La ciencia de la consciencia; dominio total del organismo

El término retroalimentación es de origen relativamente reciente. Se define como un método de controlar un sistema al reinsertar en él los resultados de su desempeño pasado. Podemos aprender a controlar nuestro desempeño en los deportes al observar y actuar según los resultados de nuestros intentos previos.
De esta manera, la retroalimentación biológica es simplemente una clase particular de retroalimentación. En este caso, puede ser la retroalimentación de diferentes partes de nuestro organismo. Puede ser el cerebro, el corazón, los músculos o cualquier otra parte del cuerpo. Luego tenemos el entrenamiento de retroalimentación biológica, el cual es el procedimiento que nos permite entonarnos con nuestras funciones corporales y con el tiempo, controlarlas. Esto es realmente fascinante.
 En una sesión típica de entrenamiento de retroalimentación biológica, a un sujeto se le da esta retroalimentación al conectarlo con un equipo que puede amplificar una de sus señales corporales y traducirlas en señales fácilmente observables. Puede ser una luz, un sonido, etc. Una vez que una persona pueda “ver” sus latidos cardíacos y “oír” sus ondas cerebrales, tiene la información que necesita para empezar a controlarlos y literalmente lo logra. Nadie sabe porqué sucede esto. Pero sí sucede. Es más, después de un poco de práctica, ya no se necesitará ninguna ayuda mecánica. Es decir, el propio aparato de retroalimentación biológica.
En la medicina integrativa, proclamamos que el paciente tiene la responsabilidad para y el poder sobre su propia salud. La retroalimentación biológica pone énfasis sobre el entrenamiento, más bien que sobre medicamentos o cirugía.
Una vez que nos damos cuenta de que el hombre tiene la capacidad de jugar un papel activo en combatir sus propios problemas médicos, debemos darle toda la ayuda posible al hacer ese papel tan efectivo como sea posible. Aquí es donde el entrenamiento de retroalimentación biológica entra: es la mejor herramienta que tenemos para ayudar al hombre a lograr controlar las actividades del sistema nervioso relacionadas con su bienestar.
Usando el entrenamiento de retroalimentación biológica, el paciente y el médico pueden trabajar conjuntamente contra las enfermedades. En esta clase particular de lucha, el paciente se convierte en su propia prescripción para conservar una buena salud.
Existe un sistema de retroalimentación biológica creado por Doc Childre, un investigador del estrés, autor y consultor de muchos líderes en los negocios, la ciencia y la medicina. Este sistema de retroalimentación ofrece una visión innovadora de la fisiología, la psicología y el potencial humano que provee un nuevo modelo para una vida eficiente en el mundo moderno.
El Dr. Childre pasó la mayor parte de su vida adulta investigando y desarrollando este sistema innovador. Su meta con este sistema, ha sido darle a la gente la capacidad de desarrollar una nueva inteligencia y sentimientos compasivos y más apreciativos para ayudarles a enfrentarse a los muchos retos de la vida con adaptabilidad y aplomo. En 1991 el Dr. Childre junto con un pequeño grupo de profesionales representando a un amplio espectro de talentos, experiencia y competencia fundaron el Instituto de HeartMath, una organización educacional y de investigación no lucrativa. La investigación del instituto ha hecho incursiones pioneras en los campos de la neurociencia, la cardiología, la psicología, la fisiología, la bioquímica, la bioelectricidad y la física.
En la actualidad, este sistema de retroalimentación está siendo oficialmente enseñado en 4 continentes en una variedad de contextos societarios, incluyendo corporaciones, agencias gubernamentales, instituciones de cuidado para la salud y sistemas de educación.
Todos sabemos que nuestros sentimientos y pensamientos influyen en nuestra salud tanto física, mental como emocional. Sin embargo, muy pocos saben cómo influyen y cómo cambiarlos para mejorar nuestra vida en estos 3 aspectos.
Seguramente que alguna vez en la vida, alguien nos ha aconsejado que sigamos los mandatos de nuestro corazón. Parece una buena idea y además sencilla de seguir. Sin embargo, a la hora de la verdad, nos damos cuenta de que no es lo mismo hablar que actuar. No sabemos exactamente qué significa seguir los mandatos de nuestro corazón.
En los últimos años, los científicos han descubierto nueva información acerca del corazón, con la cual han demostrado que todo esto es mucho más complejo que lo que imaginamos. Ahora, contamos con evidencia científica de que el corazón nos manda señales intuitivas y emocionales para ayudar a gobernar a nuestras vidas. En vez de simplemente bombear sangre, el corazón dirige y alinea muchos sistemas en el cuerpo para que puedan funcionar en armonía uno con otro. Y aunque el corazón está en constante comunicación con el cerebro, sabemos que muchas veces toma sus propias decisiones.
Este sistema de retroalimentación, es un sistema comprensible que le dará a Ud. mucha nueva información acerca de la inteligencia del corazón; nuevas herramientas, técnicas y ejercicios para acceder a esa inteligencia e instrucciones y ejemplos con relación a cómo y cuándo aplicarlos para hacer mejor su vida.
El corazón no es blando y sentimental. Es inteligente y poderoso y se cree que sostiene la promesa para el siguiente nivel del desarrollo humano y para la supervivencia de nuestro mundo.
Nuevos descubrimientos revelan que dentro de cada uno de nosotros existe una inteligencia organizadora y central que puede levantarnos más allá de nuestros problemas y en una nueva experiencia de realización aun en medio del caos. Es una fuente intuitiva de alta velocidad de sabiduría y percepción clara, una inteligencia que abarca y promueve la inteligencia emocional y mental. El Dr. Childre la llama “inteligencia del corazón”.
De acuerdo al Dr. Childre, las palabras corazón y matemáticas rara vez se usan juntas. Pero pensó que una combinación provocadora de pensamientos reflejaría los 2 aspectos más esenciales de su trabajo. La palabra corazón tiene significado para casi todos. La palabra matemáticas resuena con la mayoría de la gente también. En el contexto del Instituto HeartMath, se refiere a los escalones del sistema para desarrollar sistemáticamente las cualidades del corazón. También se refiere a las ecuaciones fisiológicas y psicológicas para acceder y desarrollar el potencial increíble del corazón.
En el Yoga, nos enseñan la importancia de alcanzar el equilibrio y se reconoce al corazón como el asiento de la consciencia individual. En su práctica, se pone énfasis en cultivar la consciencia del latido del corazón de uno mismo.
Por otro lado, en la medicina tradicional china, el corazón es visto como el asiento de conexión entre la mente y el cuerpo, formando un puente entre los dos.
Desde el punto de vista biológico, el corazón tiene una eficiencia sorprendente. Trabaja sin interrupción unos 80 años. Palpita más de 100,000 veces al día. Eso significa que palpita aproximadamente 4, 000,000 de veces al año. Tiene la capacidad de bombear casi 8 litros de sangre por minuto, o sea unos 380 litros por hora (Schiefelbein, S. The powerful river. In: Poole R. ed. The indredible machine. Washington, D.C.: The National Geographic Society, 1986).
La embriología nos enseña que el corazón empieza a palpitar en el feto antes de que se haya formado el cerebro. Los científicos todavía no saben exactamente lo que dispara el latido, pero usan la palabra “autorrítmico” para indicar que el latido del corazón es auto-iniciado desde dentro del corazón.
Mientras que la fuente del latido del corazón está dentro del corazón mismo, se cree que la regulación del estímulo del latido es controlada por el cerebro a través del sistema nervioso autónomo. Sorprendentemente el corazón no necesita una conexión alámbrica con el cerebro para seguir palpitando. Cuando alguien recibe un transplante de corazón, el cirujano le corta los nervios que van del corazón al cerebro. Y cuando se reestablece el latido del corazón transplantado en el paciente, el corazón palpita a pesar de que no hay conexión entre el cerebro y el corazón.
En los últimos años, los científicos han hecho un descubrimiento muy interesante. Encontraron que el corazón tiene su propio sistema nervioso independiente al cual se conoce como “el cerebro en el corazón”. Se sabe que al menos hay 40,000 neuronas en el corazón (Armour J., and Ardell J., eds. Neurocardiology, New York: Oxford University Press, 1984). El cerebro intrínseco del corazón y el sistema nervioso transmiten información de regreso al cerebro, creando una comunicación de 2 caminos entre uno y otro.
Los fisiólogos Laceys del Fels Research Institute encontraron que cuando el cerebro manda “órdenes” al corazón a través del sistema nervioso, el corazón no obedece automáticamente. En vez de eso, el corazón responde como si tuviera su propia lógica distintiva. Los Laceys también encontraron que parece que el corazón está mandando mensajes de regreso al cerebro lo cuales, el cerebro no sólo entiende sino obedece. Y parece que estos mensajes del corazón podrían realmente influir en el comportamiento de una persona (Lacey J and Lacey B. Some autonomic-central nervous system interrelationships. In: Black P., Physiological correlates of emotion. New York: Academic Press, 1970:205-227).
Una de las indicaciones médicas del entrenamiento de retroalimentación biológica es la ansiedad. Cuando el paciente aprende a conservarse en el estado alfa en patrón de ondas cerebrales, puede disminuir a voluntad su nivel de ansiedad.
De la misma manera, un paciente que sufra de migraña o dolores de cabeza tensionales, puede regular – a través de este entrenamiento – el flujo sanguíneo entre la cabeza y la mano.
Sabemos que el 95 % de la gente que padece de hipertensión, sufre del tipo conocida como hipertensión esencial. Esto significa que el médico no puede encontrar una causa física objetiva de dicho síndrome. La retroalimentación biológica es un tratamiento efectivo y excelente para todos estos pacientes.
En la medicina convencional, la evidencia ha demostrado que ciertos medicamentos hipnóticos que usamos para el insomnio, pueden suprimir ciertas partes del ciclo del sueño que son importantes para nuestro bienestar psicológico.
La retroalimentación biológica con EMG (electro miografía) es útil también en el tratamiento de muchas enfermedades neuromusculares, incluyendo los tics espasmódicos y los calambres musculares.
El Dr. Weiss y el Dr. Engel hicieron un importante estudio clínico con 8 pacientes cardíacos para ver si podrían aprender a controlar las irregularidades peligrosas en sus latidos cardíacos con la fuerza de disciplina mental nada más. Las contracciones ventriculares prematuras aumentan la posibilidad de una muerte repentina. Estos investigadores demostraron que la retroalimentación biológica realmente funciona.
Hace varios años, en la Universidad de Guadalajara hicimos algunos estudios clínicos en pacientes con tartamudez, déficit de atención y epilepsia. En estos padecimientos y en otros más, el entrenamiento de retroalimentación biológica ayudó a todos los individuos.
En general, la retroalimentación puede ayudar en la drogadicción, lesiones del cuello, sordera histérica, víctimas de embolia, cantantes de ópera, pacientes con síndrome de Raynaud, asma, estrés, insomnio, migraña, depresión, ansiedad, anorexia, bulimia, dolores musculares, asma, epilepsia, alcoholismo, tabaquismo, hipertensión esencial, falta de atención, obsesiones hiperactividad, problemas de peso y muchas otras enfermedades.
Un uso no convencional de la retroalimentación biológica es el de cambiar nuestro estado interior, es decir nuestra conciencia. Después del entrenamiento, no necesitaremos medicamentos experimentales peligrosos para explorar nuestro ser interior. Podemos cambiar nuestras mentes sin perder la cabeza.
Podemos fácilmente aprender cómo disminuir la frecuencia de nuestras ondas cerebrales, alcanzando el estado alfa (entre 8 y 13 ciclos por segundo). El estado de alfa es un estado mental casi siempre descrito como relajado, pasivo y placentero. Con la práctica podemos lograr una hipersincronía inter e intra hemisférica cerebral. Esto se traduce en un aumento en el desarrollo de nuestra inteligencia, nuestra creatividad y demás habilidades. Para mí es como una especie de raja yoga moderno y electrónico. Y además es manera objetiva de demostrar que podemos entrar en un estado profundo de consciencia.
Al principio, la mayor parte de la investigación sobre las ondas cerebrales se centraba en el estado de alfa. Había razones obvias para esto. El estado de alfa es una frecuencia relativamente fácil de monitorear y controlar. Además la relación entre el estado de alfa y las experiencias de placer era un incentivo para los científicos soñadores. La evidencia se acumula e indica que el estado theta es un estado más intrigante de las ondas cerebrales. Los Maestros Zen, por ejemplo, pasan del estado alfa al theta durante la meditación profunda.
La retroalimentación biológica ha demostrado lo que la psicología tradicional ha negado o ignorado; que podemos entrar en estados alterados de conciencia, controlar nuestros órganos internos y cambiar nuestras ondas cerebrales a voluntad. Esto es real y demostrable.
Hay una analogía interesante entre el impacto de la investigación de la retroalimentación biológica en la parapsicología y los primeros desarrollos en la investigación del sueño. Hace unos 30 años los sueños eran vistos como ocurrencias extrañas por casi todos los científicos teóricos y los médicos. Solamente los Freudianos y algunos otros psicoterapeutas aceptaban la importancia de los sueños. Luego algunos investigadores observaron que cuando la gente duerme, presenta una serie de movimientos en los ojos. Ahora a esto se le conoce como el período REM del sueño. Así que de repente, los sueños, en vez de ser aquellas experiencias subjetivas, se hicieron reales. Al grado que los sueños los podemos medir, así que en la actualidad son objetos válidos de estudio.
Algunas ventajas de la retroalimentación son que no tiene efectos adversos, una vez aprendido se tienen los efectos permanentemente, se logra regular la fisiología del cuerpo, tiene efecto sobre los emociones y puede ser en muchas ocasiones, la solución a problemas no curables o de por vida.

Autor: Dr. Héctor E. Solórzano del Río, coordinador de Medicina Ortomolecular y Acupuntura del Cedemi de la Universidad Autónoma de Guadalajara y Presidente de la Sociedad de Retroalimentación biológica de Guadalajara.
Fuente: http://hector.solorzano.com.mx/articulos/consciencia.html