asterias Rubens

Cicatriz en mama
Asterias Rubens 5m convirtió una cicatriz, que había formado un queloide después de la extirpación de un cáncer de mama derecha, en piel sana.

 Historia: Un tumor escirro formado en la mama derecha sobre el que se formó una mancha roja púrpura que desarrolló un absceso y que pronto segregó al menos una pinta[i] de agua sanguinolenta. A esto le siguió una secreción diaria de un fluido de color de paja, que ocasionalmente era sanguinolento. Los ganglios axilares se hipertrofiaron, induraron e hicieron nudosidades.

Durante el tiempo –un año- de desarrollo del tumor, la salud general de la paciente fue excelente, mejor que hacía varios años. Pocas semanas después de la operación, sin embargo, empezó a mostrar una apariencia caquéctica. Hasta el momento de la operación estuvo continuamente en tratamiento homeopático. La paciente tiene 40 años y no ha tenido menstruación en los últimos cinco años. Aparte de la amputación de la mama, la operación se extendió hasta la axila, de donde se extirparon los ganglios enfermos. Dos meses después de la operación aparecieron los siguientes síntomas y condición:
Mentalmente, aparte de la ansiedad y la desesperación habituales en estos casos, se volvió inquieta y dispuesta a realizar grandes esfuerzos mentales y físicos, especialmente caminando, cuando ya había caminado cinco millas[ii] sin esfuerzo ni cansancio aparente. Quería estar en el exterior todo el tiempo. Depresión en general por la tarde. Apetito escaso y estreñimiento pertinaz, gran palidez facial y una marcada apariencia caquéctica.
La cicatriz que se extendía hacia la axila, se puso más rojo de lo normal, de un color escarlata brillante. La piel y el tejido subyacente se volvió duro, a lo largo de toda la línea cicatricial. Incluso los puntos de sutura sobresalieron, se agrandaron y se endurecieron. De hecho, la piel a lo largo de la línea cicatricial tenía la apariencia del contorno de una estrella de mar.
Tres dosis de Asterias se le dieron con cinco días de intervalo cada una, después de las cuales la excitación mental desapareció, el tránsito intestinal se normalizó, la cicatriz se convirtió en piel sana y su complexión tan saludable que llamó la atención de sus conocidos.

[i] Medida de volumen equivalente a 0,47-0,57 l. (nota del trad.)
[ii] Milla = 1609 m. (nota del trad.)


Autor: Dr. J.A. Biegler
Publicado en Hahnemannian Advocate, 1897 Volume XXXVI Chicago, No 5, Clinical verifications (J.A.  Biegler), Cicatrix in mammae.