Caso de Aqua marina

Presentamos la traducción de 1 caso de Aqua marina, de un homeópata clásico, el Dr. Thomas Skinner.

Caso de Aqua marina : conjuntivitis crónica (de T. Skinner)

Sra. S -, una artista eminente, ha venido sufriendo de conjuntivitis granular de su ojo derecho, que ha desafiado los mejores consejos y servicios de uno de los más excelentes médicos hahnemannianos, como también de un oculista alópata igual de excelente, durante los últimos diez meses. Por supuesto, no hace falta decir que la enfermedad ha interferido considerablemente, no sólo con su comodidad sino también con su profesión.
Llegué a entender que el paciente no había obtenido ningún alivio con el tratamiento homeopático – y el tratamiento alopático se había limitado a los cáusticos y tónicos habituales –, y se podía adivinar fácilmente la cantidad de agravación y mejoría que había conseguido.
El paciente escribió a su hermana en Londres: “Después de la aplicación del irritante el viernes (5 de marzo de 1897), el párpado dolió y se hinchó tanto que me puse encima un pedazo de ternera cruda, al llegar a casa después de la visita al oculista, sobre las 2 de la tarde. Continué toda la noche aplicándome la ternera cruda, que me mejoró mucho el dolor y la hinchazón causados por el tratamiento cáustico. En 24 horas estaba completamente bien, pero la conjuntivitis granular con su aglutinación por la mañana y su secreción mucopurulenta continuaba como siempre.”
La aplicación de ternera cruda fue por autoprescripción del paciente. Decía en su carta a su hermana: “Leí en alguna parte que la Sra. Langtry lo usaba para nutrir su piel, por lo que pensé que mi débil párpado podía obtener un poco de nutrición de ello.”

Diagnóstico del remedio
Mi única guía al remedio fue un hecho, una condición de mejoría de la afección, al bañar el ojo con agua de mar, la única cosa que lo aliviaba.
Como había usado agua de mar (Aqua marina) durante más de veinte años en mi práctica, para estreñimiento agravado o inducido por estancia temporal en la costa, también para cualquier trastorno del sistema consecuencia de una atmósfera salina, no tuve dificultad en decirle a la hermana que si enviaba los siguientes dos sobres (del medicamento en polvo) a la Sra. S., y, si se los tomaba directamente, no le harían ningún daño, si no le beneficiaban.
Prescripción: Aqua marina 20m (F. C.), dos sobres (del medicamento en polvo). Uno para tomar a la hora de acostarse cuando lo recibiera, seco en la lengua. Si no mejoraba en una semana, disolver el otro en un tazón normal con agua fría o tibia, y mantener sus ojos abiertos bajo el agua, el tiempo que le fuera cómodo, una vez al día. Después del segundo baño de ojos escribió: “He estado unas tres semanas libre de molestias, y no he tenido que limpiar mi ojo continuamente como antes. He estado casi diez meses con un pañuelo constantemente en mi mano." Volvió a su oculista, una semana después, que le dijo: “Ha mejorado mucho”, y casi dos semanas después le dijo “Lo dicho, está muchísimo mejor.”
Como el tratamiento irritante o cáustico con tónicos lo había usado durante meses, es seguro que no tenía nada que ver con la rápida y segura curación. Últimamente, la Sra. S. expresó que hasta la fecha “después del tratamiento irritante, la secreción siempre había sido abundante durante varios días después.” Ha habido muy poca o ninguna desde que paré el tratamiento cáustico. La ternera cruda sólo podía reducir la hinchazón, la irritación y el dolor inducidos por la cauterización de una superficie ya inflamada, y la conclusión a la que he llegado es que el Aqua marina 20m (F. C.) fue el agente terapéutico en la curación, y el síntoma clave de Aqua marina en Conjuntivitis Granular, Escrofulosa o Egipcia, es la Mejoría por el baño o los fomentos con agua de mar.

Este medicamento fue hecho a partir del agua más pura del Mar Mediterráneo, entre España e Italia, después de finalizar una tormenta. Cuando era “tan clara como agua, o agua cristalina de manantial.”

Autor: Dr. Thomas Skinner.
Publicado en International Hahnemannian Association, Proceedings of the eighteenth annual session of the international hahnemannian association, Niagara Falls, N.Y., June 29, 30, July 1, 1897, A remarkable cure of ophthalmia (T. Skinner).