LOS CONGRESOS HOMEOPATICOS DEL SIGLO XX

La evolución de la homeopatía española en el siglo XX está relacionada con los acontecimientos históricos que determinaron el devenir de nuestro país en este tiempo. Podemos establecer tres períodos que se corresponden con fases de nuestra historia política: una primera fase hasta el alzamiento nacional de 1936, una segunda fase que se sitúa hasta finales de los años setenta y otra que se extiende hasta la actualidad. La situación de la homeopatía en la primera fase forma parte del proceso de desarrollo de este método que tiene su origen en la segunda mitad del siglo XIX; el foco fundamental de expansión en esa época era Madrid a través de su Sociedad Hahnemanniana Matritense, asociación que cobijó en su seno a homeópatas notables, promovió la homeopatía, intentando que tuviera un respaldo legal, y llegó a crear el primer y único hospital dedicado exclusivamente a la atención de los enfermos mediante el método homeopático. A finales del siglo XIX se creó la Academia Médico Homeopática de Barcelona, en un momento de menor actividad en la sociedad de Madrid, la agrupación catalana recogió el testigo en la labor de formación y expansión de la medicina homeopática. Desde 1936 hasta finales de los años setenta la homeopatía española está condicionada por la situación política y social que marca nuestra historia en ese período; la tónica general es la falta de actividad motivada por la desaparición de las sociedades homeopáticas, los médicos homeópatas abandonan esta práctica por diversos motivos y se pierde la tradición homeopática en nuestro país, de modo que este método cae en el olvido y desaparece de la memoria colectiva. A finales de los años setenta y al socaire de la apertura general que se produce con la transición política, los médicos jóvenes entran en contacto con la homeopatía a través de canales diversos, por un lado a partir del contacto con laboratorios franceses que empiezan a impartir cursos de homeopatía pluralista, y por otro lado, a partir de la labor de expansión que realiza la Academia de Barcelona en este período; esta asociación contribuyó de forma especial en los primeros años de la década de los ochenta al resurgimiento de la homeopatía en nuestro país mediante la organización de cursos y seminarios, creando de este modo el marco para una formación homeopática que fue pieza clave en el desarrollo actual de la homeopatía española.
Los Congresos Homeopáticos del siglo XX tienen lugar en la primera fase y en la tercera. Para hablar sobre ellos en este trabajo nos centraremos más en los de la primera fase por ser quizás más desconocidos en general y porque pertenecen a nuestra historia más remota. Los Congresos de la tercera fase son de nuestra historia presente y sólo haremos mención a ellos sin entrar en más detalle. Congreso Homeopático de 1924 El Primer Congreso Homeopático que se celebró en España fue el International Homoeopathic Council que tuvo lugar en Barcelona en septiembre del año 1924. La organización de este Congreso es una muestra de la vitalidad que tenía en aquellos momentos la Academia Médico Homeopática de Barcelona en el contexto general de la homeopatía española. Las sesiones del Congreso se celebraron en el Fomento de Trabajo Nacional durante los días 2, 3, 4 y 5 de septiembre. El Dr. Miguel Balarí Costa fue su Presidente y como delegados nacionales y extranjeros había personalidades tan destacadas como el Dr. Higinio G. Pérez de México, fundador de la Escuela Libre de Homeopatía de México y que portaba las credenciales en el Congreso del Ministerio de Instrucción Pública de la Universidad Nacional de aquel país. Los Dres. José Galard de Barcelona, director de la Revista de Homeopatía Práctica y Augusto Vinyals, representaron al Instituto Hahnemanniano de Brasil. El Dr. Vinyals también representaba a la Sociedad Médico Homeopática de Yucatán y al Dr. Juan Antiga de la Habana. El Dr. Roy Upham representó al American Institute of Homoeopathy de Chicago, el Dr. Dandolo Mattoli a la Societá Medica Omiopatica Italiana y el Dr. Balarí, Presidente de la Academia de Barcelona representaba también a la Sociedad Hahnemanniana Matritense. Otros asistentes notables fueron el Dr. Pierre Schmidt de Ginebra, el Dr. Nebel de Lausanne y el Dr. Tuinzing de Rotterdam. Hubo además numerosas adhesiones al Congreso destacando entre ellas la que hizo el Dr. Alfredo Lapuente como Presidente de la Sociedad Hahnemanniana Matritense, mostrando de este modo el apoyo de los homeópatas madrileños a la buena marcha del Congreso. La Revista de homeopatía práctica, publicación periódica de la Academia de Barcelona, en la edición de septiembre-octubre de 1924 recoge las incidencias de este Congreso y dedica un apartado al programa que se desarrolló en cada una de las sesiones. En la primera, además de la ceremonia de inauguración con los discursos pertinentes, hubo una exposición general de la situación de la homeopatía en países como India, México, Alemania, Brasil, España, Filipinas, Holanda, Suiza, Italia, Inglaterra, EE.UU y Francia. En el resto de las sesiones se desarrollaron temas de Materia Médica: Argentum Nitricum, estudio de Carica papaya, la patogenesia de Arsenicum album, un interesante estudio del Dr. Balarí: Ensayo de Iconografías Patogenéticas como método didáctico para la enseñanza de la Materia Médica Homeopática. Este mismo doctor presentó también un Aparato Repertoriador de su invención para facilitar la labor del médico en la búsqueda del medicamento homeopático. Intervino también en una de las sesiones un oftalmólogo de París que presentó un tema sobre las aportaciones desde la clínica oftalmológica a las patogenesias homeopáticas. El día cuatro de septiembre los congresistas hicieron una excursión a Montserrat a la que acudieron todos los delegados extranjeros. Finalizó el Congreso al día siguiente con su correspondiente ceremonia de clausura en la que participaron las personalidades más distinguidas de la homeopatía internacional. Congreso Homeopático de 1929 Entre el 27 y el 31 de mayo de 1929 se celebró en Madrid el Primer Congreso Nacional de Medicina Homeopática. El lugar previsto para las sesiones de este Congreso era la Facultad de Medicina de Madrid, pero ante la negativa que recibieron los organizadores, sin causa justificada para ello, se realizó en las dependencias del Instituto Homeopático y Hospital de San José.
El Dr. Juan Vergés Payró, Presidente de la Liga Hispano-Americana pro-homeopatía y Presidente de Honor del Congreso manifiesta sus impresiones sobre el desarrollo del mismo en El Sol de Meissen, órgano oficial de la mencionada Liga, resaltando la brillantez de sus jornadas tanto en el aspecto científico como en el social y de organización, resaltando en este sentido la labor del Exmo. Sr. Marqués de los Salados, Director del Instituto Homeopático y Hospital de San José, y la dedicación del Dr. Torres Oliveros, Secretario General del Congreso.
El Dr. Barco Pons en la reseña que sobre el Congreso escribió para el Mundo Médico señala la importancia del mismo en función de la gran afluencia de participantes que estima en un noventa por ciento de los homeópatas españoles.
En la sesión inaugural, que tuvo lugar el lunes 27 de mayo, estaban presentes destacadas figuras de la vida política e intelectual como el Exmo. Sr. Martínez Anido, el General Luque, ex ministro de la Guerra y el Sr. Director general de Sanidad. La mesa presidencial estaba formada por el Dr. Miguel Balarí, Presidente efectivo del Congreso, el Exmo. Marqués de los Salados, el Dr. Patricio del Barco, el Dr. Castro Pascual, catedrático de Microbiología de la Facultad de Farmacia, el Dr. Juan Vergés Payró, Presidente de la Liga Hispano- Americana, el Dr. Augusto Vinyals, Consejero Delegado del Congreso, el Dr. Anselmo Hernández, Tesorero y el Dr. Raimundo Alfonso, actuando como Secretarios el Dr. Torres Oliveros y el Dr. Juárez Cejudo.
El acto inaugural concluyó con una impresión cinematográfica de los actos de la asamblea y de los asistentes, cuya cinta nos proporciona un testimonio muy interesante de aquel Congreso Internacional.
La Sección Primera se dedicó a la enseñanza de la Homeopatía, abriendo la primera ponencia el Dr. Balarí, quien señaló cómo en Brasil, México y EE.UU, la homeopatía era oficial y tenía una enseñanza reconocida por el Gobierno con independencia de la Escuela Alopática. El Dr. Vinyals mencionó en su intervención que los antecedentes históricos permiten comprender la aversión hacia esta medicina por parte de los centros oficiales; entre otros hechos, recordó lo que ocurrió en su día con el Dr. Cosme de Horatius en Nápoles o con el Hospital Homeopático de Leningrado. Con todo ello el Dr. Vinyals quería señalar que el apoyo oficial o se presta bien o es preferible no aceptarlo, por lo que propone un Programa mínimo, antes de aceptar el apoyo oficial, o bien estudiar el Programa máximo que se pueda desarrollar con el esfuerzo particular creando Escuelas Libres de Homeopatía para postgraduados.
La jornada del día 28 se dedicó a la homeopatía filosófica y experimental, iniciando este tema el Dr. Manuel Torres Oliveros de Madrid; intervino también el Profesor Castro Pascual con una ponencia cuyo título era El Proceso de la inmunidad activa y la Doctrina Homeopática. En la noche de este día los congresistas asistieron a una Función de Gala en su honor en el Teatro Fontalba.
La tercera sesión del Congreso se dedicó a los modernos tratamientos médicos y sus relaciones con la homeopatía, tema que inició el Dr. M. Ojeda. En la tarde de esta jornada intervino el Dr. Balarí con la exposición de sus Iconografías patogenéticas y el Dr. Juan Vergés con una interesante comunicación sobre la Individualización en el tratamiento de las bronconeumonías. En este día también tuvieron los congresistas una Función de Gala en el Teatro de la Comedia.
La jornada del día 30 se dedicó a una excursión a Toledo y el día 31 tuvo lugar la Clausura del Congreso con el agradecimiento para el Patronato del Instituto Homeopático y Hospital de San José por haber cedido sus locales para la sede de dicho Congreso. En este acto también se procedió a recordar las veinte ponencias que por falta de tiempo no pudieron exponer sus autores. El banquete de despedida tuvo lugar en el Palace Hotel y fue presidido por el Director General de Sanidad y el Dr. Panlanca, inspector provincial.
El Dr. Barco Pons en la reseña que hizo de este Congreso para el Mundo Médico expone las siguientes conclusiones del mismo: pedir a los Poderes públicos el reconocimiento de la especialidad homeopática para que su enseñanza sea oficial y no pudiendo ejercerse la homeopatía sin el correspondiente título de médico homeópata. Que se establezca en España la sede de la experimentación pura hahnemanniana controlada por todos los medios que la ciencia pueda disponer, para sacar de ello los mayores beneficios. Que se considere como un hecho científicamente demostrado que en determinadas condiciones las dosis mínimas de vitaminas, hormonas, toxinas, etc., pueden producir efectos biológicos excelentes. Que la vacunoterapia, la sueroterapia, la opoterapia, la tuberculinoterapia, la bacterioterapia y muchos otros tratamientos médicos están fundamentados en la ley del similia similibus curentur. Que las modernas concepciones de las enfermedades alérgicas y sus tratamientos con las dosis infinitesimales constituyen un nuevo resurgir de las ideas hahnemannianas. Los congresistas acordaron también solicitar al Gobierno la concesión de la medalla del Trabajo para los Dres. Pellicer y Benavent, decanos de los médicos homeópatas de Madrid y Barcelona respectivamente.
Congreso Homeopático de 1933 Entre el 24 y el 28 de julio de 1933 se celebró en Madrid el VII Congreso de la Liga Internacional Homeopática bajo el Patronato de S.E el Presidente de la República D. Niceto Alcala Zamora y como Presidentes de Honor los Exmos. Sres. Presidentes de la Generalitat de Cataluña y de las Repúblicas Argentina, Brasil, Cuba, Chile, México, Perú, Portugal y Venezuela; Presidente del Consejo de ministros y ministros de Estado, Gobernación, Agricultura y Justicia. Como miembros de honor estaban el Exmo. Sr. Director General de Sanidad Dr. Bejarano, el alcalde de Madrid, el rector de la Universidad Central y el profesor D. Santiago Ramón y Cajal.
La sede del Congreso fue el Hotel Palace y la sesión inaugural tuvo lugar el lunes 24 de julio bajo la presidencia del Sr. Ministro de la Gobernación, Sr. Casares Quiroga, y del Dr. Manuel Torres Oliveros, presidente efectivo del Congreso. Entre las personalidades homeopáticas más sobresalientes estaban el Dr. Pierre Schmidt, Presidente de la Liga Homoepathica Internationalis, los Dres. Tuinzing Y Vinyals, Secretarios Administrativo y Organizador de la L.H.I, los Vicepresidentes nacionales: Dr. Assmann (Alemania), Dr. Bodman (Inglaterra), Dr. Majumdar (India), Dr. Mattoli (Italia), Dr. Nebel (Suiza). Dr. Noailles (Francia) y el Dr. Nogueira da Silva, como Delegado oficial del Gobierno de Brasil.
El Dr. Torres Oliveros hizo el discurso de salutación y bienvenida con el consiguiente agradecimiento a las autoridades presentes en el Congreso, haciendo también historia de los avances de la homeopatía en nuestro país. La sesión inaugural terminó con la intervención del Dr. Pierre Schmidt de Ginebra quien habló acerca de la labor de difusión de la homeopatía que ha llevado a cabo la Liga en los últimos años.
Las sesiones científicas del Congreso comenzaron en la tarde del día 24 destacando de entre ellas la conferencia que había de desarrollar el Embajador de España en Madrid, Salvador de Madariaga, quien no pudo estar presente en el Congreso por haber sufrido un accidente; dicha conferencia fue leída por el Dr. Torres Oliveros y su enunciado era Reflexiones sobre la homeopatía. Otros temas interesantes desarrollados en esta sesión fueron los siguientes trabajos: Los llamados efectos primitivos y secundarios de los medicamentos como base para la selección del remedio y la dinamización en el tratamiento homeopático de las enfermedades, presentado por el Dr. Nogueira da Silva de Río de Janeiro, Del peligro de las prescripciones basadas en los tipos constitucionales, del Dr. Bodmann.
Como colofón de esta primera jornada intervino el Dr. Gregorio Marañón con una conferencia cuyo título era Alergias, hormonas y vacunas. Su relación con la homeopatía, que despertó el interés general por ser la nota más sobresaliente del Congreso. El Dr. Marañón señaló en ella cómo la evolución moderna de la Medicina, a través de la vacunoterapia, la medicación alérgica, la hormonoterapia y las vitaminas, sigue rumbos que justifican la teoría homeopática; además manifiesta que un gran número de pacientes que acuden al médico homeópata lo hacen intoxicados por los tratamientos de la medicina clásica, buscando en sus gránulos y diluciones un descanso para su organismo. La intervención del Dr. Marañón fue muy aplaudida y dio cierre a esta primera jornada del Congreso que concluyó con el lunch ofrecido por el Gobierno de la República a todos los asistentes en los jardines del Hotel Ritz.
El martes día 25 se dedicó a una excursión por la Sierra del Guadarrama, Segovia, El Escorial y La Granja, lugar éste en el que los congresistas fueron recibidos por el Exmo. Sr. Presidente de la República don Niceto Alcalá Zamora.
En los días siguientes continuó el desarrollo de las sesiones científicas con la presentación de importantes trabajos como La designación de las diluciones homeopáticas del profesor Berné de París, Las variacioones que experimenta la fórmula hemática con el empleo de la isoterapia y de los medicamentos homeopáticos, del Dr. Millán Muñoz de Cádiz, El naturismo y la homeopatía, del Dr. Ruiz Ibarra. La última jornada del Congreso tuvo lugar el día 27 de julio y en ella hubo una sesión especial para celebrar una reunión de la L.H.I con la Junta Directiva en pleno. En la tarde de este día 27 se expusieron los últimos trabajos antes del discurso de clausura que pronunció el Dr. Pierre Schmidt. El banquete de gala en el Palace Hotel cerró las jornadas de este Congreso Internacional de homeopatía celebrado en Madrid.
Estos fueron los congresos homeopáticos que se celebraron en España con anterioridad a la guerra civil, acontecimiento que marcó un tiempo de silencio y olvido de esta terapéutica hasta la apertura general que se produjo con la transición política de finales de los años setenta. A partir de la década de los ochenta la creación de asociaciones homeopáticas en diversos lugares de España propició la celebración de las Primeras Jornadas Nacionales de Homeopatía que se celebraron en Mallorca en 1987, organizadas por la Academia médico homeopática de Barcelona y la Asociación médico homeopática de Mallorca, y que por primera vez en esta segunda fase de la homeopatía española del siglo XX, reunió a un buen número de homeópatas jóvenes que presentaron sus trabajos en las sesiones que se desarrollaron del 15 al 18 de octubre.
Con motivo del centenario de su fundación la Academia de Barcelona será la siguiente en organizar un Congreso de carácter internacional en 1990, se trata del Congreso de la L.H.I que se celebró en la Ciudad Condal del 10 al 13 de mayo. En 1992 la Asociación de médicos homeópatas de Aragón y la Sociedad científica de homeopatía de Aragón organizan en Zaragoza las II Jornadas nacionales de homeopatía del 26 al 28 de marzo. Las III Jornadas se celebraron del 7 al 9 de marzo de 1997 en Madrid, organizadas por la Sociedad Hahnemanniana Matritense, con la Asociación vasco-navarra de médicos homeópatas en el comité científico y con la colaboración de la Fundación Instituto homeopático y hospital de San José, la Asociación médico-homeopática de Mallorca y la Federación Española de médicos homeópatas.
Las IV Jornadas de Homeopatía se realizaron en Sevilla del 30 de abril al 2 de mayo de 1999 organizadas por la Asociación de Médicos Homeópatas de Andalucía y la Federación Española de Médicos Homeópatas (FEMH).
La continuidad de estos congresos nacionales es una muestra de la vitalidad que tiene hoy día la homeopatía en nuestro país. Fuentes Consultadas: Revista de homeopatía práctica. Organo oficial de la Academia médico homeopática de Barcelona. Año XI. Nº 9,10. Sept-oct. 1924. El Sol de Meissen. Organo oficial de la Liga hispano-americana de homeopatía. Años I, IV y V. 1929, 1932 y 1933. Mundo Médico. XV, nº216. Ag. 1933. Autora: Dra. Inmaculada González-Carbajal García.