Del origen endógeno de los microorganismos

La teoría de gérmenes desmontada

Desde la era vacunal, son las teorías de Pasteur las que han triunfado y han conducido
a la medicina mecanicista que conocemos hoy, con su ceguera y su cortejo de
desastres.

Numerosos investigadores, médicos y sabios han demostrado que hay otras vías para
explorar y comprender mejor el funcionamiento de nuestro cuerpo, para aprehender
mejor las causas de las enfermedades y, en fin, para aproximar al máximo los orígenes
de la vida. Estos investigadores han sido abucheados sistemáticamente, aislados,
ridiculizados, perseguidos por el establishment, algunos incluso empujados al suicidio.

Cuando reina un dogma, los guardianes del templo hacen de todo para preservarlo,
ya pueda ser completamente obsoleto o indefendible. 

1-LAS BASES DEL PASTEURISMO

La generación espontánea (1)
Hasta mediados del siglo 19, creíamos que los organismos vivos podían
aparecer por simple transformación de la materia inerte. Es decir que la
vida podía aparecer ex nihilo (de la nada), de forma espontanea. En 1860,
tuvo lugar un gran debate que oponía a los partidarios de la generación
espontanea a los que, como Pasteur, defendían la teoría de gérmenes
o “panspermia”. Finalmente ganó la teoría de gérmenes y los defensores
de la generación espontánea han sido ridiculizados. De hecho no se trata
de dar la razón a los unos y quitársela a los otros, ese debate histórico
era de gran importancia y aún no está cerrado hoy día. Solamente los
datos que poseemos nos permiten aportar algo de talla y de solidez a los
argumentos.

Es un hecho admitido el que la vida no puede surgir de un medio que
no contenga algo vivo. La pregunta será entonces saber si la materia
viva puede evolucionar hacia formas diferentes de vida. JEAN ROSTAND
(2) algunos años más tarde, aunque favorable a las ideas de Pasteur, se
interrogaba a su vez “Hemos podido preguntar si ciertos virus no podían
tener como ancestros genes normales” El sujeto estaba de actualidad. A
fin de cuentas, Pasteur ha podido aplastar a sus contradictores, pero no ha
podido convencerles, ya que no ha sabido demostrar su teoría mediante
experiencias científicamente indiscutibles.

La teoría de gérmenes
Pasteur enunció los postulados que fundaron la vaccinología. Los
conocimientos actuales aportan la prueba de que son falsos y nos han
confundido. Sin embargo, los enunciados de Pasteur han tenido éxito
porque eran simples, fáciles de comprender y tranquilizadores. Pero la
biología, la inmunología, la epidemiología etc…son ciencias complejas
y necesitan una constante revisión de conocimientos, a fin de no
permanecer en una visión simplista y reduccionista, tal como la de Pasteur
que podemos resumir como sigue:

1ºpostulado: la célula es virgen (asepsia celular), los microbios vienen del
exterior, penetran en la célula para provocar destrozos (son “exógenos”
y son la causa de las enfermedades, son por tanto enemigos que hay que
combatir y “erradicar”)

2ºpostulado: a un microbio corresponde una enfermedad (un microbio es
una entidad fija, inmutable, diferente de cualquier otra)

3ºpostulado: una enfermedad se puede prevenir mediante una vacuna: la
vacuna produce anticuerpos que neutralizan los antígenos y aseguran la
inmunidad (vacuna=protección).

Podemos excusar a Pasteur de alguno de sus errores cuando son
debidos a una falta de conocimientos, falta de medios de exploración
como los que disponemos actualmente, pero no podemos aceptar que
el “benefactor de la humanidad” , haga trampa, tome prestados los
resultados de otros, maquille la realidad o se obceque defendiendo
hechos contrarios a la realidad.

Si en su época no sabíamos nada acerca de inmunidad, de biología
molecular, de fiso-neuro-inmunología, etc… es lógico que las primeras
vacunas hayan sido el fruto de tanteo y empirismo. De todas formas es
inadmisible que se continúe sobre bases anticuadas y erróneas.

En todo caso, es fácil desmontar los postulados de Pasteur, gracias a lo
que sabemos actualmente aunque en el siglo XIX las ideas defendidas
por Pasteur ya hubieran sido combatidas por otros científicos más 

“esclarecidos”.

Un germen exterior, una enfermedad, una vacuna
He aquí el trío, convertido en imagen de “Epinal” (referente a unas
estampas famosas del Siglo XIX procedentes de dicho pueblo francés,
utilizando el término como visión tradicionalista y naïf de las cosas que se
decanta únicamente por su lado bueno), que se ha inculcado a todos los
niños del mundo en los colegios. Ello permite destilar el miedo, imponer
las vacunas y delimitar un campo de acción para la medicina. Se sabe que
la enfermedad siempre es multifactorial, que no se desarrolla más que en
un terreno predispuesto, desequilibrado, que ha perdido su homeostasis
(a). En cuanto a los microbios, si fuesen tan malos, cuando hubiesen
epidemias todo el mundo enfermaría y moriría, sin embargo está lejos de
la realidad. Al contrario, los microbios son nuestros amigos, sin ellos no
podríamos vivir. La vaccinología nos ha hecho pensar lo contrario.

La explicación que nos da el Dr Marc EMILY (3) es muy esclarecedora “En
toda inoculación, consideramos la pareja “germen-organismo” como
una pareja del tipo “ratón-queso”, es decir como uno de los términos
es realmente un ser agresivo por la necesidad de tener que asegurar
su subsistencia. En realidad la pareja “germen- organismo” debe ser
considerada como del tipo “grano de trigo-tierra”. La propiedad intrínseca
del grano de trigo no es la de atacar a la tierra, es decir el medio en el que
se encuentra sino el de desarrollarse si dicho medio reúne las condiciones
necesarias para su desarrollo. Si no se reúnen esas condiciones el grano de
trigo puede persistir indefinidamente idéntico a sí mismo como el grano
de trigo encontrado en las tumbas de los faraones, o como las bacterias
enterradas desde hace millones de años.

La teoría pasteuriana enuncia que toda enfermedad microbiana es
debida a la introducción y la multiplicación en el organismo de un
microbio llegado del exterior. Ciertamente, los gérmenes se encuentran
momentáneamente en el aire pero son transportados por unos
elementos (polvo, gotitas de agua…) no nacen allí, son fabricados
por una célula original, lo que demostrará BECHAMP y muchos otros.
Penetrando en un organismo aprovechando un encuentro, pueden
volverse patógenos en ciertas circunstancias. Podemos considerar que las
enfermedades infecciosas, resultantes en el ser humano, de la intrusión
de microorganismos procedentes de otros seres vivos, han comenzado
a tomar importancia desde que el ser humano se ha sedentarizado y ha
vivido en estrecha promiscuidad con los animales que había domesticado.
Este proceso ha permitido definir la noción de “contaminación” y
de “contagio”.

“Un hecho ha impresionado a todos los observadores. Cada uno se
pregunta, sin poder contestar a la pregunta, porque nunca hemos
podido realizar experimentalmente la enfermedad en la forma en que
se presenta cuando aparece de forma natural” recuerda el Dr. EMILY.
Esta es una gran pregunta. La teoría es que la vacuna nos proporciona
la enfermedad atenuada y que la inmunidad resultante es tan eficaz,
sino más que la conferida por la enfermedad natural. Sin embargo, no
hay nada de eso. Ningún proceso químico es mejor que la naturaleza.
Y en tal caso, los mecanismos puestos en juego en el desarrollo de las
enfermedades son mecanismos regidos por fenómenos internos a nuestro
organismo, propios de cada individuo. La vacunación no es más que un
procedimiento artificial y aventurado de falsa protección del organismo.

La asepsia celular
Pasteur estaba seguro de su afirmación: la célula es virgen. La noción
de “mutación”, “transformismo”, “polimorfismo” de los micro-organismos
era extraña para él. Uno de sus contemporáneos y colega, el Profesor
Antoine BECHAMP (4) no tenía la misma visión y se opuso a Pasteur
durante una polémica que duró 20 años. Lo que había descubierto
BECHAMP contradecía las teorías pasteurianas. En efecto, gracias a
investigaciones y experimentaciones profundas, por supuesto con
los medios que contaba en la época, este auténtico sabio ha podido
demostrar que existían granulaciones muy pequeñas en la sangre
a las que denominó “microzymas”. Es gracias a su estudio sobre
fermentaciones, en 1860, que BECHAMP pudo afirmar que el proceso no
era debido a microbios “atmosféricos” sino a una transformación química
producida por organismos vivos endógenos. Este descubrimiento le valió
el sarcasmo de sus adversarios.

Los microzymas constituyen el primer elemento de construcción de la
vida; la célula, elemento transitorio, no es la unidad vital más pequeña,
BECHAMP constató que esas tres pequeñas partículas ó “granulaciones” :

_ Eran extremamente resistentes (en particular al calor);

_ Eran agitadas por movimientos brownianos (en perpetua trepidación o
agitación);

_ Eran capaces de tomar formas diferentes, en función del estado de salud
del organismo, esta transformación respondiendo a una ley biológica
y evolutiva en varias fases hasta la formación de bacterias, pudiendo
estas bacterias a su vez regresar para reconvertirse en microzymas si las
condiciones lo permiten;

_Eran persistentes tras la muerte del animal.

La obra de este sabio era bastante innovadora y a la vuelta de la esquina
se ha visto confirmada por todos los descubrimientos contemporáneos.
Admitimos hoy, la presencia de unidades virales en el citoplasma de
las células, la presencia de ADN en las mitocondrias, estos orgánulos
reproduciéndose como seres microbianos. El mérito de BECHAMP
es haber hecho la prueba del polimorfismo microbiano lo que abría
la puerta a una nueva concepción: los microbios no son la causa de
las enfermedades sino su consecuencia. Cuando el terreno está en
desequilibrio es cuando se manifiestan los micro-organismos. Estas teorías
están hoy día confirmadas por los trabajos de numerosos científicos.
Como lo escribía el Dr. EMILY “La teoría de Bechamp es a la biología lo que
el tronco es al árbol”.

Conviene señalar que CLAUDE BERNARD, aproximadamente por
la misma época había comprendido él también, el origen de los
microorganismos: “los gérmenes de estos fermentos no estarían en el aire
sino en los líquidos mismos… Siempre hay formación de granulaciones
moleculares en el líquido en alteración. ¿Son los microzymas de

Béchamp?...La experiencia de Gay-Lussac es muy exacta y el rol de
los gérmenes no es lo que cree Pasteur. Estos gérmenes no los hemos
visto nunca. Las experiencias de Pasteur sobre el racimo de uva son
erróneos.” (5). La experiencia de GAY-LUSSAC demostró que el fermento
de la vinificación nace en el medio anatómico de la célula de uva en
descomposición, mientras que los Pasteurianos afirmaban que nacían
en el aire, cuando únicamente el oxígeno necesario para la fermentación
proviene de éste.

En nuestros días, nadie puede sostener el dogma de la asepsia celular.
Aunque en vaccinología, continúa reinando. Las líneas celulares contínuas
utilizadas normalmente en los laboratorios para fabricar vacunas (células
VERO por ejemplo para la vacuna de la polio) son invariablemente
contaminadas por elementos internos que, una vez inyectados en el
cuerpo, pueden tener un comportamiento inesperado. ¿Quién puede
garantizar la asepsia de los productos biológicos puestos a la venta, las
vacunas, en primer lugar?; ¿Quién puede garantizar su inocuidad?

“Toda célula eucariota puesta en cultivo termina por liberar virus
en el medio de cultivo. Se trata de virus elaborados por las células
durante su cultivo, lo que prueba que ellas tienen la información
genética para hacerlo. Este descubrimiento reduce por tanto a cero
el dogma pasteuriano de la asepsia celular” señala Michel GEORGET
(6). Recordemos que durante el descubrimiento del virus SV40 en la
vacuna contra la polio en los años 1960, nos hemos dado cuenta de que
cantidades de virus simiescos desconocidos hasta entonces, se alojaban
en las células del riñon del mono utilizadas en la fabricación de la vacuna.

La protección vacunal
Según la ortodoxia médica, la eficacia de una vacunación se mide por
la producción de anticuerpos neutralizantes que ésta sea capaz de
generar. Es todo. Se trata pues de medir únicamente lo que llamamos “la
inmunidad humoral”. Ahora bien, existe una inmunidad celular, incluso
más compleja, es mucho más difícil de cuantificar, no existen tests para
ello.

Recordemos que los anticuerpos no son más que una ínfima parte de
la respuesta inmunitaria. Existen otros mecanismos complejos que
intervienen. Los anticuerpos no son más que los testigos de una agresión,
un poco como el morado que aparece sobre la piel testimonio de un golpe
que hemos recibido. Además, los anticuerpos, sobre todo si proliferan
numerosamente o de manera anárquica (tras vacunaciones múltiples
y repetidas, por ejemplo corren el riesgo, a pesar de los fenómenos
reguladores, de tener una acción inversa de la que deberían tener. Pueden
por tanto volverse patógenos, esto es lo que ocurre en las enfermedades
auto-inmunes, en las alergias, en las enfermedades de complejos
inmunes, etc… A menudo, los anticuerpos son inoperantes ya que a pesar
de una tasa de anticuerpos muy elevada, un individuo puede desarrollar
la enfermedad contra la cual se le ha vacunado. Pueden incluso agravar
una enfermedad.

El Dr. Andrew MOULDEN (7) explica que el exceso de anticuerpos
obstruyen los vasos sanguíneos y pueden hacerlos estallar; los glóbulos
blancos demasiado numerosos pueden incluso bloquear la entrada de
los capilares a los glóbulos rojos y así reducir el aporte de oxígeno en los
vasos y producir una isquemia (parada de la circulación de la sangre).
Fijándonos en las paredes de las venas pequeñas, los glóbulos blancos
comprimen el flujo sanguíneo de manera peligrosa. Todo esto se paga con
patologías a largo término.

A la inversa, también puede producirse la ausencia de anticuerpos
detectables. Un porcentaje no despreciable (entre 5 y 20% de los
vacunados) no producen anticuerpos a ciertas estimulaciones antigénicas.
¿Qué podemos pensar de su sistema defensivo? ¿Están inmunizados?
¿Cómo puede ser que nadie sepa nada hasta día de hoy?, con una
inconsciencia total, se recomienzan las inmunizaciones: 6 inyecciones
de vacunas contra la hepatitis B están previstas por Ley. Antes, los que
nunca cambian de opinión (en plan borreguil) se veían inoculados por tres,
cuatro hasta 10 BCG.

¿Qué protección puede aportar una colonia forzada de anticuerpos? Los
celadores de las vacunaciones pretenden que el sistema inmunitario
es capaz de producir cantidades incalculables de anticuerpos sin ser
perturbados, e incluso, cuanto más produce, mejor se porta. Esta
afirmación es totalmente falsa. Un hecho viene a desmentirlo: las vacunas
múltiples debilitan bastante más al niño que las vacunas unitarias. El
cuerpo no aprecia demasiado el estar obligado a “batir” diez veces más
para afrontar ataques repentinos y agrupados. Por otra parte, el sistema
inmunitario, aunque muy eficiente, también es muy sensible, no es
inagotable y está hecho para practicar con los gérmenes que se encuentra
pero no con agresores químicos directamente bombardeados en el
cuerpo.

II- EL POLIMORFISMO MICROBIANO VISTO POR DIFERENTES CIENTÍFICOS

Antoine BECHAMP (1816- 1908)
¡Este gran nombre no figura ni siquiera en el “petit Larousse” ¡ Hemos
evocado un poco más arriba sus descubrimientos. Se opuso a Pasteur
particularmente acerca de la enfermedad de los gusanos de seda y de
las fermentaciones. Y es sobre todo el descubrimiento de la acción de las
bacterias en la descomposición cadavérica la que le permite mostrar el
transformismo de los microzymas. En el carbonato de calcio que utilizó
para sepultar el cadáver de un gato, se da cuenta de que los microzymas
estaban presentes aún después de la descomposición del cuerpo, que
las bacterias, libres de microzymas , ellos mismos organismos vivos
preexistentes en el organismo, habían devorado. Concluyó que el cadáver
de un animal no estaba totalmente muerto, lo que estaba vivo vivía para
continuar un ciclo perpetuo de vida y transformación. La fórmula que es
la suya: ”Nada es presa de la muerte, todo es presa de la vida” resume
este descubrimiento fundamental. En resumen, Bechamp enuncia que los
microzymas según su entorno, pueden evolucionar en hongos, levaduras,
o en bacterias, las cuales tienen un potencial de transformación.
Consideramos a BECHAMP como el precursor de la puesta en evidencia
de las enzymas, a las que dio el nombre de “zymases”. Adelantándose
a su tiempo, fue vilipendiado por la comunidad científica. Sin embargo
anunciando “solo existe una química”, estaba en la verdad. Reenviamos
al lector a varias publicaciones si desea profundizar en sus conocimientos
sobre los descubrimientos de Antoine BÉCHAMP (8).

Jules TISSOT (1870-1950)
Digno seguidor de BECHAMP, el profesor TISSOT se ocupó de demostrar
la naturaleza bacteriana de los elementos que componen la materia viva
(9). A partir de numerosos experimentos y fotografías de lo que veía al
microscopio óptico, ha podido mostrar que la materia viva (9). A partir de
organismos que ha llamado “organites”. Por un lado “el organite haltera”,
que es la sustancia misma de la materia viva y que ejerce la función
constructiva de los tejidos y órganos; por otro “el organite bacteriano”
que es la granulación del colibacilo y que ejerce la función capital de
realizar las acciones químicas o fermentativas del organismo. El colibacilo
(hoy decimos “Escherichia coli”) es un elemento constituyente normal y
constante del organismo animal. Es éste el que completa las funciones
químicas de naturaleza fermentativa (el cuerpo es una máquina compleja
de digerir y evacuar). Cuando un estado mórbido afecta al organismo,
el colibacilo puede tomar otras formas y convertirse en una bacteria
suceptible de liberar productos de degradación o de desasimilación,
como una toxina. TISSOT explica que el bacilo del tétanos no es otra
cosa que la forma anaerobia del colibacilo, el cual puede desarrollar la
enfermedad- es decir una gran limpieza de los tejidos dañados- sobre
todo si gérmenes “pyogénes”(streptococos, stafilococos, etc… grandes
devoradores de oxígeno) se encuentran presentes y si las condiciones
de anaerobia son estrictas. En presencia de oxígeno, el bacilo tetánico
vuelve a ser un colibacilo comensal inofensivo. Nos demuestra, fotos que
lo corroboran, que el ciclo del desarrollo de los cultivos bacterianos de la
forma bacilar (ex tétanos, tuberculosis) comporta 4 fases:

-1 Aglomeración de los elementos

-2 Fusión de los elementos en las masas

-3 Germinación y emisión de filamentos

-4 Segmentación de los filamentos en elementos bacterianos, ellos
mismos se dividen también.

Los trabajos de TISSOT sobre los mohos y las diferentes estructuras
fúngicas (hongos) le han permitido describir lo que ha denominado “ultra
virus” o “virus filtrantes”. Todas las formas microbianas evolucionan
según un ciclo recordando la metamorfosis de los insectos (larvas, ninfas,
mariposas) o de los peces y pueden presentarse bajo las tres formas
de bacterias, de virus o de micelio (hongo). Estos descubrimientos eran
revolucionarios pero titubeantes para la época. Hoy día se ha pulido y lo
que ha descubierto TISSOT podría corresponder hoy a los mitocondrias,
a las fibras de colágeno o a los mycoplasmas. Incluso si ha interpretado
sus observaciones de forma errónea, han contribuido a hacer avanzar los
conocimientos.

Augusto LUMIERE (1862-1954)
Ni Béchamp ni Tissot se preguntaron ¿porque motivos esas alteraciones
celulares se manifestaban?, ¿porque mecanismos y bajo qué influencias
ocurrían? . Otro debía responder: el biólogo Auguste LUMIERE, hermano
de Louis con su teoría de la floculación. Las alteraciones de los orgánulos
se producen cuando la célula es asfixiada por costras en sus periferias
(desechos humorales) . LUMIERE explica que el estado coloidal es el
estado normal de salud de la célula. Está caracterizado por un equilibrio
eléctrico que hace que la sero-albúmina disperse a los glóbulos.

La ruptura de este equilibrio produce la floculación. Estas precipitaciones
son los lugares de mutación brusca y anormal, origen de los microbios.
La floculación está causada por unas impurezas humorales y una
polarización de la cobertura celular. Esta polarización es el resultado
de oxido-reducciones anormales, de problemas en el metabolismo, de
asimilaciones y desasimilaciones incompletas acarreando problemas en
la alimentación y en la forma de vida. Curarse es “deflocular” (separar
los flóculos asociados de un colloïde). El buen entretenimiento de
nuestros tejidos evita el desequilibrio y frena las mutaciones nocivas de
nuestras células. Esta visión de la biología celular convierte en inútil toda
vacunación encaminada a destruir microbios que nos pertenecen y que no
forzosamente nos quieren dañar (32).

Gunther ENDERLEIN (1872-1968)
Considerado por otros investigadores (tales como F. HUEPPE, W. KRUSE,
M.GRUBER, F. LEONIS, N.R.SMITH, K.B.LEHMANN y JJ. NEWMANN), como
uno de los dirigentes de la bacteriología no pasteuriana. Descubrió los
mismos microorganismos que BECHAMP a los que llamó “protites”.
Circulando por la sangre, las “protites” son resistentes e inmortales
y evolucionan en varios estadios en función de las condiciones del
medio, hasta convertirse en microbios. Esta es de nuevo la prueba de
la adaptabilidad del mundo microbiano (pleomorfismo). Los elementos
intracelulares viven en armonía con las células y colaboran con ellas en
sus funciones fisiológicas benéficas para la salud. Estamos en las antípodas
de las teorías pasteurianas. Los descubrimientos de ENDERLEIN han
servido de base para la realización de los “tratamientos isopáticos” usados
en homeopatía.

“En 1906 y 1907, una publicación de N.NEISSER y R.MASSINI concerniente
a la observación de mutaciones posibles sobre una cepa colibacilar
reavivó el debate. En 1914, se publicaron una serie de trabajos acerca de
la variabilidad bacteriana por Philip EISENBERG. Después, un grupo de
investigadores ha continuado su trabajo en este sentido, trabajando sobre
todo en el estudio de las perturbaciones sanguíneas que acompañan
los estados tumorales. Se han reunido en una Agrupación Internacional
de Biólogos del Cáncer y de la Leucemia. Se han redactado numerosas
publicaciones sobre el tema pero ninguna parece haber despertado
suficientemente el interés de los medios oficiales para cuestionar el
dogma pasteuriano”. Podemos leer en un artículo del 14 de mayo del
2004 consagrado a la concepción de Enderlein en el sitio AMESSI (10).

Pr. BOCHIAN (época de la ex-URSS)
Bochian apoyó las tesis de transformismo microbiano defendidas por el
agrónomo Trofim LYSSENKO, poeta cantor de la agricultura soviética, hoy
día muy controvertido a causa de su coloración política. En 1935 sintetizó
el virus del mosaico del tabaco. Pero es su estudio sobre la tuberculina el
que adquirió fama. Demostró que los virus filtrantes podían transformarse
en microbios y viceversa y que podían evolucionar a otras formas de
microbios lo que hoy día está perfectamente admitido. Nos muestra
también que los virus no son parásitos celulares constantes, no pudiendo
existir más que en ese medio nutritivo. Los virus y las bacterias
representan estadios diferentes de existencia y desarrollo de los
microorganismos en sí. El metabolismo de los virus, su división y su
multiplicación se desarrolla mediante cristalización. En el caso de la
tuberculina ha demostrado que esta toxina (b) juzgada como inerte podía
en ciertas condiciones convertirse en bacilos de koch.
Este descubrimiento se corroboró por numerosos casos de oleadas evolutivas
de tuberculosis que han podido ser observadas tras una cuti-reacción.
Hemos podido leer en la “Gazette des hôpitaux” (9/08/1939) bajo la
pluma de un médico nada anti-vacunalista: “Biológicamente, la
tuberculina es una toxina sensibilizante, cuya actividad agresiva sobre
nuestras células prepara su colonización por el bacilo de koch”(5).
BOCHIAN o TISSOT habrían podido añadir que no solo es una toxina
sensibilizante sino que es una forma evolutiva de bacilo en sí.

Bárbara Mc CLINTOCK (1902-1992)
Genetista americana que hizo un trabajo magnífico sobre los cromosomas
y fue la primera en describir “la inteligencia de las células”. Sus
investigaciones fueron despreciadas al principio pero acabó recibiendo,
en 1983, el premio Nobel de medicina por su descubrimiento de
los “transposones” (secuencia de ADN que puede moverse de manera
autosuficiente a diferentes partes del genoma de la célula, pudiendo
reproducirse de manera autónoma en el genoma de las células). Este
descubrimiento rompía con la visión mecanicista de los virólogos que
únicamente ven en la célula una entidad pasiva, víctima de la invasión de
parásitos celulares (virus, retrovirus, etc…). Para ella, los virus no resultan
de una infección pero si de una transformación interna en el interior de
nuestras células.

Louis Claude VINCENT (1906- 1988)
Fundador de la bioelectrónica, este ingeniero construyó un aparato que
permitía, basándose en tres elementos de referencia: el pH sanguíneo,
el potencial de óxido-reducción y la resistividad, medidos en sangre,
las orinas y la saliva, determinar el estado del terreno de los individuos.
Las alteraciones que observaba con su aparato eran el testimonio de
una transformación celular. Hizo recalcar que las vacunas favorecían
la obtención de un terreno sobreoxidado abriendo paso al cáncer. En
colaboración con una farmacéutica, Jeanne ROUSSEAU, hizo numerosos
análisis al agua y confirmó el origen endógeno de los virus. Para este
sabio, la noción de terreno es fundamental. Actualmente sabemos, por
ejemplo, que en los enfermos de Sida, el toxoplasma o bacilo de Koch
aparece sin que haya habido el mínimo contagio exterior, únicamente
porque el terreno se encuentra totalmente debilitado (11).

Louis PILLEMER (1908-1957)
En los años 1950, un joven investigador de la Universidad de Yale, acosado
por sus contemporáneos, se aisló en su laboratorio y se suicidó. Acababa
de hacer un descubrimiento importante que iba a hacer evolucionar la
inmunología: el descubrimiento de una extraña proteína de la sangre que
no era un anticuerpo pero que podía ejercer su función: la properdina.
Era un desafío a los trabajos consagrados a la inmunología. Los profesores
que debían su situación a su teoría de anticuerpos, no querían ni oír
hablar del tema. Los más eminentes, le acusaron de valorar “un error de
laboratorio”. Cuando no pudo más, puso fin a su vida. Actualmente su
descubrimiento está a la orden del día en las facultades y congresos, pero
han olvidado su nombre (12).

León GRIGORAKI (monográfico publicado en 1966)
Al igual que sus predecesores este médico profesor de la facultad de
medicina de Atenas hoy fallecido, conocía muy bien el transformismo
de los microbios, en particular su trabajo sobre el ciclo del bacilo de
la tuberculosis. Durante el transcurso de sus investigaciones sobre el
bacilo de koch descubrió una fase sexuada (la de la aglutinación de
los elementos, ya vislumbrada por TISSOT) indispensable para que los
microbios existan. Los microbios no mueren, pasan a una fase sexuada y
no hay manera de deshacerse de ellos. Esta complejidad suplementaria
explicaría las recaídas en las enfermedades agudas y los accesos
periódicos en las enfermedades crónicas. Permite también vislumbrar
una explicación a los efectos indeseados de las vacunas cuyos elementos
microbianos se encuentran en fase sexuada en nuestro organismo.
Estos descubrimientos no atrajeron la atención en vida de su autor, pero
hicieron su camino y hoy día otros científicos se los han apropiado.

Alexis CARREL (1873-1944)
Gran científico cuya memoria desgraciadamente emborronada por sus
teorías sobre eugenismo, pero que hizo avanzar muchos conocimientos
en fisiología. Jamás defendió abiertamente tesis no pasteurianas pero
encontramos en sus escritos suficientes elementos para ver en él un
médico hipocrático. Reconoce que la enfermedad está en nosotros
(concepción dinámica individual de los disturbios mórbidos). Defensor de
la noción de terreno, percibe bien toda la importancia del medio interior y
de sus cambios (antes se hablaba de “humores”). “la medicina hipocrática
en contradicción con las tendencias doctrinales actuales, resultado de sus
descubrimientos pasteurianos y que se aferran ante todo a la investigación
y a la neutralización de los agentes patológicos externos considerados
como los primeros responsables de las enfermedades” escribía en un
pequeño trabajo publicado al final de su vida (13).

Wilhelm REICH (1897-1957)
Este médico alemán, discípulo de Freud, cuyas ideas han sido muy
controvertidas y mal interpretadas, se volcó también sobre los misterios
de la biología. En sus estudios acerca del cáncer, constató la presencia de
protozoos en el interior de los tumores. Concluyó que estos organismos
eran el producto de la putrefacción y de la descomposición orgánica
que se producen en el interior del tumor. Yendo más allá en sus
investigaciones, pudo determinar incluso filmar unas estructuras que
juzgó ser el origen de la vida y que denominó “biones”. Se trata de
vesículas de energía representando estadios intermediarios entre la
sustancia mineral y la sustancia viva. Cargados de energía “orgonal” (o
sexual) se transforman durante su desarrollo en protozoos (seres vivos
unicelulares) y en bacterias o bacilos (14).

René DUBOS (1901-1982)
Biólogo y ecologista francés profesor de la Universidad Rockefeller
en los EEUU, publicó numerosas obras donde sentimos la misma
cercanía de BECHAMP o TISSOT. En cuanto al tétanos en particular,
escribía en 1954: “Las esporas del Clostridium tetani u otros Clostridium
pueden permanecer años en los tejidos sin causar el mínimo síntoma de
enfermedad: los clostridium pueden incluso multiplicarse: sin embargo
estos bacilos pueden reactivarse mediante estímulos o traumatismos, una intervención
quirúrgica o una infección local” Para él, virus y bacterias no son la
única causa de la enfermedad infecciosa, hay algo más. En su libro “Man
adapting”, pag. 179, evoca unos organismos intracelulares capaces
de reproducirse de forma endógena y de transformarse en bacterias
en ciertas circunstancias, y en estadios diferentes. Constató que este
fenómeno puede explicar la aparición de “infecciones atenuadas”, que no
podrían explicarse si las células fueran atacadas desde el exterior ya que
los daños serían los mismos para todos y de la misma intensidad (15).

Ernest VILLEQUEZ (1902-…)
Otro sabio que hemos mantenido en la sombra. Hizo un descubrimiento
de importancia: el parasitismo latente en la sangre. “La noción biológica
fundamental del parasitismo latente en sangre une la tesis sobre la
intervención de agentes vivos presentes en los organismos animales y
ejerciendo secundariamente y necesariamente cuando son realizadas
las causas de receptividad local y general, en particular los problemas
bioquímicos.” (16). Todo está dicho en este corto escrito de VILLEQUEZ
donde encontramos de nuevo la constancia de los descubrimientos
expuestos precedentemente. Tras haber sido nombrado en 1952, director
del centro regional de transfusión sanguínea de Dijon, puso a punto
un método de diagnóstico precoz del cáncer, que fue inmediatamente
boicoteado. Tras un encuentro con Gaston NAESSENS fue testigo de su
proceso en Francia en 1965. No habiendo sido nunca reconocido por la
inteligencia médica, este médico quedó ignorado y hoy podemos apostar
que sus tests ya no se usan.

Gaston NAESSENS (1924)
Francés exiliado en Canadá, donde también fue perseguido por orden de
médicos por ejercicio ilegal de la medicina, terminó vencedor del proceso
rotundo que le habían intentado las autoridades en 1989. ¿Sus crímenes?
el haber descubierto, gracias al microscopio de RIFE el cual había
perfeccionado, unos corpúsculos en la sangre a los que llamó “somatides”
y que le permitieron poner a punto diversos productos para sostener a los
enfermos de cáncer. Como Enderlein pudo constatar que los “somatides”
como los “microzymas”, los “protites” o los “biones”, son indestructibles,
forman la base de la vida y evolucionan bajo diferentes formas según el
estado general de la persona. En función del terreno, la somatide pasa por
una serie de fases (él observó 16) desde la forma esporulada, pasando por
el bacilo y la forma miceliana. La somatide podría ser una forma de “virus”
que en vez de ser la causa sería la resultante de la enfermedad. NAESSENS
precisó que los somatides debían ser precursores del ADN y también
condensadores de energía. Actualmente el 714-X, medicamento puesto
a punto por NAESSENS es administrado a enfermos de cáncer por vía
intraganglionar y parece, según los testimonios, haber coronado el éxito
(17).

Archie KALOKERINOS y Glen DETTMAN
Dos amigos australianos que han trabajado mucho sobre los problemas
de salud de los aborígenes. Discípulos de Linus PAULING, constataron
que un aporte masivo de vitamina C en este pueblo carente de ella, les
evitaba la muerte. Persuadidos de que las vacunaciones proporcionadas
a ese pueblo desnutrido había contribuido a debilitarlos terriblemente,
lograron salvar a niños de la muerte gracias a administrarles dosis
elevadas de vitamina C. Comparten las visiones de BECHAMP sobre el
origen interno de las enfermedades. KALOKERINOS continúa actualmente
su trabajo de información en su país publicando numerosos artículos (18).

Wae WAN-HO (1941)
Inspirándose en los descubrimientos de Bárbara Mc CLINTOCK, esta
genetista se volcó sobre los problemas de ingeniería genética. Explica que
las células son un hogar de dinamismo y energía capaz de crear elementos
nuevos y renovarse. Ésta científico se ha convertido en directora del ISIS
(Instituto de ciencia y sociedad) que lucha por una ética en el uso de las
biotecnologías.

James A. SHAPIRO
Bioquímico en la Universidad de Chicago, explica en sus publicaciones,
como un organismo reestructura su material genético en respuesta a un
estrés del entorno. Por otra parte, nos muestra como las células contienen
millares de información y son capaces de desarrollar todo un abanico de
estrategias de comunicación y de evolución, lo que prueba su inteligencia.

Robert FOLK
Geólogo a la Universidad de Texas, en 1990, observa al microscopio
electrónico extrañas estructuras ovoides de talla muy pequeña en unas
rocas carbónicas a las que denominó “nano-bacterias” o “nanobes”
y que consideró como formas de vida hasta ahora desconocidas.
Estas partículas resultan muy resistentes. Después de esto, otros
investigadores descubrieron los nanobes en otros minerales. El Pr. P.
UWINS de la Universidad de Queensland, en 1998, confirmó que los
nanobes son capaces de reproducirse y contienen ácidos nucleicos.
Otros investigadores los han encontrado en el organismo humano,
particularmente en la sangre y en los tumores, parecen fuertemente
implicados en los cálculos renales, pero el rôl exacto queda todavía por
descubrir (19).

Douglas ROBINSON
Fundador de la sociedad Denovo Biologic a Arlington (Virginia). Consiguió
aislar a partir de cultivos sometidos a estrés, diferentes tipos de cuerpos
bacterianos (20). De esta forma ciertas células eucariotas humanas
pueden, en situación de estrés respiratorio, fabricar bacterias. “Ya
sabíamos que ciertos virus estaban agazapados en nuestro genoma,
exprimiéndose de vez en cuando, pero nadie había puesto en evidencia
tal comportamiento para las bacterias” (www.exobiologie.info/articles/
page3.html). Hemos bautizado estas bacterias VLIA (Virus Like Infectious
Agents). Este descubrimiento deja en mal lugar a las teorías pasteurianas
y aporta la prueba de que el estrés, o cualquier agresión mayor, repetida,
a nivel celular,puede desencadenar una patología. ¿Que son las vacunas
sino un estrés mayor? La enfermedad nace en el interior mismo de
nuestras células. Esto nos lleva a revisar numerosos conceptos clásicos
acerca de las infecciones de retrovirus así como sobre el origen de los
procesos de cancerización.

Paul CHENEY
Director de una clínica en Carolina del Norte, es conocido por sus trabajos
sobre el Síndrome de Fatiga Crónica. Aunque se trate de un médico
digamos “ortodoxo”, entrevemos en sus escritos que ha puesto su dedo
sobre las mismas nociones que sus predecesores. En una exposición
sobre el “glutathion” (transportador de hidrógeno), subrayaba: “Los
estados de inmunodeficiencia pueden desencadenar la activación de
microbios endógenos en presencia de una insuficiencia de glutatión. Esto
podría explicar porqué en un estado de inmunodeficiencia tal como el
estado de Fatiga crónica vemos activarse una cantidad de microbios
endógenos como el EBH, CMV, HHV6, mycroplasma incognitus, chlamydia
pneumoniae, candida…¿ Porqué se produce esto? Probablemente porque
los cytokines excesivos estimulan sus organismos, sobretodo en caso de
carencia de glutatión”. Conclusión: el glutatión tiene virtudes antivirales.
Aumentando el nivel de glutatión evitamos la réplica de los virus. Además,
la falta de glutatión crea un desequilibrio favorable para la aparición de
microbios endógenos (21).

Lynn MARGULIS (1938)
Profesora de la Universidad de Massachusetts, presentó en 1960, su
teoría “endosymbiotica” (22) según la cual los mitocondrias (bombas
de energía para el metabolismo de las células) en el citoplasma de
las células tendrían un origen simbiótico, derivarían de bacterias que
vivían en simbiosis al interior de las células. De nuevo una visión de la
evolución basada en el transformismo endógeno de los microorganismos.
Al principio excéptica, la comunidad científica ha terminado por validar
sus descubrimientos. Entre 1970 y 2007, hizo aparecer numerosas
publicaciones (cf Wikipedia en inglés)

John MAYNARD SMITH (1920-2004)
Biólogo británico que trató la evolución y los orígenes de la vida en todas
sus publicaciones. Sugiere que las primeras células han tenido como
precursores unas pequeñas estructuras a las que llamó “medio-células”,
que se habrían formado como pequeñas ampollas en la superficie de los
minerales (22).

Miroslav RADMAN (Unidad 571 INSERM)
“La génesis de las mutaciones, base de la evolución de las especies
pero también del desarrollo de las enfermedades, constituye el campo
de estudios privilegiados del laboratorio del Pr. M. RADMAN (facultad
de medicina Necker, Paris). Descubriendo dos sistemas mayores de
reparación del ADN, este investigador ha agitado un dogma de la biología
evolutiva, descifrado el mecanismo de la barrera genética entre especies
y aclarado el proceso de resistencia bacteriana a los antibióticos y a las
radiaciones ionizantes (23).

El sistema “SOS repair” descubierto en 1974 por M. RADMAN es activado
por el estrés: solicitado por la llamada de socorro de la célula, favorecerá
la génesis de mutaciones, salvadora para la especie. Es pues un proceso
acelerador de mutaciones, creador de diversidad genética y un motor
de la evolución. “La célula intacta no estresada no es competente para
producir mutaciones, subraya M. RADMAN, pero durante un estrés
importante, el proceso de creación de mutaciones es activado. La
mutación que ha aparecido durante mucho tiempo como un accidente
químico puramente aleatorio, corresponde aquí a una decisión celular,
un proceso genético controlado, por la necesidad de reparar el ADN
lesionado”(23).

El sistema “mismatch repair” juega un rôl crucial para la fidelidad y el
mantenimiento de la integridad del genoma. Puso en evidencia en 1976,
la bacteria, corrige el 99% de los errores de réplica del ADN. Enfrentados
a un estrés, las bacterias, por ejemplo, modulan la tasa de mutaciones de
un gen confiriendo resistencia a un antibiótico. La estrategia adaptativa
de las bacterias evoluciona mostrándonos extraordinarias capacidades de
construir la vida.

Sorin SONEA y Maurice PANISSET (libro aparecido en francés en 1980)
Conviene citar a estos dos autores canadienses de la Universidad de
Montreal que han contribuido a aportar una piedra importante en el
edificio evocando el mundo microbiano como unidad y entidad. Para ellos,
los virus están presentes en las bacterias en estado de “prophages” y
no son más que informaciones liberadas por las bacterias cuando hacen
el “teléfono celular”. “Si desordenamos el mundo bacteriano mediante
nuestra intervención, esto puede llegar a comprometer la vida sobre
la tierra” escriben (24). ¿Qué es lo que estamos haciendo con las
vacunaciones?

El Dr. Guy LONDECHAMP confirma este descubrimiento diciendo que
los virus son emisiones de una fracción de ADN, saliendo del núcleo
celular y traduciendo una información destinada al conjunto del
organismo. Son mensajeros. La enfermedad será entonces la resultante
de esta información viral que nuestro sistema inmunitario no llega a
resolver. Jacqueline BOUSQUET añade que la enfermedad resulta de
una degeneración de la célula sobre el plan vibratorio. Cuando la tasa
vibratoria de la célula disminuye, no puede controlar los elementos que la
componen, y estos organites retoman su vida propia (25).

Además, es plausible atribuir a los virus una función positiva: ¿no serían
una sabia respuesta de las células a un problema medioambiental, una
inteligente opción elegida por las células para resolver una dificultad en el
organismo? Esto supone que nuestras células están en perpetuo cambio.
Los fabricantes de vacunas no pueden actualmente ignorar este hecho
y hacer creer que las células son inmutables y responden de manera
standart a los estímulos vacunales.

Destaquemos que un grupo de investigadores de la Universidad de
Heidelberg ha realizado un estudio probando que las partículas de
retrovirus eran excretadas por células cancerosas (de cáncer de pecho) y
provenían de provirus endógenos de diversos orígenes (26).

Hay que saber que las ideas que estamos exponiendo brevemente, no
son compartidas por todo el mundo; en la comunidad científica, muchos
piensan que esas ideas son chifladuras. Defienden posiciones inmutables
como Lyse THIRY : “Los virus no representan probablemente una forma
primitiva de la vida, porque son parásitos que, tienen necesidad de otra
vida para que les ayude” (27).

David J. HESS
Profesor de ciencia y tecnología en Estados Unidos, este investigador ha
hecho suya las ideas sobre polimorfismo (o pleomorfismo) microbiano de
Antoine BECHAMP, al que se refiere, particularmente en su libro “¿Pueden
las bacterias se la causa del cáncer? (31). Sugiere emplear terapias
alternativas para curar el cáncer, terapias que tendrían en cuenta el rol de
las bacterias y su evolución en los procesos degenerativos.

III- CONCLUSIÓN
Podríamos alargar esta lista de “visionarios”, según palabras de Simone
BROUSSE (28), lejos de ser exhaustiva. Lo que queremos remarcar es toda
la importancia de una aproximación no pasteuriana de la biología que
debe actualmente conducirnos a “revisar nuestros conceptos” según la
expresión de Michel GEORGET. Ya es hora suficiente de que salgan a la
luz los trabajos de todos los científicos que han contribuido a abrir nuevos
horizontes, sin buscar la gloria, como fue el caso de Pasteur, acabe el uso
obligado de las vacunaciones, ya que, herencia de una ciencia errónea,
son el mayor y evidente perturbador de la construcción de la vida, nos
encaminan hacia la enfermedad y la muerte. En vez de combatir un agente
infeccioso vacunando, más valdría ayudar a comprender la dinámica
interior perturbada. La vida es un perpetuo cambio de información. ¿Qué
hacen las vacunaciones en esta mágica maraña de energía en movimiento
si no es desorganizar y engendrar graves problemas?

¿Pueden todos estos sabios reconciliarnos con los microbios,
constituyentes de nuestro propio organismo? Demos la palabra al
Dr. Roger RAYNAL para concluir: “Todos estos científicos han tenido
en común la honestidad intelectual de basarse únicamente en sus
observaciones y sus experiencias para proponer nuevas ideas. El hecho de
que fuesen incomprendidos (por la mayoría), algunas veces en el error,
otras precursores, no resta nada a su contribución a la edificación de los
conocimientos, proceso que se nutre de muchos más errores (y de palos
de ciego) que aciertos! Cada uno a su manera no ha dudado a oponerse
a los conceptos dominantes de su época, permitiendo así útiles debates
y abriendo a veces nuevas vías, que no han sido exploradas hasta más
adelante, y sus nombres incluso fueron olvidados… Los investigadores
actuales, a menudo no conscientes de la historia de su disciplina, se deben
interrogar y preguntar, más allá de las burlas que es la reacción de los
mediocres: “¿Qué han visto? ¿Por qué han deducido esto? ¿Qué podemos
pensar hoy? Ya que es así como se construyó, sobre sus cimientos
inestables y constantemente renovadas, el edificio del saber.” (29).

Notas bibliográficas (indicativas)
1-James Edgar STRICK “Sparks of life- Darwinism and the victorian
debates over spontaneous generation”, 2002

2-Jean ROSTAND “l´atomisme en biologie”, Ed. Gallimard, 1956

3-Dr Marc EMILY “Les microbes dans leurs rapports avec les organisms et
les maladies qui les atteignent” Ed. Le François, 1966.

4-Antoine BECHAMP “Les mycrozymas”, 1883. Reeditado por el Centro
Internacional de Estudios. A. BECHAMP, EN 1990.

5-Dr Yves COUZIGOU” Science d´aujourd´hui et mèdecine de demain”,
Ligue nacionale pour la liberté des Vaccinations. Septiembre 1966

6-Michel GEORGET “Vaccinations, les verités indésirables”, Ed Dangles,
2000.

7-Dr Andrew MOULDEN www.vacinfo.org

8-Douglas HUME “Béchamp ou Pasteur” Librairie Le François.
Marie NONCLERCQ “Antoine Béchamp” (Tesis de farmacia) Ed. Maloine,
1982.

9-Jules TISSOT “Constitution des organismos animaux et vegetaux” en 3
volúmenes, 1946, Laboratorio de fisiología del Museo de historia natural
de Paris.

10-www.amessi.org/la-conception-d-enderlein también www.sanum.ch

11-Louis Claude VINCENT “Bioelectronique Vincent” Ste STEC, 1979.

12-Dr. Ronald GLASSER”C´est le corps qui triomphe” de Robert Laffont,
1976.

13-Alexis CARREL “Mèdecine officielle et mèdecines hérétiques “, Ed. Plon,
1945, p.119.

14-Dr. Wilhelm REICH “Die Bione zur Entstehung des vegetativen Lebens”,
Oslo, 1938…la biopatía del cancer”, Ed Payot, 1975.

15-René DUBOS “Man adapting”, 1965, Yale University Press.

16-Pierre LANCE “Savants maudits, chercheurs exclus” tomo 3, Ed.
Trédaniel, 2006.

17-Cristopher BIRD “Gaston Naessens , le Galilée du microscope”, Quebec,
1990.

18-Archie KALOKERINOS “Every second child”, 1981; DVD “The hidden
truth”.

19-FOLK R.L. “Bacteria and nanobacteria revealed in hardgrounds…”
Geological Society of America, vol. 24, nº 104, 1992.

20-Douglas H. ROBINSON “An oxygen-related bioprocess drives eukaryote
to prokaryote genome evolution and speciation”, 2001, Denovo Biologic
www.denovobiologic.com

21-Paul CHENEY, “Dr. Paul Cheney discusses benefits of undenatured whey
protein” (08/03/2000) www.prohealthnetwork.com

22.John MAYNARD SMITH “La construction du vivant”, Ed. Cassini,2001.

23-“La mutagenèse puissant moteur de l´evolution” Actualité Innovation ,
Médecine, Noviembre 2006, nº 120, p.44

24-Sorin SONEA et Maurice PANISSET “Pour une nouvelle bacteriologíe”,
Artículo, Revue Canadienne de Biologie vol.35,1976, p.103-167
Libro “Introduction a la nouvelle bacteriologie”, Ed. Masson,1980.

25-Guy LONDECHAMP “L´homme vibratoire” Ed. Amrita, 1998.

26-SEIFHART W. Et al.”Retrovirus-like particles released from the human
breast cancer cell 747.D display type B-and C-related endogenous
retroviral sequences” J.Virol, 1995, 6408-6416, vol. 69,nº10

27-Lise THIRY “Tutoyer les virus” Ed. Labor (Bruxelas) 1993.

28- Simone BROUSSE “Le gran tournant vers la médecine quantique” Ed.
du Dauphin, 2004.

29-Dr.Roger RAYNAL, director de la Universidad de Toulouse, “Evolution”
Febrero 2002, sitio “Connaître, découvrir, creer” www.exobiologie.info/
articles/page3/page3/html

30-James A. SHAPIRO “Bacteria as multicellular organism”, 1997.
Janine ROBERTS “Fear of invisible”, 2009.

31-David J. HESS “Can bacteria cause cancer?” New York University Press,
1997.

32-Auguste LUMIERE
“Extraits de colloïdes et miscelloïdes, leur role en biologie et en médecine “Ed Maloine, 1933 ver también el
sitio www.cdcp.free.fr/dossiers/pasteur/pasteur.html “Pasteur et la microbiologie des agressions”.

a) _Homeostasis- mantiene a su valor normal diferentes constantes
fisiológicas del individuo (temperatura, tono cardiovascular,
composición de la sangre, etc…). La homeostasis está regulada
por el sistema nervioso vegetativo y las glándulas endocrinas. La
toma del pulso en medicina china permite darse cuenta donde se
encuentran los desequilibrios.
b) _La tuberculina descubierta por Robert KOCH en 1982, es una
proteína que extrajo químicamente de las paredes celulares del
bacilo de la tuberculosis. El test tuberculínico contiene por tanto un
sustracto, un macerado de proteínas, es decir partes de cobertura
de gérmenes. La experiencia de BOCHIAN prueba como bacterias
o virus pueden ser reconstruidos en el organismo a partir de un
fragmento.


Autora: Dra. Françoise Joët.
A partir de una conferencia hecha en Barcelona en mayo del 2009.